Hoy, en el Senado de la República tuvo lugar un foro que “contradice la progresividad de los derechos humanos”,según señala el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE). El evento, llamado Foro México Unido por los Valores y la Familia, es descrito por el grupo antiaborto Líderes por la Vida y la Familia como “un extraordinario espacio que defiende los valores y la familia”.

El foro, convocado por la Comisión de Salud del Senado de la República, fue organizado por el senador de Morena Américo Villarreal y Vida para Nacer A.C., una organización que se describe en su sitio web como “un grupo de personas que promovemos el respeto de la vida desde el primer instante de su concepción hasta su muerte natural”.

foro anti aborto senado

La primera ponente, Carol Tobias, presentada como asesora en salud pública para la presidencia de los Estados Unidos, habló de las leyes pro aborto en su país llamándoles como parte de “la industria del aborto”.

En su participación, Tobias también dijo que la legalización del aborto era un plan en el que participaban la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA) para “decirle a los mexicanos qué hacer” e “imponer leyes ” al respecto.

Ver solo una cara de la moneda en estos polémicos temas podría ser perjudicial para los derechos reproductivos y sexuales de la población, de acuerdo con el GIRE, así como podría ser dañino para la laicidad del estado mexicano.

En 2014, Vida para Nacer impulsó una propuesta para incluir en la constitución el respeto a la vida “desde el primer instante de su concepción hasta su término natural“. Es decir, se trata de una organización antiaborto y contra la eutanasia.

Pero los temas del foro no terminaban con la prohibición del aborto, de hecho, en el programa del evento había una conferencia de “Noviazgo responsable. Prevención de embarazos no planeados“, impartida por Patricia Sandoval, una ciudadana estadounidense católica promotora de la castidad.

Además de Vida para Nacer, participaron grupos como la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano y la organización conservadora National Right to Life, de Estados Unidos.

Por su parte, el GIRE aseguró en un comunicado:

Si bien entendemos que todos los grupos de la sociedad tienen derecho a ser escuchados, darle espacio a una sola voz en un evento como éste, no solamente muestra una tendencia imparcial en el proceder del Senado, sino que pisa los linderos de la violación al Estado laico y tiñe negativamente su labor.

En un país como México, donde se practican entre 750 mil y un millón de abortos clandestinos anualmente, según cifras del Instituto Guttmacher, y solo cerca de 17 mil se practican en clínicas donde la interrupción legal del embarazo procede, ¿no debería el Senado estar tratando este tema como un problema de salud pública más que un problema moral?