¿Cómo reaccionaron las calificadoras a la recompra de bonos del NAIM?

La medida de recompra de bonos del aeropuerto en Nueva York anunciada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, logró en cierta medida disipar la incertidumbre en los mercados respecto a la cancelación del NAIM y ganar tiempo para amortiguar los costos económicos de dicha medida.

Recordemos que la medida consistió básicamente en que el gobierno, a través de la empresa paraestatal Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), lanzó en la Bolsa de Nueva York una oferta de mil 800 millones de dólares, para la recompra de bonos MEXCAT del NAIM, válida para los próximos 20 días, además de que se anunció que continuaría la obra para evitar un default y las series de demandas en tribunales de Nueva York que eso conllevaba.

Esta recompra paga los bonos por encima de su precio en el mercado, pero por debajo de su precio de compra inicial, esto para, por un lado, evitar que la depreciación de estos instrumentos continúe y terminen como bonos buitre en los mercados secundarios.

NAIM Bonos
Imagen: Especial

Por otro lado, la medida busca para reducir el impacto de la cancelación de la obra, permitiendo salir a inversionistas que que quieran deshacerse de esos activos en sus portafolios, reduciendo sus pérdidas, ya que por ejemplo, paga 90 centavos de dólar el bono que en un inicio costó un dólar pero que antes de la oferta costaba 80 centavos de dólar.

Te explicamos si el NAIM va a continuar o no

Con esta medida, el día de ayer los precios de los bonos a 10 y 30 años se apreciaron, pasando, en el caso de los primeros de 82.33 dólares el viernes 30 de noviembre a 88.18 el día de ayer y a 87.47 dólares el día de hoy. Por otro lado, los bonos a 30 años pasaron de un precio de 74.19 dólares el 30 de noviembre a 85.23 el día de ayer y a 84.03 dólares el día de hoy; como podemos ver, los bonos se depreciaron en los mercados respecto al precio que tenían el día de ayer cuando se anunció la medida.

Asimismo, estas medidas no lograron que las principales calificadoras cambiaran su evaluación respecto a estos bonos, los cuales seguirán con perspectiva negativa. Esto debido a que se encuentran a la expectativa de observar los resultados de esta recompra en los próximos 20 días, es decir, darán un posicionamiento hasta saber si esta medida tuvo o no éxito, en el sentido de que permitió la salida de inversionistas reduciendo así la deuda por la liquidación de los bonos en una eventual cancelación del NAIM.

“Si tiene éxito, la compra parcial de los bonos traerá un apalancamiento menor que podría fortalecer las métricas financieras de MEXCAT en relación con las métricas actuales con la deuda total de 6 mil millones de dólares”, señaló Moody’s en un comunicado.

Sin embargo, la calificadora señaló que estas medidas funcionarían a corto plazo, a mediano y a largo plazo limita una mejora de calificación en la medida en que el potencial de crecimiento previsto en el nuevo aeropuerto, así como los desafíos respecto del mejoramiento del funcionamiento del aeropuerto existente. Esto significa básicamente que la solución de AMLO respecto a Santa Lucía y la reconfiguración del Benito Juárez no resulta sostenible para esta calificadora, empezando porque no existe un proyecto ejecutivo de viabilidad.

Moody's
Imagen: Especial

Asímismo, S&P confirmó su calificación con perspectiva negativa respecto a los bonos del aeropuerto.

“Consideramos que estas acciones son parte integral de la estrategia del gobierno para discontinuar el proyecto. La colocación de la calificación en Revisión Especial (CreditWatch) con implicaciones negativas refleja una posibilidad de 50% de que bajemos la calificación en los siguientes 90 días si percibimos que la fortaleza crediticia de la transacción es más débil que antes.
Esto podría suceder si el fideicomiso no obtiene el consentimiento, lo que eventualmente podría detonar un evento de incumplimiento, que a su vez podría poner en riesgo el pago en tiempo y forma de las notas. El CreditWatch también refleja el potencial deterioro de los indicadores crediticios del fideicomiso ante un crecimiento del tráfico adicional mínimo, o dificultades para refinanciar las notas con esquema de pago único al vencimiento (bullet).
Si la oferta pública de adquisición tiene éxito, entonces los riesgos de aceleración desaparecerían, el apalancamiento disminuirá, lo que provocará una mejora en los indicadores crediticios, principalmente en el índice de cobertura de servicio de la deuda. Además, aún percibimos riesgos de cancelar el proyecto que podrían tener consecuencias imprevistas sobre la calidad crediticias del fideicomiso”
, señaló S&P en un comunicado.

Finalmente Fitch, anunció en un comunicado que también mantendría su perspectiva a negativa a pesar de que las medidas, al corto plazo podrían aliviar las presiones, sin embargo a mediano y a largo plazo sigue presente la incertidumbre respecto a posibles problemas crediticios. Además señaló estar preocupada por la falta de viabilidad en la estrategia de negocios a largo plazo en el sector del transporte aéreo en México.

S&P
Imagen: Especial

En ese sentido, veremos hasta principios del mes que viene si esta estrategia del gobierno tuvo o no resultados, todo depende de si los inversionistas están dispuestos o no a aceptar las condiciones del nuevo gobierno, si no es así el entorno será complicado ya que el asunto podría terminar en tribunales en Estados Unidos y en liquidaciones millonarias para quien tenga los bonos.

Por: Redacción PA.