J.K. Rowling expone en un ensayo su perspectiva sobre las personas transgénero

Publicó un ensayo de 3 mil 600 palabras en su sitio web donde revela que sufrió de violencia doméstica y abuso sexual
(Imagen: Wikicommons)

J.K. Rowling ha acaparado los titulares por sus puntos de vista sobre personas y temas transgénero. Después de que algunas de sus publicaciones en Twitter provocaron una reacción violenta en los últimos días, la autora de Harry Potter decidió explayarse en su postura y perspectiva en un ensayo en su sitio web.

También te recomendamos: ¿Por qué acusan de JK Rownling de transfóbica?

Todo comenzó en diciembre, cuando fue acusa de transfobia manifestar su apoyo a Maya Forstater, una especialista en impuestos que fue despedida por tuits considerados anti-transgénero.

Posteriormente, en un hilo en Twitter el primer fin de semana de junio, aparentemente descartó la existencia de personas no binarias y personas no conformes con el género. “Si el sexo no es real, no hay atracción hacia el mismo sexo. Si el sexo no es real, la realidad vivida de las mujeres a nivel mundial se borra “, tuiteó Rowling. “Conozco y amo a las personas trans, pero borrar el concepto de sexo elimina la capacidad de muchas personas de discutir sus vidas de manera significativa. No es odio decir la verdad.”

(Imagen: Twitter / J.K. Rowling)

Tras la serie de comentarios en su contra, incluidos los de Daniel Radcliffe y Eddie Redmayne, la creadora de Harry Potter decidió redactar un ensayo, en el que entre otras cosas, revela que sufrió de violencia doméstica y abuso sexual.

Compartido a través de su sitio web oficial, Rowling buscó abordar la “toxicidad” que ha experimentado desde que expresó su opinión sobre cuestiones transgénero “sin ningún deseo de agregar a esa toxicidad”, expresa en las primeras líneas. Asimismo, hace un recuento del “bajo nivel de acoso” al que se ha enfrentado desde que dio a conocer sus puntos de vista por primera vez en Twitter. Mencionó “amenazas de violencia”, le dijeron que “estaba literalmente matando a personas trans con mi odio” y que la llamaron insultos misóginos como “puta” y “perra”. “… Un hombre particularmente abusivo me dijo que había compostado” sus libros, reveló.

J.K. Rowling dijo que las personas como ella a menudo se etiquetan como “TERF” (Feminista Radical Transexclusiva por sus siglas en inglés), un término que afirmó que se usa “para intimidar a muchas personas, instituciones y organizaciones que una vez admiré, que se encogen ante las tácticas infantiles. ‘¡Nos llamarán transfóbicos!’, ‘¡Dirán que odio a las personas trans!’.” Y agregó: “¿Qué sigue, dirán que tienes pulgas? Hablando como una mujer biológica, muchas personas en posiciones de poder realmente necesitan cultivar un par (que sin duda es literalmente posible, de acuerdo con el tipo de personas que argumentan que el pez payaso demuestra que los humanos no son una especie dimórfica).”

(Imagen: Wikicommons)

Como argumento central para sus opiniones, Rowling enumeró cinco razones por las que ha elegido “hablar”. Una es la confianza caritativa que creó en Escocia que trabaja con mujeres presas y sobrevivientes de abuso doméstico y sexual, así como la investigación médica que financia sobre la esclerosis múltiple, que “se comporta de manera muy diferente en hombres y mujeres”. “Durante un tiempo me quedó claro que el nuevo activismo trans está teniendo (o es probable que tenga, si se cumplen todas sus demandas) un impacto significativo en muchas de las causas que apoyo, porque está presionando para erosionar la definición legal de sexo y reemplazarlo con género,” escribió.

La segunda razón es su profunda preocupación por el efecto que el movimiento de derechos trans está teniendo en los niños y la educación. En tercer lugar está su creencia en la libertad de expresión, que ha “defendido públicamente … incluso ante Donald Trump”. En cuarto lugar, le preocupa que muchos de los que hacen la transición terminen arrepintiéndose. “Algunos dicen que decidieron hacer la transición después de darse cuenta de que estaban atraídos por personas del mismo sexo, y que la transición fue impulsada en parte por la homofobia, ya sea en la sociedad o en sus familias”, argumentó Rowling.

J.K. Rownling aseguró que leer más sobre la disforia de género la hizo preguntarse “si hubiera nacido 30 años después, yo también hubiera tratado de hacer la transición. El atractivo de escapar de la feminidad habría sido enorme. Luché con un transtorno obsesivo compulsivo muy grave cuando era adolescente. Si hubiera encontrado comunidad y simpatía en línea que no podía encontrar en mi entorno inmediato, creo que podría haber sido persuadido para convertirme en el hijo que mi padre había dicho abiertamente que hubiera preferido.”

(Imagen: Wikicommons)

La quinta y última razón de Rowling tiene que ver con su presentación como sobreviviente de abuso doméstico y agresión sexual. “Menciono estas cosas ahora no en un intento de obtener simpatía, sino por solidaridad con la gran cantidad de mujeres que tienen historias como la mía, que han sido arrastradas como fanáticas por tener preocupaciones en torno a los espacios de un solo sexo”, escribió en su ensayo.

Las “cicatrices dejadas por la violencia y la agresión sexual” la han dejado con “nerviosismo perenne” y un odio a “ruidos fuertes y repentinos, o encontrar personas detrás de mí cuando no los escuché acercarse”.

“Creo que la mayoría de las personas transidentificadas no sólo no representan una amenaza para los demás, sino que son vulnerables por todas las razones que he esbozado. Las personas trans necesitan y merecen protección. Al igual que las mujeres, es más probable que sean asesinadas por parejas sexuales. Las mujeres trans que trabajan en la industria del sexo, particularmente las mujeres trans de color, corren un riesgo particular. Como todos los sobrevivientes de abuso doméstico y agresión sexual que conozco, no siento nada más que empatía y solidaridad con las mujeres trans que han sido maltratadas por hombres.”

Entonces quiero que las mujeres trans estén seguras. Al mismo tiempo, no quiero hacer que las nacidas niñas y mujeres estén menos seguras. Cuando abres las puertas de los baños y los vestuarios a cualquier hombre que cree o siente que es una mujer, y, como he dicho, los certificados de confirmación de género ahora se pueden otorgar sin necesidad de cirugía u hormonas, entonces abres la puerta a todos y cada uno de los hombres que desean entrar. Esa es la simple verdad.”

J.K. Rowling finalizó su ensayo afirmando que “Todo lo que pido, todo lo que quiero, es que se extienda una empatía similar, una comprensión similar a los muchos millones de mujeres cuyo único delito es que se escuchen sus preocupaciones sin recibir amenazas y abusos”, concluyó.

Con información de J.K. Rowling