¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?
4T

¿De verdad es falsa #longanizagate?

Senador del PAN publicó los precios exorbitantes que se tienen destinados para licitación de despensa
Gobernación propone presupuesto de licitación de despensa con precios inflados

El día de ayer, el senador panista de Veracruz, Julen Rementeria, causó revuelo en redes al subir los supuestos precios de la despensa de la 4T.

Con un “¡Esta despensa no la tiene ni Obama!”, Rementeria publicó precios exorbitantes de jamón de pavo, cajas de cerillos, latas de refresco y longaniza, encontrados en las páginas 53, 52 y 66 del programa anual de adquisiciones de presidencia.

Algunos de los precios sí corresponden al dividir el monto entre la cantidad a solicitar; por ejemplo, si se dividen los $28,800 dirigidos al refresco sabor manzana entre las 3600 cantidades solicitadas, cada lata costaría $8.

Sin embargo, los productos que menciona Rementeria sí sobrepasan, por mucho, las cotizaciones que prometía la austeridad republicana de la Cuarta Transformación.

Por ejemplo, el jamón ahumado de pavo costaría $3,013.56 por paquete. La famosa “longaniza de primera” costaría $16,789.1 por pieza. El queso parmesano “uruguayo” costaría $2,656.13 por pieza.

Usuarios en redes han desmentido la declaración de Rementeria, ya que los precios son parte del “Programa Anual de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público 2019“. Esto quiere decir que los precios no representan lo que se ha gastado, sino lo que está por licitar. 

Ante la controversia, el Director General de Recursos Materiales y Servicios Generales, Jael Hernández Hernández publicó una circular en la que se declara que los precios son sólo de licitación:

“Como se indica en citado artículo 21, ‘las adquisiciones, arrendamientos y servicios contenidas en el citado programa podrán ser adicionadas, modificadas, suspendidas o canceladas sin responsabilidad alguna para la dependencia o entidad de que se trate'”

“Lo anterior indica que la información contenida en el Programa no es propiamente el presupuesto que se ejerce y justifica”.

El documento también menciona que es una previsión del gasto elaborado en el gobierno anterior que se usó como referencia. La culpa, entonces, caería sobre el sexenio anterior, aunque es éste el que buscaba la licitación.

Aunque el gasto no se ha hecho, sí resulta preocupante la licitación de precios inflados, sobre todo en un gobierno que se rige por el principio de “austeridad”. Y que, bajo este precepto, ha cancelado programas sociales que afectan a creadores y deportistas, por mencionar unos pocos, mientras mantiene altos precios en despensa.

Por su parte, el panista Julen Rementeria se adjudicó el comunicado del gobierno como una ganancia, pues de no haberlo hecho público, “bien pudieran haberlo ejercido“.

La cuenta pública del segundo trimestre se hará conocer este mes, para entonces, ¿les habrá salido más barata la longaniza?