Guardia Nacional Cambios Senadores

Imagen: Júbilo Haku/ Flickr.

Con 127 votos a favor, el Senado aprobó ayer por unanimidad la creación de la Guardia Nacional, una nueva fuerza de seguridad… Eso sí, con cambios que proponen algo muy distinto de cómo se aprobó con anterioridad en la Cámara de Diputados.

La primera modificación es, quizá, sobre el tema que generaba más polémica: el mando de la Guardia no será militar, sino civil. Esto quiere decir que dependerá de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y se regirán por los controles internos de las organizaciones policiales, pese a que primero tendrá integrantes del Ejército y la Marina.

Ser una fuerza civil le da facultades para al prevención del delito. Peor con instrucción del Ministerio Público, la Guardia también tendrá facultades para investigar, y ejecutar órdenes de cateo o aprehensión tanto en delitos federales como en los del fuero común, que usualmente corresponden a las autoridades municipales y estatales.

De igual manera, quedó fuera la junta de jefes militares que estaría integrada por altos rangos de las fuerzas armadas y expertos en seguridad. Ahora, será una instancia de coordinación operativa interinstitucional con labores (como su nombre lo dice) de coordinación y no de mando.

¿Quienes integrarán la Guardia Nacional? Dado a que en un inicio no se han establecido los mecanismos de reclutamiento, inicialmente, esta estará formada por 150 mil elementos de la Policía Federal, Marina y Ejército designados por el presidente, quienes eventualmente regresarán a sus corporaciones y se les respetará tanto su antigüedad como sus prestaciones.

¿Y bajo qué normas se regirá la Guardia Nacional? Próximamente se creará la Ley Nacional del Uso de la Fuerza, que no solo será la guía de acción para esta nueva corporación, sino para el uso estatal de la violencia para que se apegue a la legalidad, proporcionalidad, necesidad, racionalidad, entre otras consideraciones.

Esta Ley debe crearse en un periodo máximo de 90 días después de que entre en vigor la Guardia Nacional.

¿Qué debería pasar si me detiene la Guardia Nacional? Los protocolos de detención de la Guardia dictan que una vez hecha, se debe poner al detenido a disposición del Ministerio Público a la brevedad posible. También deberá haber un registro transparente de la detención. Para esto también se creará una ley, la Ley Nacional el Registro de Detenciones.

Los siguientes pasos para la Ley de la Guardia Nacional dictan que la propuesta debe regresar a la Cámara de Diputados para que sean aprobadas las modificaciones. Después, al tratarse de una reforma constitucional, también debe ser aprobada en, por lo menos, 17 congresos estatales.