¿Qué es el Samhain y qué tiene que ver con el Halloween?

Las raíces del Halloween las encontramos en la cultura celta
(Imagen: Pixabay)

Mientras millones de personas celebran Halloween en la noche del 31 de octubre, pocos serán conscientes de sus antiguas raíces celtas en el festival Samhain.

¿Pero de qué trata esta festividad?

También te recomendamos: Día de Muertos: Breve historia de una celebración muy mexicana

Samhain

Samhain era la división del año entre la mitad más clara (verano) y la mitad más oscura (invierno). En Samhain, la división entre este mundo y el otro era mínima, lo que permitía que los espíritus pasaran a este plano.

La disminución perceptible y aparente de la fuerza del Sol en esa época del año fue una fuente de ansiedad para el ser humano primitivo y el encendido de los fuegos de invierno simbolizó el intento del hombre de ayudar al Sol en su viaje a través de los cielos. El fuego es la contraparte terrenal del sol y es un símbolo poderoso y apropiado para expresar la impotencia del hombre frente a la abrumadora sensación de decadencia de la naturaleza a medida que se acerca el invierno.

Para los celtas, esto significaba que el Sol había descendido al reino del inframundo. Por lo tanto, las fuerzas del inframundo estaban en ascenso, así como los antepasados ​​de las familias, que eran honrados e invitados a casa mientras se alejaba a los espíritus malignos. La gente usaba disfraces y máscaras para pasar por espíritus malvados y así evitar sus estragos.

Las hogueras y la comida jugaban un papel importante en las festividades. Los huesos del ganado sacrificado se arrojaban a una fogata comunal, apagando las chimeneas caseras. Se preparaba comida para vivos y muertos, así como alimentos para los antepasados ​​que no estaban en condiciones de comerla.

(Imagen: Pixabay)

Monstruos del Samhain

Algunos monstruos se asociaron con la mitología que rodea a esta celebración. Por ejemplo, una criatura que cambiaba de forma llamada Pukah. También estaban los Sluagh, que llegaban del oeste para entrar en las casas y robar almas.

Lady Gwyn era una mujer sin cabeza vestida de blanco que perseguía los vagabundos nocturnos que se cruzaban por su camino y que iba acompañada de un cerdo negro.

Los Dullahan a veces aparecían como criaturas traviesas, a veces hombres descabezados que llevaban sus cabezas en una de sus manos, montando caballos de ojos de fuego. Su aparición era un presagio de muerte para cualquiera que los encontrara.

Un grupo de cazadores conocido como Aes Side era una especie de hadas o de elfos, que también podría perseguir y secuestrar personas durante el Samhain.

¿Dónde se celebraba?

De acuerdo con la tradición celta, dos colinas en el valle de Boyne, Irlanda, se asociaron con Samhain: Tlachtga y Tara. Tlachtga fue la ubicación del Gran Festival del Fuego que comenzó la víspera de Samhain. Tara también se asoció con Samhain, sin embargo, era secundario a Tlachtga a este respecto.

El pasaje de entrada al Montículo de los Rehenes en la colina de Tara está alineado con el sol naciente alrededor de Samhain. El Montículo de los Rehenes tiene entre cuatro mil 500 y cinco mil años, lo que sugiere que Samhain se celebró mucho antes de que los primeros celtas llegaran a Irlanda hace unos dos mil 500 años.

Halloween

El cristianismo incorporó el honrar a los muertos en el calendario cristiano con el Día de Todos los Santos el 1 de noviembre, seguido del Día de Todas las Almas el 2 de noviembre.

Los irlandeses emigraron a Estados Unidos en gran número durante el siglo XIX, especialmente en la época de hambruna en Irlanda durante la década de 1840. Los irlandeses llevaron sus tradiciones de Halloween a Estados Unidos, donde hoy es una de las principales fiestas del año.

A través del tiempo, otras tradiciones se han mezclado con Halloween. Por ejemplo, está la tradición estadounidense de la época de la cosecha de tallar calabazas.

El uso de disfraces y máscaras para protegerse de los espíritus malvados también sobrevivió como costumbre de Halloween. Asimismo, el famoso trick or treat también se originó en Irlanda, ya que los pobres generalmente iban de puerta en puerta en las casas de los ricos y pedían cosas como comida, leña y dinero.

Como podemos ver, así como el Día de Muertos tiene una tradición milenaria, el Halloween tiene raíces igual de arcaicas. Aún cuando en la actualidad su significado diste de ser el que alguna vez tuvo.