Estados Unidos vs China: ¿se acerca una nueva Guerra Fría?

Tras el cierre del consulado de China en Houston, la situación entre ambas naciones llega a un punto álgido
(Imagen: Flickr)

En las últimas semanas, las relaciones entre Estados Unidos y China se han desmoronado a una velocidad alarmante. Tras el cierre del consulado chino en Houston, la situación alcanzó un nuevo nivel de tensión. Algunos analistas dicen que ahora están en su peor momento desde que los dos países normalizaron las relaciones diplomáticas en 1979, ¿estamos ante una nueva Guerra Fría?

También te recomendamos: Trump: “Me enojo cada vez más con China”

El martes 21 de julio, la administración de Donald Trump ordenó el cierre del consulado de China en Houston, un paso que aumenta significativamente la tensión en las relaciones ya de por si tensas entre las dos principales economías del mundo.

En una declaración del miércoles 22 de julio, el Departamento de Estado acusó a China de espiar y lanzar operaciones en Estados Unidos, incluso atacar a funcionarios del gobierno de Donald Trump. Por lo tanto, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, Estados Unidos ordenó el cierre de la oficina diplomática de Houston en China “para proteger la propiedad intelectual y la información privada de Estados Unidos”. Pero Ortagus no especificó cómo, exactamente, la medida obstaculizaría la recopilación de inteligencia de China en los Estados Unidos. (Vía: CNN)

(Imagen: Wikicommons)

Como era de esperar, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China no reaccionó pasivamente ante dicha demanda. Acusó a Estados Unidos de abrir valiosas valijas diplomáticas en octubre y junio, una acusación seria que la administración de Trump aún no ha abordado. El portavoz Wang Wenbin calificó el cierre del consulado como una “escalada sin precedentes” y afirmó que “China ciertamente hará las reacciones legítimas y necesarias”. (Vía: CNN)

El gobierno de Estados Unidos culpó a China por la pandemia de coronavirus y restringió el número de periodistas chinos en el país. Dice que sus movimientos corresponden a los límites estrictos que China impone a los periodistas estadounidenses.

También ha impuesto una serie de medidas para castigar a China por presuntos abusos de los derechos humanos en el Tíbet y Xinjiang, y por una ley de seguridad nacional escrita y aprobada en Beijing, que muchos creen que efectivamente termina con el alto grado de autonomía prometido a Hong Kong cuando regresó al control de China en 1997.

Los analistas esperan escuchar más retórica contra China en Estados Unidos a medida que se acerquen las elecciones presidenciales de noviembre. También es probable que aumenten las acciones de la administración de Donald Trump contra China.

“Por un lado, quieren que China compre productos agrícolas, pero por otro lado, es muy efectivo hacer de China el objetivo”, dijo Chang. “Verán a ambas partes proponiendo posiciones contra China como una forma de ganar votos. Creo que hay un consenso bipartidista para endurecer a China. Preveo que después de las elecciones las cosas se moverán a un ritmo más rápido,” expresó Jimmy Chang, estratega jefe de inversiones de Rockefeller Asset Management. (Vía: NBC)

A pesar de alcanzar una tregua comercial a inicios de 2020, las medidas recientes de la administración Trump, particularmente aquellas dirigidas a los mercados financieros, han generado preocupaciones de que las tensiones entre Estados Unidos y China puedan escalar a un nuevo tipo de Guerra Fría.

(Imagen: Flickr)

Aunque la comparación con la Guerra Fría podría considerarse exagerada, el haber cerrado el consulado en Houston, complica que las soluciones puedan llegar por a vía diplomática. Y si bien la relación puede que no tome el mismo rumbo que la de Estados Unidos y la extinta URSS, el historiador John Kemp nos explica que hay que tener cuidado con el rumbo que tomarán estas relaciones:

“No hay garantía de que la guerra fría entre EE. UU. Y China siga la misma trayectoria o termine de la misma manera. Los defensores de un enfoque de confrontación entre las dos superpotencias deben tener cuidado con lo que desean.” (Vía: Reuters)