Científicos advierten pandemia por contaminación del aire

Mata más personas que el tabaquismo
(Imagen: Pixabay)

La contaminación del aire acorta la vida de las personas en todo el mundo en una escala mucho mayor que el tabaquismo, el VIH  y enfermedades como la malaria, según un nuevo estudio. Es decir, es una pandemia.

También te recomendamos: La contaminación del aire puede provocar cáncer cerebral

Según los investigadores alemanes que realizaron el estudio, cada año se pueden evitar hasta cinco millones y medio de muertes relacionadas con la contaminación del aire. Los detalles de estos hallazgos se publican en la revista Cardiovascular Research.

Los investigadores utilizaron un nuevo método para modelar los efectos de diferentes fuentes de contaminación del aire en las tasas de mortalidad. A partir de esto, pudieron estimar que en 2015, la contaminación del aire causó 8.8 millones de muertes prematuras adicionales en todo el mundo. Esto representa un acortamiento promedio de la esperanza de vida de casi tres años entre todas las personas a nivel mundial.

En comparación, fumar acorta la esperanza de vida en un promedio de 2.2 años (7.2 millones de muertes), mientras que el VIH  la acorta en 0.7 años (un millón de muertes). (Vía: Cardiovascular Research)

Mientras tanto, las enfermedades transmitidas por parásitos, insectos, garrapatas y pulgas, como la malaria, acortan la esperanza de vida en 0.6 años (600 mil muertes), mientras que todas las formas de violencia, incluidas las guerras, la acortan en 0.3 años (530 mil muertes).

El estudio encontró que la contaminación del aire tiene un mayor impacto en las personas mayores. A nivel mundial, las tres cuartas partes de las muertes por contaminación del aire ocurren en personas mayores de 60 años.

Como parte del estudio, los investigadores analizaron el impacto de la contaminación del aire en seis categorías de enfermedades: infección del tracto respiratorio inferior, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cáncer de pulmón, enfermedad cardíaca, enfermedad cerebrovascular que conduce a un accidente cerebrovascular y otros enfermedades como presión arterial alta y diabetes.

(Imagen: Pixabay)

Descubrieron que las enfermedades cardiovasculares (enfermedades cardíacas y cerebrovasculares combinadas) son responsables de la mayor proporción de vidas acortadas por la contaminación del aire: 43% de la pérdida de esperanza de vida a nivel mundial.

“Es notable que tanto el número de muertes como la pérdida de la esperanza de vida por la contaminación del aire compitan con los efectos del tabaquismo y sean mucho mayores que otras causas de muerte. La contaminación del aire excede la malaria como una causa global de muerte prematura por un factor de 19. Excede la violencia en un factor de 16, el VIH en un factor de nueve, el alcohol en un factor de 45 y el abuso de drogas en un factor de 60 “, explicó uno de los investigadores principales, el profesor Jos Lelieveld de la Universidad Centro médico Mainz en Alemania.  (Vía: Mic)

Mientras tanto, según el investigador codirector del estudio, el profesor Thomas Münzel, también del Centro Médico Universitario de Mainz, los encargados de formular políticas y la comunidad médica “deberían prestar mucha más atención a esto”. (Vía: Mic)

“Dado que el impacto de la contaminación del aire en la salud pública en general es mucho mayor de lo esperado y es un fenómeno mundial, creemos que nuestros resultados muestran que existe una ‘pandemia de contaminación del aire’. Tanto la contaminación del aire como el tabaquismo se pueden prevenir, pero en las últimas décadas , se ha prestado mucha menos atención a la contaminación del aire que al fumar, especialmente entre los cardiólogos “, señaló. (Vía: Mic)

Señaló que esta investigación distingue entre la contaminación del aire evitada por el hombre y la contaminación de fuentes naturales, como las emisiones de incendios forestales, que no se pueden evitar.

“Mostramos que cerca de dos tercios de las muertes prematuras son atribuibles a la contaminación del aire causada por el hombre, principalmente por el uso de combustibles fósiles. Esto aumenta hasta el 80% en países de altos ingresos. Cinco millones y medio de muertes en todo el mundo al año son potencialmente evitables . Es importante que los responsables políticos y la comunidad médica se den cuenta de que la contaminación del aire es un factor de riesgo importante para la enfermedad cardíaca y de los vasos sanguíneos. Debe incluirse como un factor de riesgo, junto con el tabaquismo, la diabetes y la hipertensión y el colesterol, en las directrices de la Sociedad Europea de Cardiología y la Asociación Americana del Corazón sobre la prevención de síndromes cardíacos agudos y crónicos y la insuficiencia cardíaca.”

La contaminación del aire causa daños en los vasos sanguíneos como resultado del aumento del estrés oxidativo, lo que conduce a un aumento de la presión arterial, ataques cardíacos, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes.

Con información de Mic