4T

Mientras evangélicos reparten la Cartilla Moral, Iglesia Católica se distancia de la 4T

Mientras que las iglesias evangélicas se han mostrado cercanas y activas en la 4T, la distancia con el catolicismo es cada vez mayor
Mientras evangélicos avanza en la 4T, Iglesia se distancia (Imagen: El Universal)

Mientras que las iglesias evangélicas se han convertido en una herramienta social de la 4T (y, a su vez, la 4T le sirve de legitimidad política a éstas), la Iglesia Católica ha decidido marcar su distancia con el gobierno de López Obrador: ¿esta transformación también incluirá un cambio de poderes en un país mayoritariamente católico?

Desde antes de que López Obrador fuera electo presidente el 1 de julio de 2018, su cercanía con las iglesias evangélicas conglomeradas alrededor de la Cofraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas, A.C. (Cofraternice), se hizo evidente.

Primero, en la alianza política con el Partido Encuentro Social (PES), fundado por evangélicos en Baja California, y, luego, por la cercanía que la Cofraternice ha tenido en eventos públicos del gobierno federal.

Apenas esta semana, el presidente de la Cofraternice, Arturo Favela, anunció que a través de las iglesias que conforman la asociación se iniciará la distribución de diez mil ejemplares de la Cartilla Moral, de Alfonso Reyes, una de las herramientas (casi) evangélicas de la 4T, anunciada a principios de año, como una incipiente Constitución Moral.

Farela se ha dicho a sí mismo un “amigo íntimo” del presidente y esa cercanía rebasa los lazos personales al convertirse en política pública para “resanar el tejido social”, como lo pretende el presidente.

Mientras se sigue señalando la posible violación de los estatutos del Estado laico en esta medida, el presidente ya ha dicho en múltiples ocasiones lo que él considera que es el “Estado laico” y cómo esta medida no lo viola, específicamente, lo hizo el 26 de junio, durante su conferencia mañanera:

“Es muy importante definir qué es el Estado laico. En esencia es que no haya una religión oficial o predilecta, que el Estado no tenga preferencias por ninguna religión”. (Vía: La Jornada)

El Presidente con líderes evangélicos en Palacio Nacional (Imagen: Gobierno de México)

Como apunta Bernardo Barranco, las iglesias evangélicas no operan todas como lo hacen las asociadas a Cofraternice, y ya ha habido distanciamiento de distintas congregaciones, sí señala un acercamiento que no ocurría en la historia moderna de México.

Por otro lado, la Iglesia Católica, a través del secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), anunció que no distribuirá la Cartilla ni se acercará a la 4T, pues tiene otras prioridades:

“Nosotros estamos tratando otros temas… Nuestro trabajo, nuestros programas, nuestros planes, son diferentes”, indicó. “Estamos trabajando a nivel Iglesia de acuerdo al Proyecto Global de Pastoral, a las prioridades que tenemos actualmente: jóvenes, clero, migrantes, protección de menores”. (Vía: Aristegui Noticias)

El presidente, que en muchísimas ocasiones se autonombró “juarista”, parece estar constantemente contradiciendo la doctrina de las Leyes de Reforma: si bien la laicidad del Estado no puede ser inamovible, ¿cuál es el costo que tendrá que pagar la 4T por “utilizar” iglesias como éstas?

Publicidad