Ibero abre baños para todo género en apoyo a comunidad trans

La Universidad iberoamericana en su campus Ciudad de México acaba de inaugurar baños unisex para que su comunidad transgénero se sienta incluida. Así las personas transgéneros de la universidad podrán asistir al sanitario sin temor a ser discriminadas.

La medida fue tomada por las autoridades de la universidad como un gesto de apoyo hacia una comunidad que es marginalizada en cuestiones cotidianas, como la elección de un baño en lugares públicos, sobre todo cuando están en etapas tempranas de su transición de género y pueden recibir rechazo de parte de otras personas.

La medida ha recibido críticas negativas y apoyo; mientras alguno se oponen directamente a la medida y otros la apoyan sin reparos, otros (incluso al interior de la comunidad LGBT) desconfían de los resultados (que no de la iniciativa) de tener un baño que no repare en el género.

Ciertamente, aunque las intenciones de la Ibero son encomiables, nos quedan algunas dudas sobre la pertinencia de esta medida: por un lado, en una cuestión práctica, es válido que la comunidad transgénero tenga un baño propio, sobre todo si se toma en cuenta que pueden recibir discriminación en los otros baños. Sin embargo, este deseo de proteger a la comunidad trans también puede contribuir a la segregación.

Algunos alumnos entrevistados celebran la iniciativa basándose en sus experiencias personales, tras haber sido rechazados en los baños que les corresponde por elección. Pero también ha habido estudiantes que están en desacuerdo con la medida pues, asumen, estos baños podrían volverse un espacio para violaciones, abuso sexual o simple y llana promiscuidad.

Elvis González Pliego, encargada de los asuntos de género al interior de la universidad, subrayó que lo más importante de la medida es el mensaje de aceptación e inclusión que la precede; es un gesto de parte de la Ibero en apoyo a su comunidad LGBT. Igualmente desestimó las conclusiones a las que pueden llegar los alumnos conservadores.

Ciertamente, los baños tradiciones siguen intactos y nadie está obligado a entrar al baño mixto. Además, estos nuevos baños son solamente una adecuación de los baños que ya existían para los alumnos con capacidades diferentes. (Vía: Milenio)

Independientemente de si se está de acuerdo o no con los pormenores de esta decisión, es de celebrarse el gesto de la universidad y esperamos que más centros educativos tomen medidas prácticas semejantes a esta. Al final del día, lo que sea de cada quien, Peña Nieto ahora tiene una opción más para esconderse en su próxima visita a la Ibero.