¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Las infecciones vaginales más comunes

Generalmente este tema es motivo de pena pero tienes que saber que las infecciones vaginales son más comunes de lo que crees
Las infecciones vaginales más comunes. Imagen: Especial

Las infecciones vaginales, que afectan a miles de mujeres a lo largo de su vida, siguen siendo un estigma. No sólo para los hombres o sociedad en general, que creen que tener una nos hace ‘sucias’, ‘impuras’ o ‘zorras’, sino para las mismas mujeres. Por eso, a modo de reivindicación, vamos a hablar de ellas para bien y para mal.

Te recomendamos leer: La confianza no salva: 90% de las mujeres con VIH son contagiadas por su pareja estable

Aunque en la vida siempre hemos escuchado de las infecciones vaginales, hemos sabido de una amiga o familiar que ha pasado por una o incluso hemos sido esa ‘amiga’, siguen causando ruido en nuestro ser cuando se trata de hablar de ellas.

Hay mujeres que incluso las ven como un tema del que ninguna mujer debería hablar públicamente porque las haría ver ‘impuras’. Sin embargo, también existe quien no sabe ni que son pero bien que les tienen miedo y repudio.

¿Qué es una infección vaginal?

Ese monstruo que crees que terminará con tu reputación de ‘niña bien’ necesita ser explicado, así que hablamos con la ginecóloga Karla Hernández, para que entendamos qué son, cómo tratarlas y cuáles son las más comunes.

De acuerdo con la ginecóloga Karla Hernández de Salud entre mujeres‘, la infección vaginal ‘es una inflamación en la vagina que puede extenderse a la vulva (parte externa de los genitales femeninos) y suele venir acompañada de comezón, ardor y cambios en las características del flujo vaginal’.

Infecciones vaginales. Imagen: Especial

Entre los síntomas más visibles está el mal olor que desprende el flujo vaginal y el color de éste. Puede presentarse flujo color amarillo, más espeso o menos espeso de lo normal, con un olor fétido o nada parecido al habitual. Estos cambios son producto de la invasión y multiplicación de agentes patógenos en la zona.

¿Por qué se presentan?

Ahora, si lo tuyo es saber por qué tienes una si conservas una higiene vaginal buena, debes saber que éstas se presentan por diversos factores y no todos se deben a que seas una impura o que seas irresponsable.

Infecciones vaginales necesitan revisión médica. Imagen: Especial

Generalmente se presentan debido a un cambio en el equilibrio de bacterias y hongos que viven en la vagina. También pueden presentarse por el contacto íntimo, por alteraciones en el pH vaginal, por defensas bajas o mucho estrés.

¿Cuáles son las más comunes?

Una de las infecciones vaginales más comunes es la Candida. Esta deriva de un hongo que vive de manera regular en la vagina pero que tiene un comportamiento ‘oportunista’, lo que la hace proliferarse más rápido.

El comportamiento de esta infección está sujeta a cambios de humedad, uso de antibióticos, situaciones como un embarazo (por el cambio hormonal) e incluso a la higiene vaginal.

¿Cuáles son las infecciones vaginales más comunes?. Imagen: Especial

La vaginosis es otra de las más comunes. Esta infección se presenta en la zona íntima cuando hay un desajuste entre los diferentes tipos de bacterias que hay en la vagina. El cambio en el pH, uso de desodorantes vaginales o productos irritantes en la zona pueden favorecer su proliferación en la zona.

Otra de las más comunes es la infección por Trichomona o tricomoniasis. Es una infección transmitida sexualmente, se da en hombres y mujeres pero más en el género femenino.

Vaginosis, una de las infecciones vaginales más comunes. Imagen: Especial

Es considerada la enfermedad de transmisión sexual más curable y más común. Puede causar comezón, olor desagradable en la vagina o pene, además de irritación al orinar.

Vulvovaginitis es otra de las infecciones más comunes que experimentan algunas mujeres. Esta normalmente provoca un flujo vaginal color café con mal olor y genera irritación en la vulva. Es muy común en las chicas jóvenes.

¿Cómo se pueden atender y prevenir?

Estas infecciones que vemos como lo peor que nos pudo haber pasado en la vida, tienen solución en la mayoría de los casos. La ginecóloga Karla Hernández sugiere que cuando tengas alguna, como primer paso, acudas al médico.

Un diagnóstico acertado será indispensable para que puedas combatir cualquier infección que tengas. Si notas algún cambio en tu flujo vaginal o dolor en la misma, debes asegurarte de recurrir a un ginecólogo.

¿Por qué? Porque a veces esos síntomas suelen ser confundidos con resequedad, comezón por usar ropa ajustada, por cambios derivados de la menstruación o con otras cosas que quizá no son los verdaderos motivos.

Si eres de las que cree que usar jabones o champú vaginal para que tu ‘amiga’ huela rico es lo correcto, te cuento que no es así. Al contrario, estás dañando su pH natural y alterando la flora vaginal. La vagina no debe ‘oler a rosas’, debe oler a lo que huele la vagina, aceptémoslo también porque una vez que lo entendamos nosotras, será más fácil que dejemos de sentirnos mal al respecto.

Duchas vaginales para sólo deben ser con agua y no con jabones. Imagen: Especial

Ahora, para prevenir este tipo de infecciones, una de las mejores recomendaciones es tener una buena higiene vaginal. Eso incluye usar condón en cada encuentro sexual, mantener limpia tu vagina, lavarla sólo con agua y usar ropa cómoda de algodón.

Cuando te encuentres en los ‘días difíciles’ procura cambiar tu toalla, tampón o copa menstrual cada dos o cuatro horas (dependiendo el método que uses) además de evitar la ropa ajustada.

Cambiar de toalla regularmente puede ayudar a una mejor higiene vaginal. Imagen: Especial

Ahora bien, a modo de conciliación con este tema, me gustaría decirte algo a ti que me lees: no pasa nada si llegas a tener una infección vaginal, no te hace menos valiosa ni te vuelve una ‘sucia’. Las infecciones, como bien te expliqué, son mucho más comunes de lo que crees, lo importante es entender que tu salud sexual y la de tu vagina es prioritaria.

Sé amiga de tu vagina, es parte de ti, cuídala y ámala tanto como las demás partes de tu cuerpo.

La salud sexual de una mujer es tan importante como lo demás, si atiendes un dolor de cabeza o una gripa, también puedes atender a tu verdadera ‘mejor amiga’ como se debe, como se lo merece.