¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Al revés también te asustarías, campaña para prevenir acoso callejero

Los piropos son sólo la parte más visible de la violencia machista, veámoslo así: se piensa que las mujeres son objetos de consumo
Al revés también te asustarías, campaña para prevenir acoso . (imagen:Twitter)

España se lanzó una campaña llamada: “Al revés tú también te asustarías” y tiene como objetivo visualizar y prevenir ataques contra las mujeres.

Aunque a muchos hombres les cueste entenderlo, decir piropos, caminar al lado de una chica o decirle “halagos” a una mujer junto a su grupo de amigos es acoso callejero.

Algunos países o ciudades como la CDMX han creado leyes para penar este tipo de violencia, pero aún así parece que este delito no tiene fin. 

Este video se grabó como parte del proyecto “Todos a Una”, dirigido por Miryam Barbero, una trabajadora social que busca crear conciencia sobre la violencia de género. Esta producción también contó con el apoyo del publicista Miguel Stuyk

La producción de street marketing se grabó en el ayuntamiento de  Guejar de la sierra, ubicado en un pueblo de Granada en España. En palabras del publicista, la campaña tiene el siguiente propósito:

“Queríamos que fuese una campaña sencilla que reivindicase el ponerse en el lugar de la mujer sin acusar directamente de nada a nadie, pero hacer reflexionar a los hombres del comportamiento que quizás tienen en la calle”. (Vía: Verne)

El video mostró  a una chica que iba caminando en un callejón, de un momento a otro, se encontró con un grupo de tres hombres que comenzaron a insultarla con sus “piropos”.

Después fue el turno de algunos hombres que realizaron la misma travesía, pero ahora el objeto de acoso fueron ellos. Cuando terminaron el trayecto, la responsable del video los encaró y les preguntó qué habían sentido:

Os entiendo perfectamente vuestra situación en muchos casos porque yo me he sentido intimidado“.

Otro de los hombres involucrados no quiso aceptar abiertamente que había sentido miedo, porque claro para los hombres aceptar su vulnerabilidad es algo imposible, sólo dijo:

“He tenido…no, pero he tenido esa cosilla” 

La chica que cruzó primero por el callejón habló con uno de los chicos del experimento y le dice:

“Yo no sé quiénes son ellos, no sé si es una broma, si son buena gente. Paso sola y cómo no sé lo que quieren de mí paso miedo porque no me puedo defender.

Aunque la campaña tiene un buen propósito existe una idea de fondo que quizá no sea tan buena: “tenemos que educar a los machos para que nos respeten”.

¿No se tendría que exponer a los hombres a las violencias que ellos perpetran para hacerlos entender que están cometiendo un delito, sino interiorizarlo y corregirlo por su cuenta? En este sentido, el acoso callejero puede escalara a otros niveles de agresión:

  • Comentarios lascivos
  • Persecuciones
  • Acecho
  • Contacto violento
  • Asalto sexual

Los piropos son sólo la parte más visible de la violencia machista: se piensa que las mujeres son objetos de consumo. Por tanto, se cree que cada uno de los actos que realiza son para llamar la atención masculina.

¿Han escuchado cuando un hombre justifica las faltas de respeto diciendo: ” es su culpa por vestirse así”? Pues ese es un ejemplo muy claro. El arreglo personal, la manera de actuar, sobre todo cuando se es extrovertida, se piensa que es un intento de llamar la atención.

¿Han conocido a hombres que hablen de “cazar” o “conquistar” a mujeres? Pues allí también radica un discurso de agresión en el que se identifica a las chicas como un objeto a poseer, que aunque se resista, puede ser “alcanzable”.

Cuando los hombres son puestos en esta situación comprenden la agresión, pero desafortunadamente, no todos dejan de cometerla. Esos comentarios no son piropos, no son halagos y no son intentos de socializar: son acoso y abuso, llamemos a las cosas por su nombre. 

“Porque el simple hecho de que me digan guapa, chula o alaben mi vestido me hacen ponerme en la mayor de las alertas y pasar un rato muy desagradable. Aunque se crea que va con la mejor de las intenciones es acoso callejero. (Vía: You Tube)