¿Por qué es controvertida la decisión de convertir Santa Sofía en una mezquita?

El presidente de Turquía decretó convertir antigua basílica de la Santa Sofia en mezquita
(Imagen: Wikicommons)

Una joya arquitectónica y testigo de siglos y siglos de historia, Santa  Sophia, la catedral bizantina, ubicada en Estambul, la capital de Turquía que está en el cruce entre Europa y Asia, una vez más se enfrenta a su destino, ya que de ser un museo, pasó a convertirse en una mezquita. ¿Por qué es controvertida esta medida?

También te recomendamos: Grecia quiere construir ‘muro flotante’ para frenar la inmigración de Turquía

Santa Sofía: Más de mil año de historia

La construcción de la catedral actual comenzó en 532 cuando el emperador bizantino Justiniano encargó a los arquitectos Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles la misión de construir el edificio cristiano más grande del mundo. Nada se consideró demasiado exigente o exagerado para cumplir esta misión: cien columnas helenísticas del templo de Artemisa en Éfeso, mármol verde de Tesalia, mármol blanco de Mármara, mármol rosa de Sínada, mármol amarillo de África, mármol negro de los Pirineos, piedras negras de la región del Bósforo, es decir, se enviaron materiales de construcción de todo el mundo.

Los más de 10 mil trabajadores y 100 maestros constructores tardaron un poco menos de seis años en construir Santa Sofía. Después de su inauguración en 537, la iglesia se convirtió en la sede del patriarcado ortodoxo y acogió la coronación de los emperadores bizantinos.

(Imagen: Wikicommons)

Tiene una larga y distinguida historia. Parcialmente destruida por numerosos terremotos, fue reconstruida sistemáticamente. Pero también fue saqueado por los cruzados durante el saqueo de Constantinopla en 1204. La basílica se convirtió en una catedral católica romana hasta la partida de los ocupantes en 1261.

En 1453, Constantinopla cayó ante los otomanos. Si bien la mayoría de los sitios cristianos de la ciudad fueron saqueados, el Sultán Mehmed II ordenó que se preservara a Santa Sofía y luego se transformara en una mezquita. Esto marcó el comienzo de una nueva era para la basílica, a la que se agregó un minarete.

A lo largo de los siglos, se agregaron tres minaretes más a Santa Sofía y los mosaicos cristianos, que Mehmed II había dejado intactos, finalmente se cubrieron con yeso desde 1750 en adelante. Se llevaron a cabo numerosas restauraciones para mantener el edificio en pie, como entre 1847 y 1849, bajo el mando del sultán Abdulmecit, quien consolidó la cúpula y las bóvedas y revisó la decoración interior y exterior. Luego se eliminó parte de la gruesa capa de cal que cubría los mosaicos.

(Imagen: Wikicommons)

En 1934 el fundador de la moderna república turca, Mustafa Kemal Ataturk, decidió convertir la mezquita en un museo. Su restauración, entre 1930 y 1935, descubrió los mosaicos, considerados el epítome del arte bizantino.

¿Por qué la controversia?

La UNESCO nombró a Santa Sofía como patrimonio de la humanidad en 1985. Y la organización expresó su preocupación, ya que la decisión de Turquía se tomó sin atender su recomendaciones.

En un comunicado la UNESCO manifestó:

“La decisión anunciada hoy plantea la cuestión del impacto del cambio de condición sobre el valor universal del bien. Los Estados deben asegurarse de que ninguna modificación atente contra el valor universal excepcional de un bien inscrito en su territorio. Toda modificación en este sentido tiene que notificarse previamente a la UNESCO y dependiendo del caso, dicha modificación deberá de ser examinada por el Comité del Patrimonio Mundial.”

Y añadieron:

“Es lamentable que la decisión se haya tomado sin haber establecido ningún tipo de diálogo ni notificación previa. La UNESCO pide a las autoridades turcas que inicien este diálogo sin demora, a fin de evitar cualquier retroceso en el valor universal de este patrimonio excepcional, cuyo estado de conservación será examinado por el Comité del Patrimonio Mundial en su próxima reunión.”

Con información de UNESCO