Surge el Cártel de Gol, los que hacen la corrupción en el futbol mexicano

Trabajan para colocar jugadores y entrenadores en equipos a cambio de una comisión.
Imagen: (ElQuintanaRooMX)

El Cártel del Gol es una organización estructurada por promotores, prestanombres, empresas fachada, directores técnicos y directivos del futbol mexicano, su objetivo es la compra-venta de jugadores a sobreprecio para ganar dinero y evadir impuestos. Sus clientes son los equipos de la Liga MX y Liga de Expansión de la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

Una investigación de ElQuintanaRooMX, informa que la organización es liderada por Greg Taylor, promotor que para poder ser socio del Club Querétaro dijo que había dejado de operar como agente de jugadores, pero ha encontrado la manera de seguir colocando a futbolistas y entrenadores a través de prestanombres.

Se informa que esta poderosa red de promotores, entrenadores y directivos lleva mucho tiempo operando en el futbol mexicano: “las operaciones millonarias y en dólares es algo común, rutinario para ellos; en cada temporada de pases acceden a montos millonarios a través de sobreprecios y evasión”.

En la reportaje se detalla el organigrama de lo que se le considera el Cártel del Gol, el líder es Greg Taylor y sus hombres más cercanos son Manuel Velarde, Jorge Espinosa y Nazareno Marcollese. Entre los hombres de futbol que colaboran están Miguel ‘Piojo’ Herrera, Chepo de la Torre, Francisco Palencia, Víctor Hugo Eugui y Mario Hernández Lash.

Imagen: (ElQuintanaRooMX)

¿Cómo operan?

Greg Taylor investiga qué jugadores interesan a los clubes de la Liga MX, da la orden a los promotores de comprarlo barato a los clubes dueños de la carta y después se lo venden en un precio mayor al equipo mexicano. Esto va en contra del reglamento de FIFA, pero lo hacen a través de Manuel Velarde, hombre que tiene la licencia FIFA que cuesta 100 mil dólares.

Este el caso de Joffre Guerrón, futbolista que compraron en 2.9 millones de dólares a un club chino y después lo revendieron a Tigres en 4.2 millones de dólares.

Los entrenadores que están al servicios del cártel son colocados en equipos y después les hacen llegar una lista de posibles refuerzos. Los técnicos hacen la petición a sus equipos y de esta forma compran a los jugadores en un precio inflado.

Todo esto no ha sido detectado o la FMF no ha dicho nada al respecto.

Publicidad