Entre el mito y la historia: María Estuardo, la rival de Elizabeth I

¿Quién fue esta católica rodeada de protestantes, Reina de Escocia y con derecho a reclamar el trono inglés de Elizabeth I?
(Imagen: Wikicommons)

María Estuardo nació un 8 de diciembre de 1542. Esta Reina de Escocia es una controvertida monarca que se convirtió en la reina consorte de Francia y reclamó la corona inglesa. Dentro de su historia hay muchos mitos. ¿Quién fue en verdad María Estuardo? 

También te recomendamos: El Día del Músico fue inspirado en una mujer: Santa Cecilia

Reina a los 6 días de nacida

María era la hija del rey Jaboco V de Escocia y su segunda esposa, María de Guisa. El bisabuelo de María fue Enrique VII, convirtiendo a Enrique VIII en su tío abuelo. Elizabeth I, por lo tanto, era la prima de María.

Cómo decíamos, nació el 8 de diciembre de 1542 en el palacio de Linlithgow, West Lothian, Escocia. El padre de María Estuardo murió cuando ella tenía apenas seis días de vida, convirtiéndola en la reina de Escocia.

Dado que tan sólo era una bebé, su tío abuelo Enrique VIII hizo un intento para controlar la corona de Escocia desde Inglaterra. Su madre, sin embargo, terminó actuando como regente en nombre de su hija.

(Imagen: Wikicommons)

María fue comprometida con el hijo de Enrique VIII, el Príncipe Eduardo de Inglaterra, quien finalmente se convirtió en el Rey Eduardo VI. Sin embargo, los católicos escoceses se opusieron a este plan, ya que Inglaterra se había separado de la Iglesia católica. Cuando el compromiso fue anulado, Inglaterra atacó a Escocia en redadas que se conocieron como “The Rough Wooing” o “El Cortejo Brutal”. Un adelanto de lo que le esperaría en el futuro.

A la edad de 5 años, María fue enviada a Francia, donde creció en la lujosa corte francesa. La madre de María era francesa, y los escoceses tenían una larga alianza con Francia, por lo que fue prometida al heredero, Francisco.

De vuelta en Escocia y rivalidad con Elizabeth I

Se casó con el Francisco en abril de 1558. A sus 16 años, María ascendió al trono francés el siguiente julio, afirmando oficialmente su influencia más allá de Escocia.

Cuando María se puso dos coronas, la nueva reina inglesa, su prima Elizabeth Tudor, trataba de consolidarse como reina en Inglaterra. A diferencia de su homólogo escocés, cuya posición como el única hija legítima de Jacobo V consolidó su estatus real, Elizabeth siguió un camino complejo hacia el trono. Considerada como bastarda tras la ejecución en 1536 de su madre, AnaBolena pasó su infancia a merced de los caprichos cambiantes de su padre, Enrique VIII. Tras su muerte en 1547, fue nombrada tercera en la línea de sucesión, elegible para gobernar en el improbable caso de que sus hermanos, Eduardo VI y María I, murieran sin herederos… Que es precisamente lo que sucedió.

(Imagen: Wikicommons)

Desde el comienzo de su reinado, Elizabeth era muy consciente de su tenue control sobre la corona. Como protestante, se enfrentó a las amenazas de la facción católica de Inglaterra, que favorecía un reclamo rival al trono, el de María, la reina católica de Escocia, sobre el suyo. A los ojos de la Iglesia Católica, Elizabeth era el producto ilegítimo de un matrimonio ilegal, mientras que María, la nieta paterna de la hermana mayor de Enrique VIII, Margaret, era la legítima heredera inglesa.

Intrigas en la corte

Tras la muerte de Francisco, María regresó en 1560 a Escocia para gobernar. Fue muy bien recibida por la corte y la gente en su país natal, pero, una serie de intrigas terminó por ser el principio del fin de María. El asesinato de su secretario por su segundo esposo, Henry, Lord Darnley , y su propia muerte misteriosa (supuestamente por su tercer esposo, James Hepburn, conde de Bothwell) fue el principio del fin para Mary.

El matrimonio de María con Bothwell rápidamente se volvió impopular con la nobleza escocesa. Se sorprendieron de que pudiera casarse con un hombre acusado de matar a su esposo anterior y finalmente alzar un ejército contra ella. Las fuerzas de María y Bothwell se encontraron con las de veintiséis señores escoceses, pero no se libró una batalla ya que muchas de las fuerzas de María desertaron. Se permitió a Bothwell irse, pero María fue encarcelada en el castillo de Loch Leven. La prisión ciertamente no era agradable para María, y abortó a sus gemelos. También se vio obligada a abdicar del trono y ceder el dominio del país a su joven hijo, el rey Jacobo VI.

Disputa  por la corona de Inglaterra

María finalmente escapó de Loch Leven con la ayuda de George Douglas, el hermano del dueño del castillo, Sir William Douglas. Reunió un ejército e intentó recuperar su trono, pero fue derrotada y huyó a Inglaterra con la esperanza de encontrar refugio con su prima, la reina Elizabeth I. Sin embargo, Elizabeth no estaba de humor para darle a María algo parecido a amabilidad ni apoyo. Elizabeth se había opuesto al matrimonio de su prima con Darnley. Más allá de eso, los sentimientos reales de Elizabeth sobre María eran desconocidos, pero a la llegada de María a Inglaterra, Elizabeth la mantuvo bajo vigilancia y la trasladó a varios castillos en el país durante los próximos diecinueve años. Elizabeth realizó una investigación sobre los cargos contra la reina de Escocia, pero finalmente llegó a una conclusión política que dejó al gobierno protestante a cargo y María confinada.

(Imagen: Wikicommons)

Fue durante este tiempo que las continuas preocupaciones sobre el deseo de María por acceder el trono inglés comenzaron a filtrarse. El asesinato del conde de Moray, que había sido regente del rey Jacobo, y las rebeliones en el norte de Inglaterra dirigidas por condes católicos, hicieron que Elizabeth creyera que María podría ser una amenaza. Esto no fue ayudado por el descubrimiento de tropas españolas dirigidas por el duque de Norfolk, que buscaban colocar a María en el trono inglés. Norfolk fue ejecutado por su parte, y el Parlamento presentó un proyecto de ley que prohibió a María convertirse en reina.

Sin embargo, las conspiraciones no se detuvieron, y cada uno de ellos fue creado por católicos para devolver la fe al poder colocando a la María católica en el trono. El Parlamento aprobó la Ley de Asociación, que estipula que cualquiera que se haya beneficiado de un complot contra la Reina en nombre de esa persona también podría ser ejecutado. Francis Walsingham, al comienzo de su descubrimiento de la trama de Babbington, se dio cuenta de que si podía vincular a María con la trama, podría ser ejecutada. Walsingham estableció un escenario para atraparla a través de la correspondencia con los conspiradores y María expresó en cartas codificadas su apoyo al asesinato de su prima con la esperanza de obtener su libertad y su dominio católico en Inglaterra.

Cuando María le dio permiso para comenzar el complot contra Elizabeth, Walsingham comenzó a arrestar a los conspiradores, antes de ser detenida en octubre de 1586. María intentó protestar ya que no había podido ver la evidencia en su contra ni era una un sujeto inglés que podía ser juzgado por traición, pero por supuesto, sus argumentos cayeron en los oídos sordos de su prima.

(Imagen: Wikicommons)

María fue condenada el 25 de octubre del mismo año y luego Elizabeth firmó la sentencia de muerte el 1 de febrero de 1587. Mary fue decapitada el 8 de febrero, pero ni siquiera pudo encontrar dignidad en su muerte, ya que recibió múltiples golpes para quitarle la cabeza por completo.

Legado

Siglos después de su muerte, María sigue siendo objeto de fascinación cultural. Su historia, que raya en el mito, es sigue atrayendo a la curiosidad, a pesar de que han pasado 5 siglos desde su muerte.

María, reina de los escoceses, se alzó sobre sus contemporáneos en más de un sentido. Fue a una monarca femenina en una era dominada por hombres, y si bien es más conocida porque le cortaron la cabeza, al final resultó triunfante de una manera indirecta: después de que Elizabeth murió sin hijos en 1603, fue el hijo de Mary, Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra, quien ascendió al trono como el primero en gobernar un reino británico unido.