Boicot a Guelaguetza 2017, Sección 22 demanda mesa de diálogo

Inició la Guelaguetza 2017, una de las festividades más costosas siendo ésta la emisión más cara. El festejo se realiza en el auditorio al aire libre del Cerro del Fortín, en Oaxaca, y para la Secretaría de Turismo es un negocio redondo y para la Sección 22, como todos los años, es una oportunidad para exigir la atención del gobernador en turno, en este caso de Alejandro Murat.

En la Guelaguetza no sólo se ofertan los baluartes de la tradición oaxaqueña a precios que definitivamente sólo unos cuantos pueden pagar, entre 850 pesos y 1,050 pesos por persona. Pero también es un momento importante para visibilizar las exigencias de los maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE-CNTE).

Fue así que el pasado sábado, la sección 22 pidió al gobernador Alejandro Murat presentarse a una mesa de negociación para dar seguimiento a las peticiones de los profesores. Pero el gobernador no acudió a la mesa de diálogo y los maestros anunciaron una escalada en sus acciones, y comenzó hoy el boicot a la Guelaguetza. 

Para la Comisión Política, en las mesas de negociación está como prioridad la libertad inmediata de todos los presos políticos, además, el pago de la prima de antigüedad, bono 2015 y 2016, pago de los conceptos 02 y 03 de previsión social múltiple, pago de seguros AXA, de todos los compañeros jubilados ex trabajadores del IEEPO. (Vía: 24 Horas)

Los acciones de la sección 22

Hoy por la mañana, en la primer día del festival, los profesores bloquearon los accesos al Cerro del  Fortín con autobuses tomados. En el bloqueo, el secretario General del sindicato, Eloy López Hernández, exigió una mesa inmediata con el gobierno del estado para que desahogara el pliego petitorio de los trabajadores. (Vía: El Universal)

Para muchos empresarios, políticos y  algunos turistas, estos bloqueos son resumidos en protestas innecesarias que sólo quieren impedir la celebración de las tradiciones oaxaqueñas y construyen una identidad negativa sobre los maestros, señalándoles como enemigos de Oaxaca; pero ¿qué hubiese pasado si el gobernador Alejandro Murat hubiese aceptado asistir a la mesa de diálogo? 

Si bien puede resultar complejo entender de las demandas de un sector de la sociedad, que incluso puede o ha mostrado comportamientos irregulares, pareciera que la estrategia del gobierno del estado, no sólo del actual, es criminalizarlos y hacer crecer el odio en otros sectores de la sociedad. Fue así que incluso locatarios del mercado de Abasto fueron citados a las 02:00 horas de este lunes para impedir que los maestros tomaran el cerro. (Vía: Proceso)

Finalmente el evento pudo realizarse sin contratiempos, la gente tuvo que caminar algunos metros y taxistas de un sitio cercano brindaron servicios gratuitos. A la par la sección 22 también organizó una Guelaguetza popular el estadio de los Alebrijes.

La Guelaguetza se realiza en dos partes, el siguiente lunes se realiza la segunda en la misma sede, mientras otros festivales de gastronomía y mezcal se realizan durante la semana en distintas sedes de la ciudad, por su parte el gobierno del estado ya puso juegos mecánicos en el centro según como parte de los festejos pero para muchos fue una medidas para que los profesores no organizaran un plantón ¿A parte de estas medidas “indirectas” el gobernador Alejandro Murat aceptará el diálogo con los maestros?