En Marruecos campaña para salir del closet terminó en ataques homofóbicos

Hombres homosexuales han sido perseguidos y atacados
En Marruecos campaña para salir del closet terminó en ataques homofóbicos (Imagen: Pixabay)

En Marruecos una campaña para salir del closet LGBT terminó en ataques homofóbicos. Las autoridades han denominado a estas agresiones como  “una caza de brujas contra la comunidad LGBT”. Las agresiones han sido tan fuertes que un joven de 21 años intentó quitarse la vida.

También te recomendamos: En Suiza la homofobia será penada por la ley

El 13 de abril una influencer transgénero conocida como Sofia Talouni hizo una convocatoria en Instagram para la comunidad LGBT. Ésta consistía en alentar a los hombres homosexuales a salir del closet, es decir, revelar su orientación sexual de manera pública. Aparentemente, esta convocatoria surgió tras una serie de ataques que sufrió mediante redes sociales por su orientación sexual.

La influencer pretendía exponer la hipocresía de la sociedad marroquí, pues mostrar la cantidad de personas con orientaciones sexuales diversas, según su criterio,  haría que la ciudadanía  entendiera que la heterosexualidad no es una norma.

La convocatoria no sólo se enfocaba en que los usuarios revelaran su orientación sexual, además debían registrarse en aplicaciones para conocer personas, agendar citas o tener sexo como: Grinder, Tinder, Hornet y Planet Romeo. Una vez registrados en las plataformas, recopilaron datos y fotos de los hombres inscritos en las plataformas y los difundieron mediante redes sociales.

Desafortunadamente, comenzó una ola de ataques homofóbicos contra las personas cuyos datos fueron revelados en redes sociales. Recordemos que el Código Penal marroquí castiga la homosexualidad con tres años de cárcel, pues se considera que los homosexuales realizan actos “contranaturales”.

Estoy metido en un gran problema. Ahora todos saben que soy homosexual. Mi vecino me acosó sexualmente, así que decidí huir de mi hogar” (Vía:BBC)

Inclusive un joven de 21 años se suicidó ante el nivel de acoso y agresiones emocionales y psicológicas de las que era víctima. Muchas víctimas de acoso planean huir para evitar más agresiones, pero las medidas de aislamiento por la pandemia de COVID-19 reducen sus opciones, pues no encuentran lugares seguros para refugiarse. 

Ante esta situación, organizaciones y colectivos como la Kif Kif apoyan a las personas que han huido de sus hogares, les proporcionan sitios seguros para pasar la cuarentena, aunque en ocasiones, es difícil encontrar estos espacios. Esta organización ha pedido a las víctimas y usuarios de las aplicaciones cerrar sus cuentas para evitar más ataques.

Con información de: BBCMundo