¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

México y ONU, ¿qué enfrentan ante el feminicidio?

Las mujeres quedan relegadas a un sistema de justicia que imparten los mismos hombres que las matan
México y ONU ¿qué enfrentan ante el feminicidio?

Recientemente se anunció la implementación del programa Spothlight como un intento del gobierno de México en conjunto con  la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea y diversas organizaciones para prevenir y combatir la violencia de género y, en especifico el feminicidio en nuestra nación. Desde hace más de una década, se asesina, viola y trafica con la vida, sueños y dignidad de las mujeres mexicanas sin que haya una respuesta clara de parte del gobierno mexicano. ¿Ante qué se enfrenta Spotlight?

El 29 de mayo se dio a conocer durante la conferencia mañanera en el Palacio Nacional que la ONU, la Unión Europea y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) trabajarán de manera conjunta para erradicar la violencia de género y, en específico, los feminicidios en el país.

La directora del INMUJERES, Nadia Gasman, explicó que se realizaría una consulta en las 32 entidades federativas para conocer las necesidades de las mujeres y con ello establecer normas para el Programa Nacional para la Igualdad entre Hombres y Mujeres del 2019 al 2024.

Esta iniciativa planea trabajar en tres estados de la república y cinco municipios:

  •  Naucalpan y Ecatepec en el Estado de México
  • Chihuahua y Ciudad Juárez en el estado de Chihuahua
  •  Chilpancingo en el estado de Guerrero

En este sentido se planea actuar de manera localizada desde los municipios, e ir escalando hasta nivel nacional. Al hacerlo de esa manera se cubrirán un mayor número de necesidades en diversos municipios.

¿Por qué se mata a las mujeres en México? (Imagen:Twitter)

Sin embargo, debemos recordar que la crisis del feminicidio comenzó en el 2005, sin que ninguna autoridad le prestara atención. Este escenario se reencrudeció con la guerra contra el narcotráfico, aunque hasta el momento las muertes de mujeres relacionadas con el narcotráfico se investiguen de manera separada.

 ¿ A qué se enfrenta Spotlight en un país machista y feminicida?

Según la Información sobre Violencia Contra las Mujeres vertida en el Informe de Incidencias Delictivas y Llamadas al 911 del Gobierno de México, que se basa en las llamadas de emergencia registradas en las 32 entidades federativas arrojó los siguientes datos:

Índice delictivo a nivel nacional. (Imagen:Segob)

A nivel estatal de enero a abril se presentaron 294 feminicidios:

  • Ciudad de México se suscitaron 11 casos
  • Estado de México, 28
  • Guerrero, 5
  • Chihuahua, 16

Cifras de feminicidios a nivel nacional y de manera localizada a nivel estatal (Imagen:Gobierno de México)

Esta cifra coincidió con los datos del Secretariado del Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, específicamente de la Consulta de Incidencia Delictiva del fuero Común.

Si nos concentramos en las cifras de violencia contra las mujeres, en el feminicidio a nivel municipal, podemos observar que tanto en Naucalpan y Ecatepec, Estado de México, de enero a abril se presentó sólo un feminicidio.

En el municipio de Chihuahua se presentaron 3 casos. En la Ciudad de México, en la alcaldía  Gustavo A. Madero se presentaron, también, tres casos. 

Casos a nivel municipal. (Imagen: Segob)

Aunque la cifra ofrecida por el gobierno del estado es de 294 feminicidios, es necesario aclarar que muchas muertes de mujeres no son investigadas bajo el protocolo de feminicidio.

En este sentido, se presentaron 888 casos de homicidio doloso en el país. En cuanto a las cifras de homicidio culposo, se registraron mil 54 asesinatos de mujeres.

Es probable que debido a su perfil algunos casos de homicidios dolosos y culposos sean en realidad feminicidios, sin embargo, ante el descuido de las autoridades, estos se tratan como homicidios.

cifras de homicidio doloso a nivel nacional 2019. (Imagen: Segob)

Si bien no debería presentarse ningún feminicidio, las cifras de estos casos en los estados elegidos por Spotlight no nos ayudan a entender por qué fueron elegidos para combatir el delito.

Según los datos arrojados hay municipios y estados, como Veracruz, en los que hay más feminicidios, ¿por qué se eligen aquellos en los que parece un problema con poca incidencia?

Desafortunadamente, dado el número de casos, los feminicidios se han convertido en cifras que poco dicen de la situación real. En este sentido, no sólo es un problema de marginación social, sino de una estructura social que implementa en la discriminación de las mujeres en razón de su género.

La falta de castigo, la impunidad, la cultura machista que culpabiliza a la víctima y la nula empatía con la mujer crean un escenario perfecto para cometer crímenes en su contra con total impunidad.

En un país patriarcal como lo es México, las mujeres quedan relegadas a un sistema de justicia que imparten los mismos hombres que las matan. De manera que, los protocolos de investigación, leyes y demás criterios que califican al feminicidio son creados desde una perspectiva masculina.

Diversos tipos de violencia psicológica, social, económica, sentimental y laboral contra las mujeres pasan inadvertidos al momento de tipificar y legislar un delito. Inclusive estos detalles son omitidos por peritos e investigadores, en consecuencia, dictaminan un feminicidio como un asesinato.

Por tanto, no es extraño que muchas mujeres no se atrevan a denunciar casos de agresión y violación, ya que los casos no sean atendidos con premura y que se deje impune el delito. Denunciar probablemente significa ser revictimizada por las autoridades que, generalmente, culpabilizan a la víctima.

  • Revivir el proceso una y otra vez
  • Cuestionan la vida sexual y sentimental d la víctima
  • Polemizan la forma de vestir de la víctima al momento de la agresión
  • Medios de comunicación revelan los detalles de la agresión

Cuando se trata de feminicidios, en primera instancia no hay protocolos adecuados para tratar los casos, inclusive hay ocasiones en las que se trata de manera inadecuada el material recaudado en la escena del crimen. Las autoridades no toman en consideración aspectos de género tanto en el proceso de investigación como en las sentencias.

El Código Penal Federal tiene una serie de condiciones mediante las que se tipifica el feminicidio, éstas se refieren a las circunstancias bajo las que se asesina a una mujer debido a su condición de género.

Qué es feminicidio en el código penal federal. (Imagen: CPF)

Aunque estas tratan de delimitar el delito para identificarlo y combatirlo, reducen e invisibilizan otras circunstancias en las que mujeres son asesinadas por su condición de género y al no estar contempladas bajo el código penal, no se investigan ni castigan de manera adecuada.

Perspectiva de género según el Estado de México (Imagen: Legislación.edomex)

María Salguero, se ha dedicado por más de tres años a investigar los feminicidios en México, mediante información vertida en nota roja y boletines de la PGR. La geofísica creó un mapa interactivo que no sólo registra los casos, sino que aporta información importante para su clasificación:

  • Relación con el agresor
  • Conexiones con el crimen organizado
  • Condición social de la víctima y el agresor
  • Exposición intencional del cuerpo en vía pública
  • Detalles de las armas (El Financiero)

En entrevista con Plumas Atómicas, María Salguero explicó que la nota roja siempre arroja datos que ayudan a contextualizar el feminicidio, en este sentido puedes obtener un móvil, relación con el agresor e inclusive un panorama de violencia previo.

María utiliza 180 indicadores para registrar los asesinatos de mujeres y aún así cree que estos datos deben expandirse. Estas cifras podrían funcionar para crear nuevos parámetros para definir, prevenir y castigar al feminicidio.

También revelan situaciones de vulnerabilidad y violencia, que, a su vez podrían crear un perfil de víctimas.

Mapa de feminicidios por María Salguero (Imagen: Crowdmap)

Un ejemplo claro es que este delito se ha relegado al ámbito  familiar, sin embargo, también se relaciona con el ámbito público, en este sentido se relaciona con otros delitos como el narcotráfico y el huachicoleo.

Algunas víctimas tienen relaciones directas con narcomenudistas y son asesinadas en venganza, otras son capturadas por estos grupos o son asesinadas por cobros de piso. Sin embargo, al no cumplir con los puntos del código no se investigan como feminicidios, y mucho menos, entran en los protocolos. 

Es preciso mencionar que las mujeres que se relacionan con el narcomenudeo, suelen hacerlo por desigualdad económica, adicciones o secuestros, de manera que, evidencian problemas de seguridad y salud pública que no son atendidos.

Salguero también resolvió la duda en cuanto a la selección de los estados en los que se combatirá el feminicidio. La ONU se basó en las estadísticas del INEGI en cuanto a tres rubros:

  • Mujeres asesinadas
  • Mujeres violadas
  • Desaparición de niñas y mujeres

Los estados que repuntaron fueron Chihuahua, Guerrero y el Estado de México pues en dichas entidades los asesinatos de mujeres forman cifras exorbitantes que poco apoco se han normalizado y quedado en el olvido. Aunado a los malos criterios de clasificación son escondidos bajo homicidios dolosos y culposos, de allí las cifras dispares entre diversas organizaciones.

En cuanto a Spotlight, María Salguero opina que necesita realizar una gran labor de recopilación de datos, estadísticas y diagnósticos para tipificar y actualizar las normas de perspectiva de género en los diferentes estados.

Spotlight llega a un país en el que las estadísticas  delictivas de gobierno discrepan, donde las leyes parecen someter  las víctimas y salvaguardar a los culpables. En el que la sociedad pone atención a las cifras y no a las víctimas, pues los números, al igual que las fotos de las asesinadas quedan en el olvido y el dolor de sus deudos.

Si se pretende que este gobierno y en general la nación sean ‘igualitarias’, deberían dejar de esconder y aniquilar la vida de sus mujeres, dejar la herida abierta, exponerla y con ello ofrecer un ambiente más seguro.

No sólo basta con políticas que dejan de lado aspectos importantes y que encima no se cumplen, se necesita ir hacia el fondo: la educación inequitativa entre hombres y mujeres, la educación basada en poder y violencia con que son instruidos los hombres, ya volteamos hacia otro lado por diez años y al regresar sólo encontramos un campo de cruces rosas.

Con información de Gobierno de MéxicoONU México