Policías de Monterrey lo detienen y amedrentan solo por llevar vestido

Por desgracia, para nadie es secreto que las autoridades de Monterrey están de lejos de ser tolerantes con la comunidad LGBT. El día de hoy hostigaron, amenazaron y detuvieron arbitrariamente a una persona del colectivo LGBT… solo por llevar vestido.

Ricardo Andrés Martínez caminaba por el Paseo Santa Lucía, paseando a su mascota, cuando fue detenido arbitrariamente por unos policías que lo intimidaron y hostigaron bajo la sospecha de “ser prostituta”. ¿La presunta razón? Ricardo llevaba vestido ese día.

Ricardo Martínez, quien actualmente es becario del FONCA, incorpora frecuentemente a su vestimenta prendas de mujer, aunque su INE diga que es hombre. En términos estrictos, Ricardo se consideraría genderfluid; y en todo el tiempo que lleva saliendo con vestido o falda, nunca había sido amedrentado de esta forma.

Como lo narra en un post de Facebook, a Ricardo primero le negaron entrar al baño del Paseo Santa Lucía, con el pretexto de que estaba cerrado. Y más tarde ocurrió el atropello:

“Me detienen 2 policías caminando en el [paseo] Santa Lucía y me dicen que hay un reporte de que ‘intenté entrar a los baños con un hombre mayor’ y que el reporte decía que ‘soy un hombre vestido de mujer’“, denunció el guionista en un post.

Sin embargo, el asunto no terminó ahí:

“Entonces bajo esa sospecha de que soy prostituta me hacen un registro de mi bolsa y mi INE, y le toman fotos a la tarjeta de donde trabajo y me tratan como criminal por ir caminando con mi perrita paseando.
Le dije a uno de los policías que no tenía derecho a registrarme porque no había cometido ningún delito y me dice ‘¡Dime cuáles son tus derechos!’

El asunto terminó de forma más o menos tersa pues no pudieron llevárselo detenido, pero, ojo, igual no lo dejaron ir de inmediato, no: tuvieron que esperar media hora a que llegara el padre de Martínez a que “le explicaran lo que hizo”. 

Llevar falda o vestido, diga tu INE lo que diga, no es razón para detener a nadie bajo ninguna circunstancia. Es inadmisible que los policías de Monterrey detengan a alguien por llevar un pedazo de tela y, de paso, lo amedrenten. Nadie tiene derecho a agredirnos por cómo vestimos o por cómo nos identificamos, sea la razón que sea.

Lo que sucedió esta tarde en Monterrey no solo es indeseable, es ilegal. Esperemos que CONAPRED reciba una queja al respecto y que escenas como esta no se vuelvan a repetir en Nuevo León.