¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Mujer trans denuncia discriminación de gimnasio: no le permiten usar vestidor de mujeres

Las mismas empresas que desfilan en el mes del orgullo LGBT son las mismas que discriminan a la comunidad, ¿de qué sirve ese 'apoyo'?
Mujer transgénero denunció discriminación por parte de un gimnasio. (Imagen:Twitter)

Paulina Malagón, una mujer transgénero, denunció que en una sucursal de la cadena de gimnasios SmartFit de la Ciudad de México le prohibieron utilizar los vestidores de mujeres.

Denuncia hecha por Paulina compartida en redes sociales. (Imagen:Twitter)

Paulina Malagón que en una sucursal de SmartFit no puede utilizar los vestidores de mujeres porque es una mujer transexual.

Así mismo, le han impedido utilizar las regaderas o siquiera cambiarse.

Por ello, escribió una carta a los encargados del gimnasio no sólo para defender sus derechos, sino para exigir un trato digno a la comunidad LGBTTTIQA.

“Mi nombre es Paulina Malagón y soy una mujer transgénero usuaria de Smartfit desde hace más de un año. El motivo de mi presente escrito es para informarles mi petición a no ser discriminada y pueda utilizar el vestidor de mujeres (el cual reconozco acorde a mi identidad y expresión de género) en cualquier sucursal a cualquier horario establecido por la cadena.”(Vía: Milenio)

Desde que comenzó su transición ha sufrido diversos atropellos como utilizar el vestidor de hombres en el que recibe miradas lascivas, risas, comentarios agresivos o burlas por parte de los demás usuarios.

Ante esta situación, Paulina ha señalado:

No estoy de acuerdo a que su solución sea que utilice el vestidor de discapacitados por miedo a una posible queja de cualquier usuaria que le ofenda o escandalice el que haga uso del vestidor de mujeres” (Vía: El Universal)

En una entrevista con Animal Político, Paulina asegura que avisó a los encargados de la sucursal de Xochimilco que iniciaría su transición de género a través de un tratamiento de reemplazo hormonal, y acordó que una vez que los cambios físicos empezaran a notarse le permitirían entrar al vestidor de mujeres.

No obstante, lo único que obtuvo por parte de la empresa fue la oferta de utilizar el baño para personas discapacitadas.

Reacciones diversas ante caso de transfobia. (Imagen:Twitter)

Esta noticia se hizo viral, en redes y desató reacciones diversas tanto de apoyo como transfóbicos. La polémica de este caso no radica en que haya ocurrido en un gimnasio tan concurrido o famoso como SmartFit.

El problema es que se niegue a las personas transgénero, transexuales y no binarias el acceso a los lugares que les corresponderían legítimamente.

Negarle la entrada al baño a una mujer u hombre trans no sólo es un acto de discriminación, sino que se trata de un proceso de invisibilización, pues se niega su identidad de género y con ello, su existencia como ser social.

El gimnasio se ofreció a dar una solución. (Imagen:Twitter)

El gimnasio contestó uno de los retuits de la publicación y aseguraron que ya se comunicaron Paulina para solucionar el problema. Recientemente se han presentado casos similares en diversas instituciones: la solución no es una disculpa pública.

La solución podría ser la capacitación y sensibilización del personal que atiende estos espacios, de esa manera, ya no agredirían a la comunidad transgénero. De esa manera la sociedad entendería que transicionar no es algo malo, simplemente es una decisión de vida que debe respetarse. 

Con información de Animal Político