¿Qué es el triage y cuál es su función en urgencias?

¿Qué rol jugaría este sistema en la pandemia de coronavirus?
(Imagen: Cuartoscuro)

Si han visto series de doctores, como ER o Grey’s Anatomy, tal vez haya escuchado alguna vez la palabra triage. Una palabra que se ha repetido continuamente durante la pandemia de coronavirus que causa COVID-19. ¿Qué es el triage y cuál es la función que tiene este sistema en urgencias hospitalarias?

También te recomendamos: ¿Cuál es la diferencia entre coronavirus y gripa?

Historia del triage

La palabra triage es un término de origen francés trier, que significa selección, categorización y priorización. Su origen se remonta a las Guerras Napoleónicas de finales del siglo XVIII, aunque hay evidencias que sugieren una práctica similar en el antiguo Egipto. Pero es hasta la Primea Guerra Mundial cuando es aceptado universalmente como sistema en la atención médica.

(Imagen: IMSS)

¿Qué es triage?

Triage es el proceso de determinar la prioridad de los tratamientos de los pacientes en función de la gravedad de su afección o la probabilidad de recuperación con y sin tratamiento. Esto raciona el tratamiento del paciente de manera eficiente cuando los recursos son insuficientes para que todos sean tratados de inmediato.

En casos de un accidente masivo o  una pandemia, el triage adquiere una vital importancia para poder atender a los pacientes que más lo necesiten y ayudar a los doctores a tomar decisiones sobre los tratamientos.

Tipos de triage

A nivel internacional han sido aceptados diversos tipos de triage. Esto se debe a que éste se adapta al hospital y a la situación. Sin embargo, el código de colores para la clasificación de pacientes. El IMSS maneja cinco colores: azul, verde, amarillo, naranja y rojo.

(Imagen: IMSS)

  • Azul: No urgente – Menos de 5 horas para tratamiento: Son pacientes con condiciones que pueden ser agudas pero no comprometen el estado general del paciente y no representan un riesgo evidente. También incluye a pacientes con problemas crónicos sin evidencia de deterioro. Pueden ser atendidos en la Unidad de Medicina familiar.
  • Verde: Urgencia menor – Menos de 4 horas para tratamiento: Pacientes con condiciones relacionadas a su edad como deterioro potencial o síntomas que disminuirán con la intervención médica dentro de 1 o 2 horas. Pueden ser atendidos en la Unidad de Medicina familiar.
  • Amarillo: Urgencia – Menos de 2 horas para tratamiento: Pacientes estables con condiciones que pueden progresar hacia una emergencia. Molestias que pueden interferir en el trabajo o en actividades cotidianas, como sangrado o dolor moderado.
  • Naranja: Emergencia – Menos de 30 minutos para tratamiento: Pacientes que puede respirar por sí mismo, está consciente, pero tiene un problema que amenaza la vida o pérdida de una extremidad u órgano. Pacientes con dolor extremo y afecciones en las cuales el tiempo es crítico para iniciar el tratamiento.
  • Rojo: Reanimación – Tratamiento inmediato: Pacientes en condiciones que amenazan la vida requiriendo intervención medica inmediata. Personas con dificultad respiratoria severa, estado de inconsciencia, ausencia de signos vitales o convulsiones.

¿Es ético el triage?

En un documento, el IMSS explica la importancia de aplica el sistema de triage en situaciones de emergencia masiva, como lo es una pandemia. Sin embargo, es la única manera de poder disminuir la mortalidad entre pacientes cuando hay una emergencias dónde se presenten múltiples pacientes:

Aunque la filosofía del Triage podría plantear problemas éticos, cuando el sistema se aplica a un gran número de lesionados, la experiencia ha demostrado que esta práctica disminuye la mortalidad de las víctimas recuperables, así como la invalidez.

No es que los doctores tomen decisiones de manera arbitraria en estos casos. Lo que hacen es apegarse al sistema de triage para poder brindar una mejor atención médica a sus pacientes, evitando que el caos sea el que reine en las salas de urgencias de los hospitales.

Ante una pandemia como la del coronavirus, que causa COVID-19 en un escenario como  el de México, en el que estamos por entrar a la Fase 3, es importante evitar que los hospitales se desborden. Por eso, todos aquellos que puedan, deberán quedarse en casa y mantener las restricciones  de salud que se han impuesto para prevenir en lo posible que se desborden los sistemas de salud.