Sean Connery: “No pienso que sea algo malo pegar a una mujer si ella se lo merece”

El fallecido actor dio una controvertida entrevista en la que justificaba la violencia contra las mujeres
(Imagen: Wikicommons)

Sean Connery, el primer actor en interpretar a James Bond, falleció a los 90 años de edad este 31 de octubre. El escocés tuvo una larga trayectoria en la pantalla grande y será recordado por sus actuaciones en Los Intocables, Indiana Jones o Lancelot. Sin embargo, no estuvo exento de la controversia.

En 1987, Sean Connery le confesó a la entrevistadora Barbara Walters que, para él, no era malo pegarle a una mujer.

“No pienso que sea algo malo pegar a una mujer si ella se lo merece,” manifestó Connery cuando Walters le preguntó sobre unas declaraciones que había hecho en 1965 a la revista Playboy.

“Aunque no recomiendo hacerlo de la misma manera que pegaría a un hombre. Una bofetada con la mano abierta está justificada si todas las demás alternativas fallan,” dijo el escocés en aquel entonces.

Este fue el primero de una serie de comentarios en los que el actor nacido en Edimburgo se ganó la reputación de alguien que se apresuraría a arremeter con violencia contra las mujeres.

“Llega un momento en el que, si ya lo has probado todo… En fin, que las mujeres son muy buenas con esto y no lo pueden dejar estar. Ellas tienen que tener la última palabra. Y les das la última palabra, pero aún así no están contentas… Llegan a ser muy provocadoras,” elaboró para Walters.

Su esposa, Micheline Roquebrune, intentó defender a su marido, diciendo que las palabras fueron sacadas de contexto. Sostuvo que no era ni misógino ni agresivo.

“Si me llega a poner una mano encima, lo mato yo,” sentenció Roquebrune.

Acusaciones de maltrato de Diane Cilento

No obstante, su primera esposa, la actriz australiana Diane Cilento, estuvo casa con Sean Connery más de 10 años, aseguró en su autobiografía que el escocés había abusado física y mentalmente de ella.

El revuelo que causó la publicación de este libro en 2006, causó que Connery cancelara una aparición en el parlamento escocés, añadiendo que cualquier violencia contra la mujer era inaceptable.

Con información de The Scotsman y Código Espagueti
Publicidad