Japón a contracorriente: país abierto a llegada de migrantes

Desde el exterior, Japón se percibe como un país un poco hermético a pesar de su nivel de desarrollo y su apertura hacia occidente, de hecho, son más famosos por su presencia en el mundo, a través de sus empresas, su gastronomía o sus turistas que por ser un país receptor de inmigrantes. Sin embargo, en Japón sí hay inmigrantes y el grueso de los japoneses no tienen problemas con ello, así lo muestra una investigación del Pew Research Center.

En términos demográficos, Japón es un país que se está haciendo viejo, por tanto, su economía está en riesgo de desacelerarse por la escasez de mano de obra. Actualmente ese país asiático tiene una población de 126 millones 785 mil 797 personas y su tendencia es a la baja, es decir, se encuentra en el punto de descenso de la curva demográfica, de hecho, algunos cálculos estiman que para 2065 la población se haya reducido en un 30% y que, además, el 38% de la población tendrá 65 años o más. (Vía: Banco Mundial)

población Japón
Imagen: Banco Mundial

Antes que nada habría que distinguir dos conceptos fundamentales sobre la migración, por una parte la inmigración, que refiere a las personas que migran hacia tu país del exterior y, por otra parte, la emigración, que alude a la población que sale de tu país hacia otros.

En el caso de Japón y de muchos países desarrollados que están experimentando la curva demográfica, la inmigración podría ser una solución para que sus economías puedan seguir creciendo a los niveles que tiene hoy en día; esto, por supuesto, no es exclusivo de países desarrollados, ya que la migración puede ser un componente importante para impulsar significativamente a economías emergentes como la de México, por ejemplo.

En el caso de Japón, los niveles de inmigración son relativamente bajos comparados con otros países desarrollados. Según datos del Migration Data Portal, Japón tiene 2.3 millones de inmigrantes, lo cual representa poco menos del 2% de su población total. En contraste, ese país tiene un total de 1.3 millones de personas que emigraron a otros países, esto según datos de la Oficina de Estadísticas del Ministerio de Asuntos Internos de Japón; de tal manera, el saldo migratorio es positivo habiendo más inmigrantes que emigrantes.

¿Cómo perciben los japoneses la inmigración?

Los datos arrojados por el Pew Research Institute muestran que la percepción no es nada nada mala y que, de hecho, la emigración es peor vista que la inmigración, ya que 6 de cada 10 personas encuestadas vieron como un problema que un japonés tuviera que salir de su país por un trabajo.

Estas cifras muestran un cambio de tendencia sumamente significativo en los últimos 15 años, ya que en 2002, el 57% de los encuestados respondió que no era un problema la emigración, para 2018 ese porcentaje se redujo a 39%.

Japón inmigración
Imagen: Especial

Esto contrasta con la percepción sobre la inmigración, en este caso, el 23% de los japoneses encuestados señalaron que debería haber más inmigrantes, el 58% respondió que la inmigración debería mantenerse igual y apenas el 13% señaló que deberían de reducirse la inmigración al país. En conjunto, podemos deducir que la mayoría de los japoneses están abiertos a la llegada de inmigrantes a su país.

Asimismo, los datos muestran que la apertura o renuencia a la inmigración está relativamente relacionada al nivel de ingreso, en el sentido de que, a mayor nivel de ingreso mayor es la apertura, mientras que a menor ingreso mayor es la negativa a la inmigración. Sin embargo, estos datos son relativos, ya que en promedio, la mayoría de los encuestados por nivel de ingreso están de acuerdo en el número de inmigrantes que debería permitir Japón.

Japón inmigración
Imagen: Pew Research Center

Respecto a cuestiones culturales, la investigación reveló que el 75% de los encuestados percibe que los inmigrantes adoptan las costumbres japonesas. De la misma forma, la mayoría (59%) señaló que los inmigrantes aportan al desarrollo económico del país, ya que aportan con su trabajo y su talento.

En relación a temas de seguridad, el 60% respondió que los inmigrantes no aumentan el riesgo de que suceda un ataque terrorista en el país, a diferencia de lo que percibe un sector de la población estadounidense, por ejemplo. Finalmente, el 52% de los encuestados opina que los grupos de inmigrantes no son más propensos a cometer delitos en comparación con la comunidad nativa.

A diferencia de las posiciones nacionalistas que se están presentando en muchos países, incluyendo México ante la llegada de la caravana migrante, Japón está dispuesto a seguir abriéndose al mundo y a seguir desarrollando su economía.

Por: Redacción PA.