Nicolás Maquiavelo: El Príncipe y su importancia en el pensamiento político

A Maquiavelo se le conoce como el padre de la filosofía política
(Imagen: Wikicommons)

Nicolás Maquiavelo nació en Florencia en 1469. Trabajó como diplomático en el gobierno de Piero Soderini. Sin embargo, en 1512, Soderini fue derrocado y la familia Medici tomó el control de Florencia. Un año después, Maquiavelo fue acusado de conspirar contra la familia Medici y fue arrestado y torturado. Aunque nunca fue declarado culpable de ningún delito, fue exiliado de la ciudad.

Fue durante su exilio que Maquiavelo escribió El Príncipe, un libro que lo hizo famoso y que hizo que lo consideraran como el padre de la filosofía política.

También te recomendamos: AMLO y la Biblia: cuando la política se entrelaza con la prédica

Maquiavelo escribió este libro para Lorenzo di Medici, esperando que pudiera ayudarlo a recuperar su antiguo puesto en el gobierno. No lo hizo, pero el libro hizo famoso a Maquiavelo por su estilo y contenido.

El Príncipe fue escrito en un momento de inestabilidad política: Italia estaba experimentando una división interna y esto resultó en amenazas de sus vecinos. Por lo tanto, Maquiavelo vio la necesidad de asesorar a los gobernantes en el arte del liderazgo exitoso. El texto fue prohibido por la Santa Iglesia, ya que despreciaba los valores religiosos y promovía las ideas anticristianas, porque su enfoque es la separación de la ética de la política.

(Imagen: Wikicommons)

El Príncipe es un manual para aquellos que desean ganar y mantener el poder. El Renacimiento estaba inundado de guías prácticas, pero la de  Maquiavelo era diferente. Para estar su seguridad en el poder, aconseja a un príncipe sobre cómo actuar hacia sus enemigos, usando la fuerza y ​​el fraude en la guerra. Pero su verdadera novedad reside en cómo debemos pensar en nuestros amigos. Es en el corazón del libro, en el capítulo dedicado a este tema, en el que Maquiavelo proclama su originalidad.

Maquiavelo busca explicar la verdad de cómo funcionan realmente las cosas, o lo que él llama la “verdad efectiva”. Busca hacer entender que los aliados en política, ya sea en casa o en el extranjero, no son amigos. Quien imagina que los aliados son amigos, advierte Maquiavelo, asegura su ruina en lugar de su preservación.

Maquiavelo enseña que en un mundo donde tantos no son buenos, debes aprender a ser capaz de no ser bueno. Las virtudes que se enseñan en nuestras escuelas seculares y religiosas son incompatibles con las virtudes que uno debe practicar para salvaguardar esas mismas instituciones. El poder del león y la astucia del zorro: estas son las cualidades que un líder debe aprovechar para preservar la república.

Para ser un líder exitoso, uno debe ser capaz de ver cómo son las cosas y emplear el uso de la astucia para manipular la realidad favorablemente hacia uno mismo. Maquiavelo destaca la importancia de un líder para usar el engaño, señalando que Cesare Borgia, el hijo  del uno de los hombres más poderosos de su tiempo, el Papa Alejandro VI, fue exitoso porque “era muy bueno para disfrazar sus intenciones”, así como el cultivo de la opinión pública como una herramienta para un liderazgo exitoso hace que su enfoque sea notable en su legado en la política contemporánea

(Imagen: Wikicommons)

Maquiavelo ofreció un nuevo enfoque pionero al pensamiento político, afirmando que no se puede culpar a los líderes por aceptar y vivir de acuerdo con las reglas que les dicta su mundo.

El Príncipe es importante para la historia del pensamiento político porque aboga por un enfoque determinado para resolver problemas. Como creía que el liderazgo no podía cambiar el mundo, propuso un sistema de gobernanza basado en aprovechar al máximo lo que estaba disponible. Maquiavelo se centró en la toma de decisiones de la vida real que ayudó a los líderes a capitalizar las oportunidades que se les presentaban, y aunque resultó en un enfoque inmoral de la política, la manifestación práctica de una ideología a menudo resulta en realidades duras e incómodas.

Por lo tanto, aunque El Príncipe es visto como inescrupuloso o inmoral, proporciona un modelo concreto para los líderes cuando se trata de la realidad que todavía es relevante en el campo contemporáneo de las relaciones internacionales y nacionales. Si la enseñanza de Maquiavelo sobre amigos y aliados en la política es profundamente desconcertante, es porque va hasta lo profundo de nuestras convicciones religiosas y convenciones morales. Esto explica por qué permanece tan vilipendiado, pero también tan venerado, hoy como lo fue en su propio tiempo.

 

Publicidad