¿Qué podría suceder si bonistas del NAIM deciden no vender?

El día de hoy un grupo de tenedores de bonos del NAIM se manifestó en contra de la oferta de recompra por mil 800 millones de dólares realizada desde el pasado lunes por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Este grupo de inversionistas aseguró tener la mitad de los bonos de una de las series emitidas en la bolsa de Nueva York por la pasada administración.

En un comunicado publicado en Business Wire, dijeron estar representados por el despacho jurídico global Hogan Lovells y señalaron que el despacho no fue consultado respecto a la medida tomada por la nueva administración. En ese sentido, dijeron estar en contra de la oferta para vender, sin embargo aseguraron que están dispuestos a sentarse a dialogar.

NAIM Bonos
Imagen: Especial

El grupo de bonistas dijo encontrarse preocupado por la liberación y eliminación de garantías y eventos de incumplimiento en el proyecto de Texcoco, además de la concesión del consentimiento de los tenedores a las liberaciones, así como el pacto y el cambio a pesar de que el gobierno no puede comprar los bonos en su totalidad.

Te explicamos si el NAIM va a continuar o no

En relación a las garantías a través del TUA, los inversionistas manifestaron su preocupación respecto a la reducción de dichas garantías, ya que podrían darse proyectos aeroportuarios alternativos en la Ciudad de Mexico, en el corto y el mediano plazo, por lo que la liquidez podría verse afectada. Finalmente, señalaron que el pago restringido en 2 de las 4 series de bonos emitidos genera incertidumbre si se toma en consideración que los bonistas que participan en la oferta pública consientan en la liberación de garantía, así como en las modificaciones a los convenios y a los supuestos de incumplimiento. (Vía: El Financiero)

Hay que recordar que esta estrategia de recompra busca reducir los daños económicos de la cancelación del NAIM, ya que al final es un incentivo para que los inversionistas salgan del proyecto sin pérdidas tan fuertes. Además de que evitan que estos tenedores de bonos vayan a los tribunales en Estados Unidos ante una cancelación; es por eso que las obras del NAIM continúan, porque caer en un default con los inversionistas puede ser muy costoso en el mediano plazo, ya que habría que liquidar los instrumentos en su totalidad.

Bonos NAIM
Imagen: Especial

¿Qué pasaría si los bonistas no quieren vender sus bonos al fideicomiso del GACM? Un escenario de este tipo metería en un serio problema al gobierno, ya que se abrirían nuevos y más altos panoramas de riesgo relacionados a la cancelación. Si declaran el default y cancelan el NAIM en un contexto en donde no haya un acuerdo con los inversionistas, el gobierno mexicano va a tener que enfrentar una serie de demandas en tribunales de Nueva York por incumplimiento.

Esto podría derivar en un contagio a la cotización de los bonos relacionados al gobierno mexicano, sobre todo los de Pemex, CFE y la deuda del gobierno federal, los cuales presentarían un incremento de su rendimiento a raíz del riesgo. Además, las principales calificadoras podrían bajar la calificación crediticia de nuestro país, lo que aumentaría los intereses de la deuda pública, quitándole liquidez al gobierno entrante.

¿Cómo reaccionaron las calificadoras a la recompra de bonos del NAIM?

Por otro lado, los inversionistas podrían revender esos bonos en los mercados secundarios a quienes estén dispuestos a esperar el proceso judicial y cobrar el precio y el rendimiento original del bono si la corte falla a su favor, que sería lo más seguro. Entonces el tema no está en el riesgo de ganar o perder el juicio, sino de esperar lo que dure el proceso, que pueden ser años.

En ese sentido, si no se llega a un acuerdo, los bonos del NAIM podrían volverse fondos buitre, es decir, bonos de deuda o capital de riesgo, de entidades que se encuentran cercanos a la quiebra, que son comprados a bajo precio en los mercados secundarios y que se conservan durante un proceso legal para luego ser cobrados en su valor total.

NYSE
Imagen: Especial

Uno de los casos más famosos de fondos buitre se dio en Argentina, cuando por la crisis económica de 2001 entró en incumplimiento de pagos por 132 mil millones de dólares, lo que derivó en un plan de reestructuración de pagos en donde se llegó a un acuerdo con el 93% de los tenedores de bonos de deuda argentina.

Sin embargo el 7% restante había adquirido esos bonos en los mercados secundarios a precios muy bajos, así que emprendieron acciones legales contra Argentina para exigir el pago de los bonos al 100% a lo cual el país se negó. No obstante, en 2012, un tribunal de Nueva York falló a favor de los tenedores de fondos buitre y el gobierno argentino tuvo que pagar 4.65 mil millones de dólares, más 9% de interés por compensación, afectando gravemente las finanzas públicas de ese país. (Vía: NY Times)

fondos buitre
Imagen: Especial

¿Inmoral? sí, pero ese es uno de los riesgos reales que corre el nuevo gobierno si no se llega a un acuerdo con los tenedores de bonos. Al final, es con dinero público de los mexicanos con lo que ahora se están recomprando bonos y con el que se tendría que liquidar a los inversionistas con fondos buitre si es que se da el caso que este asunto se lleve a los tribunales.

En resumen: la cancelación del NAIM se ha convertido en un montón de dinero tirado a la basura.

Por: Redacción PA.