La Catrina: ¿Por qué es tan importante dentro de la cultura mexicana?

Este personaje icónico tiene una historia de arraigo en nuestra cultura
(Imagen: Wikicommons)

Una imagen que se nos viene inmediatamente a la cabeza al pensar en el Día de Muertos es La Catrina. ¿Cuáles el origen de este personaje tan icónico y por qué es tan importante para los mexicanos?

También te recomendamos: Día de Muertos: Breve historia de una celebración muy mexicana

La Catrina es esa calaca bien vestida que aparece por todos lados, ya que es una parte muy importante de la tradición de Día de Muertos. No obstante la importancia de su figura trasciende esta festividad.

Breve historia de La Catrina

La Catrina fue una obra creada, como bien sabrán, por José Guadalupe Posada, un ilustrador mexicano muy famoso de principios del siglo XX.

Posada la creó para ilustrar una nota de periódico que hablaba sobre el ‘Remate de calaveras alegres’. En dicho artículo, Posada dibujó una calaca con sombrero estilo francés y las llamó ‘Calaveras Garbanceras’.

Lo anterior se debió a que en esos años, los vendedores de garbanzo se jactaban de tener un estilo de vida mejor, casi casi europeo, en comparación con los demás vendedores o ciudadanos. De paso, también negaban sus raíces indígenas.

(Imagen: Wikicommons)

Esta ‘Calavera Garbancera’ terminó por tomar su actual nombre cuando en 1947, Diego Rivera la pintó en su reconocido mural ‘Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central’. La calavera, ahora con el nombre de ‘La Catrina’ aparece tomando la mano de un Diego Rivera niño y su creador, José Guadalupe Posada.

El nombre de ‘Catrina’ es un derivado de ‘Catrín’, que se ha usado para refiere a un hombre de clase acomodada, adinerado y  que suele vestir ropas finas.

(Imagen: Wikicommons)

La Catrina en la cultura mexicana

Como podemos darnos cuenta, La Catrina se creo como una crítica a la sociedad de su tiempo. Sin embargo, se ha convertido en uno de los personajes más queridos de nuestra tradición de Día de Muertos.

Si bien es cierto que su imagen se ha vuelto en un producto comercial que dista mucho de la idea para la que fue concebida, La Catrina apela a nuestro sentimentalismo, a nuestras añoranzas en lo que respecta a los seres queridos que ya no se encuentran con nosotros.

Es la imagen que romantiza la muerte en nuestro país y que, de alguna manera, nos remite a los rituales que celebran la vida después de la muerte. A una celebración en la que todo es una fiesta de colores, amor y familia.

A pesar de que en los últimos años nuestra Catrina y la tradición de Día de Muertos se ha convertido más en algo mediático y consumible, las raíces de su creación resguardan una época, una crítica social que bien podría ser aplicable en nuestros días. Porque aún existen aquellos que niegan sus orígenes por buscar pertenecer a otro tipo de estatus social que no tiene que ver con lo verdaderamente mexicano.

Es por lo anterior que La Catrina debería ser considerada tanto un ícono del Día de Muertos como un elemento de crítica social. Tal vez por eso ha sido tan asociada al Día de Muertos, aunque su importancia trascienda la fecha.

Después de todo, como dijera el propio José Guadalupe Posada sobre la muerte:

“La muerte es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”.