From Russia with AMLOve: el agarrón entre Krauze y Merino

Como bien han podido seguir en Plumas Atómicas, uno de los grandes temas de estas semanas ha sido la presunta vinculación entre Andrés Manuel López Obrador con Rusia. ¿Hay preocupaciones sensatas en estas acusaciones o se trata de meros temores apocalípticos?

En ese tenor, el politólogo José Merino tuvo una discusión con León Krauze en Twitter que resume muy bien el carácter de esta controversia.

Krauze había publicado una columna en el Washington Post donde repetía, aunque de forma más ordenada y lógica, los mismo temores de muchos: AMLO podría ser apoyado por Rusia, dado que John Ackerman, personaje cercano a él, escribe para Russia Today, un medio del gobierno ruso.

Para Krauze la vinculación es simple: Ackerman escribe en RT; y su esposa, Sandoval, estaría en un eventual gabinete de Obrador. RT, al parecer, es un ‘brazo propagandístico’ de Putin; ergo, Putin estaría vinculado con AMLO.

Merino se encuentra del otro lado del ring: para el politólogo el empleo no implica una adscripción política; de lo contrario, Krauze sería un vocero de sus empleadores, como El Universal o el mismo Washington Post. El conductor de Univisión, por el contrario, afirma que hay una diferencia entre un periódico como el Post y la propaganda de RT.

La discusión entre Merino y Krauze se puede dividir en dos puntos específicos: el primero, si RT en efecto es o no un brazo de propaganda de la Rusia de Putin. El segundo, muy posterior, si hay alguna prueba de la vinculación de Putin con AMLO.

Por un lado, no pocos medios occidentales han afirmado que RT no es una cadena noticiosa como la BBC, sino un medio de propaganda rusa. Ahí está, por ejemplo, el artículo que publicara el año pasado el New York Times, donde se pinta a Russia Today como un elemento clave de la campaña de Rusia para ‘socavar las democracias occidentales’.

Supongamos que todo esto es cierto. ¿Es suficiente para incriminar a Obrador? Nosotros creemos que no. Lo cual nos lleva al segundo punto de su discusión: para Krauze es la presencia de Ackerman en RT lo que vincula al medio ruso con AMLO.

¿De verdad eso es prueba suficiente? ¿Al menos sirve para hacer conjeturas a la altura de la paranoia de los enemigos de AMLO?

El grave problema con este alegato es la vinculación que propone es muy débil, casi azarosa. Con Trump y las elecciones norteamericanas, las acusaciones hacia Rusia implicaban hackeos, la producción industrial de noticias falsas y reuniones entre el equipo de Trump directamente con Rusia.

Cada uno de estos tres elementos (hackers, campañas y reuniones) causa alarma por separado; juntos casi confirman una jugada rusa para desestabilizar las elecciones de los Estados Unidos.

¿Hay algo semejante en el caso de Obrador? No, ni de cerca. Con Obrador hay un columnista con una columna que no busca ocultar sus simpatías. No hay noticias falsas (cof, cof, La Neta Noticias) no hay hackeos (ya saben, como cuando el gobierno mexicano espía periodistas), no hay reuniones.

Para colmo, nadie ha logrado responder qué clase de interés podría tener Rusia en México. Negocios ya hacemos. ¿Entonces Rusia busca desestabilizar la región poniendo a AMLO en la presidencia? ¡El hemisferio ya está desestabilizado desde que gobierna Trump!

¿Entonces busca desestabilizar México, el país donde Calderón y Peña Nieto sumaron 234 mil muertos producto de la guerra durante sus mandatos? ¿Qué tanto más se puede empeorar ese número?

Visto así, ayudar a López Orador implicaría mover muchos recursos (recursos de verdad, no opinadores) para un fin que no queda claro o que no es necesario. No hay hechos en la presunta vinculación entre Rusia y AMLO.

El juego de tronos geopolítico existe, por supuesto; el mundo siempre está en disputa, también es cierto. Nuestras elecciones de momento no tienen un papel relevante en al contienda. Desde el momento en que los mercados anunciaron una mejora del peso para el 2019, admitieron que no les importan nuestras elecciones: nuestros posibles gobernantes no cambiarán el curso de la economía.

Hasta no saber de una reunión del equipo de Obrador con la embajada rusa, vemos harto difícil que una acusación así se sostenga. Mientras tanto, todo es ficción y opiniones: From Russia with AMLOve.