Diputada de Morena en Puebla: no hay detenidas por abortar, pero se tiene registro de 5 casos

Se niegan los casos de encarcelamiento por aborto en Puebla entidad en la que ya se intentó disminuir la condena a las mujeres que quieren ejercer su libertad sobre su cuerpo
Diputada de Morena en Puebla: no hay detenidas por abortar, pero se tiene registro de 5 casos. (Imagen: Puebla)

Una y otra vez nos ha quedado claro que en Puebla los derechos de las mujeres no son prioridad aunque en distintas ocasiones se ha renegado el tema del aborto, no se había intentado invisibilizarlo hasta ahora.

Cristina Tello Rosas, diputada del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) dijo que en Puebla no hay mujeres encarceladas por abortar. No obstante, desde el 2006 al 2017 han sido sentenciadas al menos cinco mujeres en un estado en el que ni la violencia sexual es un motivo valido para abortar, como si esa decisión tuviera que justificarse.

La diputada dijo que ella estaba en contra del aborto y dentro de los temas de su partido este tema no era uno de los pendientes. Inclusive señaló que no es un tema prioritario ya que en Puebla no existen mujeres mujeres encarceladas por ello. Sin embargo, existen al menos 5 mujeres que fueron condenadas por interrumpir un embarazo no deseado.

Si revisamos el Código Penal de Puebla podemos encontraremos que el aborto se estipula como la muerte del producto en cualquier momento de la preñez de la gestante. Esta acción conlleva una pena de uno a ocho años de prisión tanto para la mujer que aborta como para aquel tercero que la ayudase en el proceso, ya fuere el doctor que practica la interrupción del embarazo o alguna persona que forzara a la mujer a abortar.

Cómo se castiga el aborto en Puebla. (Imagen: Código Penal Puebla)

El aborto en sí mismo se considera un delito, no obstante, las autoridades encima utilizan “argumentos” moralistas para culpabilizar social y legalmente a una mujer que decidió interrumpir su embarazo.

No existe una razón por la que estas tres “causales” se puedan relacionar con la interrupción del embarazo y, mucho menos, inquirir en una ley penal. Desafortunadamente lo hacen y hasta el momento no se conoce alguna iniciativa que busque derogar esta ley.

Como si no hubiera hecho bastante con emitir ese tipo de comentarios, la diputada publicó en su cuenta de Twitter un documento con corte al 30 de junio del 2018 en el que se asegura que no había registro de internos por el Delito de aborto en Centros penitenciarios Federales.

En la publicación también señala supuestos ataques por presuntos “grupos radicales”.

Cifras presentadas por la diputada de Puebla. (Imagen: twitter)

En la Estadística de la Incidencia Delictiva del fuero Común del 2018, emitido por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública se registraron al menos cinco casos de aborto, los cuales quedan relegados a los delitos de la vida e integridad, después de los feminicidios.

Cifras de aborto en Puebla según incidencia delictiva del fuero común. (Imagen:SEGOB)

Si esta información no fuera lo suficientemente esclarecedora, una usuaria de Twitter se dio a la tarea de investigar los registros de procesos por aborto en Puebla. En la que se registran al menos 11 sentencias condenatorias por abortos. 

Registros de procesos penales en Puebla. (Imagen:Twitter)

Mientras más mujeres con ideas moralistas, misóginas y machistas tengan cargos públicos, se nos hará más difícil tener seguridad pública y de salud. Temas como el feminicidio, abuso sexual, hostigameniento, violación y aborto seguirán siendo relegados y olvidados por no considerarlos como prioritarios. Asimismo, cargaremos con un estigma social y una idea de deber ser que no nos permitirá vivir, sino sobrevivir.

En cuanto a los grupos radicales, lamento informarles que gracias a diversos grupos de feminismo las mujeres tenemos el derecho de existir como seres políticos y sociales, un ejemplo soy yo escribiendo esta nota.

Las cosas son sencillas: si no están a favor del aborto, no aborten, pero tampoco le nieguen a las mujeres el derecho a la salud emocional y física por ejercer autonomía sexual.