Va de nuevo: tratar de avergonzar a una mujer que amamanta en público está mal, MUY mal

Nay Salvatori (sí, así se llama), candidata a una diputación federal por la alianza Morena/PES/PT aparece en un video -grabado por ella misma- en el que le reclama a una madre “sacar su chichi amamantadora” frente a su esposo para… amamantar.

Esto, que parece más un mal chiste que una noticia (pero lamentablemente es un poco de esto y un poco del otro), ocurrió apenas hace unos días en las redes de la candidata por la alianza Juntos Haremos Historia.

Está bastante difícil contar cuántas veces la candidata Salvatori repite la palabra “chichi”, y mucho más cuántas repite la insufrible frase “chichi amamantadora” (y quizá sería el mejor juego de shots de la vida). Lo que empieza, al parecer, como un video sobre concientización sobre lactancia, rápidamente se convierte en un intento de slutshaming al mencionar a su marido (sí, porque el marido aparece en la narración).

Parece increíble que sigamos explicando que amamantar no es sexualizar. Una mujer que amamanta en público no sexualiza su cuerpo, por el amor de quien quieran: ¡está simplemente alimentando a su bebé!

Quienes sexualizan, quienes convierten el cuerpo de una madre en un objeto sexual en ese momento son las miradas de otros (y, claramente, de otras). Nay, de quien deberías preocuparte, más allá de la madre en el parque o, incluso de tu marido, es de ti misma y desde dónde estás “alertando” del deseo de tu marido:

“Chichi y cuerpo masculino y cuerpo femenino y el hombre viéndole su chichi o intentando no ver a su  chichi”

Melinda Gates Breastfeeding GIF by Robin Eisenberg - Find & Share on GIPHY

La insistencia sobre su propio esposo deseando una chichi ajena hace evidente un conflicto mucho más amplio que el caso individual de esa supuesta madre en el parque. La forma como se ven y son convertidos en mercancía (sexual y de deseo) cualquier mujer: ya sea como una “amenaza” a la monogamia de la pareja, como en el caso de Salvatori, ya sea como objeto consumible, en el caso de que el esposo de la candidata sí haya pensado y deseado todo lo que ella insistía.

“Está chido que pienses en los demás que no queremos ver tu chichi, no queremos que nuestro novio, nuestro esposo o nuestro papá te vea tu chichi”

En todo el mundo han existido campañas para desestigmatizar la lactancia en espacios públicos. En Colombia, Estados Unidos, España y hasta en México (para sorpresa, seguro, de Nay), se han hecho esfuerzos, a veces desde los gobiernos, para que “opiniones” como la de la candidata estén completamente fuera de lugar.

¿Y si mejor le enseñamos que las ‘chichis amamantadoras’ son algo… natural?

Por: Redacción PA.