Masturbación femenina: entre el tabú y el placer

La masturbación es una liberación
Maturbación (Imagen: Plumas Atómicas/@valenaviles )

Tanto la masturbación como el placer femeninos siguen observándose como un tema tabú. Afortunadamente, cada vez mas especialistas, sexólogas y mujeres han tomado el control de su salud y placer sexual.

También te recomendamos: Breve historia del clítoris

Tanto la salud sexual como el placer femeninos han sido tratados desde la patología o desde el tabú. Ambos ingredientes terminan a punto de ebullición si los instauramos en una cultura machista en la que las mujeres pocas veces tienen el control de su placer o lo relegan a las pocas o muchas habilidades de su compañero sexual, ya sea hombre o mujer.

Desde una perspectiva del autocuidado y el amor propio, La salud sexual femenina debería contemplar a la masturbación y el placer, pero ¿realmente es así? Si pensamos que mediáticamente se habla poco de las enfermedades e infecciones de transmisión sexual femeninas, que el ciclo menstrual sigue siendo algo que debe ocultarse, tal vez la respuesta sea no, por tanto, es momento que hablemos un poco de esto.

En primera instancia, la masturbación permite dimensionar y conocer nuestro cuerpo de una manera diferente, pues te haces consciente de diversas características, texturas y colores no sólo en los genitales sino en el cuerpo en general. Es decir, aporta al autoconocimiento y la percepción del cuerpo.

Existe un velo en el cuerpo femenino

Recordemos que nuestro cuerpo y su dimensión sexual han sido relacionados exclusivamente con la crianza, el sexo parece siempre ser ligado con su función reproductiva, de lo contrario, se trata como algo pecaminoso e innecesario.  Aquellas mujeres que han ejercido su sexualidad de manera libre son  castigadas por desviarse de la norma del comportamiento sexual que la sociedad ha instaurado para ellas.

“El rechazo de la masturbación es parte de la represión sexual. Desde la infancia hasta la madurez, la masturbación produce un sentimiento de vergüenza y de culpabilidad. Las personas que no mantienen una  relación sexual consigo mismas son más fáciles de manipular”. (Vía: Sexo para uno, el placer del autoerotismo)

No sólo se castiga el autoplacer femenino, la salud sexual también es un tema que poco se trata o se vela como si hablar de las afecciones que atacan a los órganos genitales fueran algo que denigra a la mujer, consecuentemente, no es raro ver la poca información que existe acerca de las enfermedades de transmisión sexual, la poca propaganda a favor de las revisiones ginecológicas.

Enfermedades desde la vaginosis, clamidia hasta el papiloma humano y el VIH son tratados desde concepciones morales y religiososas en vez de abordarlos como problemas de salud pública y sexual. En este sentido, si no hablamos libre e informadamente sobre nuestra salud sexual, es lógico que el tema del placer siga tratándose como un tabú.

Encima existe la idea de que el placer sólo se concibe en pareja y en una sociedad machista las luces se enfocan en la heterosexualidad y sus prácticas; en las que el coito es lo que predomina  y el mal llamado “juego previo” es tomado algo extra en vez de una práctica sexual en sí misma, es decir, se considera que la penetración es la que lleva al orgasmo pues esa es al forma en que el hombre lo experimenta, ¿pero y el orgasmo femenino? Pues seis de cada 10 mujeres llegan al orgasmo mientras sostienen relaciones sexuales con su pareja.

Las mujeres son dueñas  y responsables de su salud y placer sexual

Pero siendo sinceras lo peor que las mujeres pueden hacer es echarle la culpa a su pareja sexual, somos seres autosuficientes y eso incluye nuestro placer sexual, por lo que conocer nuestro cuerpo es nuestro deber.

Tan sólo recordemos que poseemos un órgano cuya función es exclusivamente para el placer: el clitorís, por tanto, aprender del autoplacer y la masturbación no sólo genital nos permitirá tener una vida sexual plena con la persona que más amamos y nos importa: nosotras. 

“De acuerdo al titulado Comportamiento sexual en Estado Unidos (2010), de la investigadora y educador sexual Debby Herbenick, el 44% de los hombres se masturbaban dos o tres veces por semana, algo que sólo hace el 13% de las mujeres“. (Vía: Animal Política)

Según estadísticas las mujeres suelen empelar al menos trece minutos por sesión, en general emplean una técnica manual y enfocada a los genitales tales como la vulva, la vagina y el clítoris.

La masturbación no sólo es genital

La palabra masturbación tiene origen en el latín masturbari que a su vez proviene de “manu turbare”, en suma “turbar con la mano”. Las turbación se refiere alterar el estado de una cosa. A través de esta etimología podemos entender por qué relacionamos la masturbación con los genitales, sin embago la autoerotización es más compleja y variada.

Tenemos zonas erógenas primarias y secundarias, las primarias corresponden la vulva, clitorís, vagina y el clitorís. Generalmente estos son estimulados mediante roces frotamiento en movimientos circulares. También se emplean juguetes sexuales como vibradores, succionndores de clitorís o entrenadores como las bolas chinas que fortalecen las paredes vaginales.

Las zonas erógenas secundarias son aquellas que  mediante la estimulacióna decuada logran excitar a las zonas erógenas primarias como el clitorís. Por ejemplo: la piel, los senos, el cuello, el vientre, las nalgas, el ano, las piernas, columna vertebral, es decir, todo tu cuerpo, mediante el conocimiento, respeto y estimulación adecuada puede llevarte al orgasmo.

Tu primer material para estimular tu cuerpo son tus manos o tus piernas (apretándolas entre sí para estimular el clitorís, por ejemplo); no obstante, siempre puedes conseguir algunos objetos que no son difíciles de conseguir y que en sí mismos no son catalogados como juguetes sexuales.

  • Plumeros o plumas sueltas
  • Toallas o telas con texturas lisas o rugosas
  • Cubitos de hielo
  • Velas aromáticas
  • Aceites aromáticos
  • Verduras como pepinos

Puedes estimularlas mediante masajes con aceites diversas partes de tu cuerpo, si estos aceites tienen aromas la estimulación y excitación serán más intensos. También puedes jugar con las texturas tal vez puedes utilizar un plumero, una toalla o listones que puedes pasar por diversas partes de tu cuerpo.

Otra técnica básica es pasar estas texturas pasar un plumero o cubitos de hielo sobre tus senos. Puedes hacerlo mediante un movimiento circular o en forma de ocho, debes variar el ritmo  e intensidad según lo consideres más intenso o no.

También puedes jugar con temperaturas cálidas, por ejemplo, una botella con agua caliente envuelta en una toalla, posicíonala en diversas partes de tu cuerpo, sólo ten cuidado para no quemarte.

Las velas aromáticas te ayudan a crear un ambiente agradable, mientras estimulas tu olfato, puedes hacerlo mismo con tu cuerpo, como resultado atenderás varias zonas erógenas, a su vez, esto podría desencadenar en un orgasmo más intenso.

No hay un manual pues cada mujer descubre su placer de formas diversas, estos son sólo unos materiales que podrían ayudarte en tu proceso. No obstante existe un mercado lleno de juguetes sexuales diseñados para el placer femenino y, por su puesto, también hay técnicas para sacarles provecho.

 Técnicas de masturbación con juguetes sexuales

Los juguetes sexuales están diseñados para estimular diversas zonas erógenas primarias y secundarias, por tanto, tener un par es una buena inversión para tu placer sexual. Comencemos por el más reciente y famoso: el succionador de clítoris.

Succionadores de clítoris (Imagen: 20 minutos)

Los succionadores de clítoris son uno de los juguetes sexuales con más éxito de ventas en diversos países, por ejemplo, en España su venta ha aumentado un 440% más que el en 2018.  Este juguete tienen un diseño muy sencillo y su uso también es simple tiene un mango grueso para sostenerlo y una boquilla ajustable al contorno del clítoris. Una vez ajustado, puedes encenderlo y éste comenzará a succionarlo, en un principio de manera suave, después, podrás alocarte con las velocidades.

Aunque está enfocado al clítoris también puedes utilizarlo en tus pezones, sólo recuerda asearlo muy bien después de utilizarlo. No uses jabones, pues generalmente estos juguetes están hechos de silicón quirúrgico, por lo que, con limiparlos con una toallita neutra y enjuagarlos bastara.

Dildos con acción vibradora (Imagen: Twitter Vibrators And Dildos)

Una de las opciones mas clásicas son los dildos, en este terreno hay de todo, los que son lisos y tienen un motor para emitir vibraciones, los que tienen texturas o formas curiosas para  crear sensaciones en tus paredes vaginales. Su uso depende totalmente de tu técnica y gusto.

Las bolas chinas sirven para estimular las paredes vaginales. (Imagen:Enfemenino)

Finalmente tenemos a las bolas chinas, es una tira generalmente de silicón quirúrgico con tres o más bolitas de silicón o acero huecas o llenas con unas bolitas más pequeñas. Éstas te sirven para darle tonicidad y fuerza a tus paredes vaginales, insertalas en tu vagina e intenta que éstas no se salgan, poco a poco y con práctica podrás manipularlas.

Esa tonicidad te ayudará a realizar contracciones sostenidas o pausadas y con ello estimularas tus paredes vaginales y tal vez tu punto G. Cuando utilices tu vibrador podrás apretarlo y soltarlo con la intensidad que quieras y eso te ayudará a llegar al orgasmo.

La salud y el placer sexual son nuestro derecho y responsabilidad, este 8M no sólo luchemos por nuestros derechos sociales y empresariales, sino por nuestro cuerpo su salud e inclusive su placer, sólo así tendremos una vida más plena y satisfactoria.