4T

La farsa de la legalización de la marihuana en México

El dictamen limita el autocultivo de cannabis, pero deja la puerta abierta al mercado
(Un consumidor de cannabis en el Plantón 4:20. Imagen: Sofía Salcedo)

Lo que debía ser una ley histórica que pusiera fin a 100 años de prohibición del cannabis en México terminó siendo una farsa, una contradicción. El dictamen de la Ley para la Regulación del Cannabis limita el autocultivo, pero deja la puerta abierta al mercado. Quien quiera consumir cannabis en México, sin importar si es un porro para relajarse o un extracto para tratar epilepsia, muy probablemente deberá recurrir al mercado. Y es que el autocultivo, la que sería la vía idónea para acceder al cannabis, está sumamente limitado.

También te recomendamos: ¿Cómo va la regulación de la cannabis en México?

“Nos parece que está demasiado acotado el derecho, mucha multa, mucha prisión”, había anticipado la senadora de Movimiento Ciudadano, Patricia Mercado, en su intervención del 4 de marzo, justo el día que se aprobó el dictamen. Igual votó a favor argumentando que el documento iba en la dirección correcta. Julio Menchaca, senador por Morena y presidente de la Comisión de Justicia, ufano, destacó que se trataba de una legislación “histórica”.

Sería este 30 de abril cuando el Congreso aprobara la Ley para la Regulación del Cannabis. La ruta legislativa indicaba discusiones en el pleno del Senado y su eventual discusión en la Cámara de Diputados, pero la coronacrisis> cambió el panorama. Hoy, ese plazo se extiende al 15 de diciembre de 2020. Casi 8 meses más de inconstitucionalidad, o para decirlo con claridad, 8 meses más en los que el Estado violará derechos humanos.

Fuera del Senado, un grupo de activistas alertó sobre esta contradicción. “Lo más preocupante es que es una ley para ricos”, nos dijo José Rivera, activista del Movimiento Cannábico Mexicano. “Es fundamental entender que hay tres formas de acceso a la planta: el mercado, el autocultivo y el cultivo asociado, que son los clubes. Y el problema es, si tú no tienes dinero el mercado no te sirve”.

La farsa, artículo por artículo

El dictamen de la Ley para la Regulación del Cannabis, que será el documento base sobre el que se aprobará la legalización de la marihuana (y que puede consultarse aquí) parte de una contradicción general: pone un límite discrecional al número de plantas que puedes cultivar en casa (seis o cuatro), pero no establece uno al número de cigarrillos, aceites o medicamentos que puedes adquirir en el mercado. Partiendo de esto, señalamos las contradicciones de la ley y los artículos en los que se encuentra la contradicción

*Hemos editado la redacción de los artículos por economía del lenguaje.

Artículo 17. “Se limita a la cantidad de cuatro plantas de cannabis psicoactivo, así como el producto de la cosecha de la plantación por persona, las cuales deberán permanecer en la vivienda o casa habitación de quien la consume para su uso personal.

“Para el caso de que en la vivienda viva más de una persona consumidora mayor de edad, el monto de plantas de cannabis no podrá exceder de seis por cada vivienda”.

¿La contradicción? Si tienes dos casas, tienes el doble de derechos.

(Imagen: Pixabay)

Se limita el autocultivo, pero se facilita el negocio. Artículo 35. “Para el caso de la licencia a la que se refiere la fracción I de este artículo (cultivo, cosecha y preparación del cannabis), la extensión máxima autorizada a cielo abierto será de hasta una hectárea por licenciatario, bajo cubierta será hasta mil metros cuadrados”.

¿La contradicción? Se limita el autocultivo, pero se facilita la producción para fines comerciales.

Permiso para ejercer un derecho. Artículo 44. “Se permite a personas mayores de edad, con posibilidad de manifestar expresamente su consentimiento libre e informado, el uso personal o autoconsumo de cannabis psicoactivo. Para poder gozar del derecho, las personas interesadas deberán obtener un permiso y comprobar que sus semillas y plantas están autorizadas”.

¿La contradicción? Tienes que pedir permiso para ejercer tu derecho. No pides permiso para fumar, beber o salir a la calle, ¿o sí?

Se sigue penalizando la posesión. Artículo 62. “En aquellos casos en los que una persona esté en posesión de más de 28 y hasta 200 gramos de cannabis, sin las autorizaciones a que se refiere esta Ley y la Ley General de Salud, será remitido a la autoridad administrativa competente”.

¿La contradicción? La penalización de la posesión deja abierta la puerta a la extorsión policial, algo que de facto ya ocurre aún cuando se pueden portar hasta 5 gramos de cannabis e incluso otras sustancias psicoactivas.

(Imagen: Pixabay)

Trato diferenciado a usuarios de cannabis. Artículo 67. “Queda prohibido consumir cannabis psicoactivo en todo establecimiento comercial con acceso público. Asimismo, queda prohibido consumir cannabis en puntos de concurrencia masiva donde puedan acceder menores de 18 años, como centros comerciales, parques, parques de diversión, estadios e instalaciones deportivas aunque sean abiertas.

“El incumplimiento al contenido del presente artículo se sancionará con una multa de mil hasta 40 mil veces la Unidad de Medida de Actualización”.

¿La contradicción? Cualquier fumador de tabaco puede fumar dentro de un estadio o parque. Y a ningún fumador de tabaco que consuma en sitios indebidos se le sanciona con una multa de hasta 3 millones 475 mil pesos.

Se sigue penalizando la siembra de cannabis, aún en casos de extrema necesidad económica. Artículo 198. “Al que, dedicándose como actividad principal a las labores del campo, siembre, cultive o coseche plantas de cannabis, aún cuando en él concurran escasa instrucción y extrema necesidad, la pena de prisión será de seis meses a tres años”.

¿La contradicción? Aun cuando uno de los objetivos de la ley es garantizar la seguridad y el bienestar individual y de las comunidades (fracción I del artículo 1), se continúa penando con cárcel la siembra de cannabis que no sea parte del autocultivo o el mercado.