LegalFling, la app para firmar un contrato antes de tener sexo

Si ustedes vieron la última temporada de Black Mirror, habrán notado que en un capítulo una pareja se otorgaba mutuo consentimiento para tener sexo antes de ponerse en mood romántico. Durante el capítulo se sugería que ambos debían dar su consentimiento legal a través de teléfono antes de echar pasión. Lo crean o no, esa app podría estar a la vuelta de la esquina y se llama LegalFling. Y no es necesariamente una buena idea.

La app está diseñada para que dos personas den su consentimiento legal para tener sexo antes de una cita o justo antes de ponerse en acción. Pero, ojo, no sólo sirve para decir “sí”, en teoría también sirve para decir cómo y hasta dónde, pues entre sus opciones puedes aclarar si admitirías tomar fotos, no usar condón o entrarle al sadomasoquismo. (Vía: The Independent)

Al final el consentimiento para tener sexo se otorga con un simple click en un corazoncito, como un like en cualquier otra aplicación.

La app, creada por una firma neerlandesa, aún no llega a las tiendas pues le falta apoyo financiero y logístico para cumplir su cometido. Por supuesto, la lista de reparos que se le podrían hacer a esta app es enorme, desde los apocalípticos (¿una app como ésta terminará con el “romance”?) hasta los temores legales y específicos que sí deberían preocuparnos: ¿esta aplicación podría contribuir a la cultura de la violación?

Por ejemplo, una parte muy criticada de esta app es en cuanto a las sanciones por no cumplir “el contrato”, pues se podría dar el caso de que una persona exigiera una compensación económica por no haberse retractado antes o durante. En ese aspecto específico esta app podría causar muchos más problemas que beneficios. 

Un severo problema con esta aplicación es que el consentimiento no es algo permanente. Muy por el contrario, alguien tiene todo el derecho a retractarse en cualquier momento de una relación sexual o emocional, haya contrato o no. De concretarse en estos términos, esta app podría provocar más problemas relacionados al abuso sexual y el acoso. (Vía: GQ)

Esta app es la gran muestra de cómo no basta tener buenas intenciones para que tus propuestas sean en beneficio de alguien; e incluso hasta pueden salir perjudicados justo quienes buscabas ayudar.

ANUNCIO