Cómo una pequeña guerra nuclear transformaría todo el mundo

Una guerra nuclear regional sería un riesgo para la seguridad alimentaria global
(Imagen: Pixabay)

Incluso una guerra nuclear limitada podría tener efectos peligrosos mucho más allá de la región que afectada de semejante manera. Sí, todo el mundo ser vería afectado por consecuencias que afectarían la seguridad alimentaria global.

También te recomendamos: Trump y Kim Jung-Un se miden los botones nucleares: cuando una guerra nuclear es lo mismo que el ‘quién la tiene más grande’

Una guerra nuclear regional, como la que podría darse entre Pakistán y la India, podría resultar en un enfriamiento global que reduciría sustancialmente la producción agrícola en las principales regiones de graneros del mundo, desde los Estados Unidos hasta Europa, Rusia y China. El efecto particular sobre la seguridad alimentaria en todo el mundo, incluidas las respuestas comerciales, ha sido revelado por primera vez por un equipo internacional de científicos en un estudio basado en simulaciones informáticas avanzadas.

La reducción repentina de la temperatura conduciría a un choque en el sistema alimentario sin precedentes en la historia documentada. Sin embargo, no afectaría al cambio climático a largo plazo del uso de combustibles fósiles. Después de aproximadamente una década de enfriamiento, el calentamiento global volvería a aumentar.

(Imagen: Pixabay)

“Ahora sabemos que el conflicto nuclear no solo sería una terrible tragedia en la región donde ocurre, sino que también es un riesgo subestimado para la seguridad alimentaria global”, dice Jonas Jaegermeyr en el Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, el Instituto Goddard de la NASA para Estudios Espaciales, y la Universidad de Chicago, autor principal del estudio ahora publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS por su siglas en inglés). (Vía: Nature)

“Encontramos graves pérdidas en la producción agrícola, pero lo más importante es que también evaluamos las repercusiones comerciales que afectan la disponibilidad local de alimentos. Resulta que las principales regiones productoras de pan reducirían las exportaciones, dejando a los países de todo el mundo sin suministros. Una crisis regional se volvería global, porque todos dependemos de el mismo sistema climático,” añadió. (Vía: Nature)

Como ejemplo para un conflicto regional, los científicos estudiaron las implicaciones de una guerra nuclear limitada entre India y Pakistán utilizando menos del 1 por ciento del arsenal nuclear mundial. Los incendios encendidos por las bombas enviarían grandes cantidades de hollín a la atmósfera, donde los vientos lo distribuirían rápidamente por todo el mundo. Estas partículas bloquearían parcialmente la luz solar para que no llegue a la superficie de la Tierra, causando un enfriamiento repentino y cambiando los patrones climáticos.

En el primer año después de la guerra, las reservas nacionales y el comercio mundial podrían amortiguar en gran medida la pérdida de producción de alimentos, según muestran los investigadores. Para el cuarto año, las existencias de granos prácticamente se agotarían y los sistemas de comercio internacional se detendrían. Por lo tanto, las continuas pérdidas de producción se propagan desde las regiones del granero del hemisferio norte a las poblaciones a menudo más pobres del sur de la Tierra. La disponibilidad de maíz y trigo se reduciría en al menos un 20 por ciento en más de 70 países con aproximadamente mil 300 millones de personas. “Esta es una respuesta sorprendentemente aguda en vista de los escenarios de conflicto mucho más grandes imaginables cuando se trata de una guerra nuclear”, dice Jaegermeyr. (Vía: Nature)

“Tan horribles como serían los efectos directos de las armas nucleares, más personas podrían morir fuera de las áreas objetivo debido a la hambruna, simplemente debido a los efectos climáticos indirectos”, dice el coautor Alan Robock de la Universidad de Rutgers. “La proliferación nuclear continúa, y hay una carrera armamentista nuclear de facto en el sur de Asia. Por lo tanto, investigar los impactos globales de una guerra nuclear no es, en absoluto, un problema de la Guerra Fría”. (Vía: Nature)

Con información de Nature