¿La discusión en redes sociales del aborto en Argentina es un avance de lo que podría pasar en México?

La discusión del aborto en redes sociales en nuestro país y en Argentina, donde se discutió su legalización, no es bonita. Especialmente si eres mujer. Amenazas, acoso y, cuando menos, mentadas de madre por trolls que crean decenas de cuentas para hacer justamente eso: acosar. Pero no sólo acosan, también normalizan el lenguaje de odio y las posturas más extremas.

¿Cómo se penaliza el aborto en México?

¿Cómo cambian las discusiones públicas?

Contrario a lo que solemos pensar, ninguna postura política es de blancos o negros: todos pensamos y actuamos en una amplia escala de grises que puede llegar a sorprendernos a nosotros mismos. Las discusiones de políticas públicas pasan por lo mismo: múltiples posturas tienen que encontrar ‘la forma’ de presentarse como viables, aún en temas que, en primera instancia, parecieran imposibles.

Temas como la despenalización del aborto o la regulación del matrimonio igualitario, las teorías de la conspiración o los giros en la discusión política nacional; todos son presentados en la arena pública, siempre, con argumentos explosivos: activistas, simpatizantes y defensores de esas causas se posicionan desde un extremo de la discusión y luego, lentamente, el debate público se homogeniza: se legisla y, en algunos casos, se acepta una versión ‘ligera’ de lo propuesto en primer lugar. (Vía: Politico)

Este fenómeno ha sido llamado, en la teoría política, el desplazamiento de ‘la ventana de Overton’. Esta teoría imagina todas las posturas como un paisaje amplio y al debate público como una ventana que muestra sólo una parte.

Lo que está dentro de la ventana es lo que en el discurso público se considera socialmente aceptado. En el caso del aborto, por ejemplo, sería su despenalización en casos de violación o si la vida de la madre está en peligro. Lo que muestre la ventana depende, entonces, de la misma discusión de la sociedad, tanto en medios como en redes sociales.

Lejos de la vista, las posturas más radicales requieren ruido (mucho, pero mucho ruido) para que la mirada y la ventana se muevan hacia su dirección: la intención nunca es hacer norma lo extremo, sino convertir lo ‘diferente’ en normal. (Vía: Vox)

La ventana, las redes y el aborto

Hay personas que realmente creen que una mujer que aborta, por cualquier razón merece cárcel o, incluso, morir; de la misma forma que para muchos, quienes exigen aborto seguro, legal y gratuito son radicales. En medio, dentro de la ventana de Overton, están las posturas mucho más al centro: aborto por violación sí; educación sexual para evitarlo. (Vía: El Tiempo)

Si bien lo que vimos en Argentina es un buen ejemplo de lo que podría pasar con una discusión a nivel nacional en nuestro país (con todo y los argumentos ridículos de parte de los senadores), la discusión que existió en redes también es un ejemplo a revisar.

Como reportaron varios medios argentinos, los ‘debates’ registraron poca actividad de cuentas automatizadas: a diferencia de las campañas electorales, el aborto es un tema que se discute entre personas y no entre bots.

Sin embargo, eso no significa que no haya habido cuentas manejadas por humanos o cuentas espejo o cuentas creadas con la sola intención de acosar a contrincantes.

Quiénes son y cómo trabajan los bots en estas elecciones

A propósito o no, lo que esas cuentas agresivas logran, además de visibilizar el lenguaje de odio que muchas veces ejercen, es ‘ampliar’ la ventana de Overton hacia su lado: comparados con estos trolls, muchos argumentos de los ‘provida’ son hasta aceptables; ante alguien que amenaza con violar a las mujeres que apoyan el aborto, quien pide cárcel para quienes abortan es un estadista.

Ojo: la ventana de Overton no se mueve de la noche a la mañana. Así como la victoria de Donald Trump no se logró sólo por Trump; del mismo modo, la discusión sobre el aborto provoque respuestas tan violentas en redes sociales es un reflejo de todo lo que, por debajo de la superficie, existe en las sociedades latinoamericanas.

Comentarios de trolls en Twitter contra el aborto
Comentarios de trolls en Twitter contra el aborto (imagen: especial)

No podemos normalizar el odio en redes, más cuando la discusión no es, en realidad, una discusión sino una galería de odio y ataques.

Puede que ninguno de los troles tengan consciencia de lo que hacen; puede que sí y que haya un plan complejo y de varios pasos detrás (como, de hecho, fue en buena medida la estrategia en redes de la campaña de Donald Trump). Lo cierto es que la discusión sobre la despenalización del aborto ya es una realidad en buena parte de América Latina.

Por: Redacción PA.