Lupe Hernández: la latina que inventó el gel antibacterial

A ella le debemos una poderosa herramienta para prevenir enfermedades
(Imagen: Pixabay)

El mundo ha estado usando desinfectantes de manos durante 50 años, pero su demanda aumentó a raíz de la pandemia de coronavirus que causa Covid-19. Lo que tal vez la gran mayoría no sabía es que debemos su existencia a una mujer de origen latino, Lupe Hernández, que lo inventó hace más de 50 años.

También te recomendamos: Coronavirus: Ni Italia, ni España. San Marino es el país más afectado por el Covid-19

Actualmente, el gel antibacterial -como el jabón- es una de las herramientas más útiles para combatir, tanto la enfermedad como el miedo. Y su creadora no fue otra que Lupe Hernández, una latina que tuvo la idea en la década de los 60s.

De acuerdo con un artículo de The Guardian, publicado el 13 de marzo de 2012, Lupe Hernández, una estudiante de enfermería de Bakersfield, California, descubrió que el alcohol podía administrarse en un gel, descubriendo así el desinfectante para manos. En 1966, estaba preocupada por la disponibilidad de agua y jabón para que los profesionales médicos lo usarán antes de entrar en contacto con los pacientes.

Lupe Hernández (Imagen: Twitter / Renee Goust)

Hernández, se dio cuenta que el alcohol se puede administrar a través de un gel para que la limpieza pueda realizarse sin agua ni jabón. El alcohol en desinfectantes para manos mata los gérmenes y bacterias que se encuentran en las manos.

Lupe rápidamente cayó en cuenta que la idea también podría convertirse en un éxito comercial. Hernández llamó a una línea directa de invención que encontró en la televisión para patentar la idea. Originalmente sólo se usaba en entornos hospitalarios, hasta que fue comercializado por diversas compañías en 1988.

Otra referencia para corroborar esta historia la encontramos aquí.

Así, el gel antibacterial o desinfectante de manos es tan importante que está en todas partes. No solo se encuentra en todas las habitaciones de hospitales y consultorios médicos, sino también en baños, carteras de madres, mochilas para niños, entradas de supermercados e incluso en los baños portátiles.

Y todo gracias a Lupe Hernández.

Con información de The Guardian