El genocidio en Sochi de hace 150 años que no conocías

Todos los ojos están puestos en Sochi por los Juegos Olímpicos. Todo el mundo está esperando a que algo suceda, sobre todo porque un grupo llamado Vilayat Daguestán difundió un video amenazando con atacar los Juegos Olímpicos de Invierno.

Cientos de millones de personas sintonizan los Juegos Olímpicos de Invierno y Rusia espera demostrarle al mundo que el país resurgió como potencia mundial después de su letargo postsoviético.

Es muy raro que un grupo terrorista que anuncia su plan para atacar un objetivo específico dentro de un marco de tiempo limitado lleve a cabo su plan con éxito. Pese a ello, este anuncio ha provocado pánico en la gente y no hay forma de proteger objetivos fuera de las principales áreas de seguridad en Sochi. Incluso un ataque lejos de los Juegos Olímpicos generaría una gran cantidad de atención de los medios.

Pocos saben lo que ocurrió exactamente en el mismo lugar hace 150 años, cuando 300,000 residentes indígenas de Sochi, murieron de hambre, frío, ahogados o masacrados en una campaña del imperio ruso para expulsar a los circasianos y aquellos sobrevivientes exiliados en barcos para no volver jamás.

En 1856 la Paz de París, que puso fin a la guerra, no le concedió la independencia a Circasia pero se desmilitarizó el Mar Negro, lo que impidió a Rusia mantener una flota allí. Sochi, era entonces la capital de la región autónoma de Circasia. Los circasianos se habían convertido al Islam como súbditos otomanos, durante décadas se habían enfrentado al Imperio ruso.

La expulsión de cientos de miles de circasianos al Imperio Otomano dio lugar a una limpieza étnica. Los otomanos no estaban preparados para la tantos refugiados, y la falta de vivienda, alimentos, higiene causó muchos muertos.

Los circasianos que intentaron permanecer en el Imperio ruso y luchar por su tierra fueron masacrados. En la colina roja de Sochi donde se celebrarán las pruebas de esquí y snowboard, fue el sitio de la última batalla del Cáucaso, donde los ejércitos imperiales rusos vencieron a los defensores locales.

circassian

La limpieza étnica de los circasianos (en su mayoría musulmanes) se considera el primer genocidio moderno de Europa, y proporciona un telón de fondo sombrío al glamour olímpico de la ciudad, sobre todo por aquellos circasianos furiosos por haber sido excluidos de la celebración en Sochi.

Ciento cincuenta años más tarde, el presidente ruso, Vladimir Putin, tiene como prioridad la seguridad en el Cáucaso. La insurgencia continúa en el norte de Chechenia y demuestra que Rusia todavía no ha llegado a una solución pacífica duradera con los pueblos sin Estado de la frontera. El grupo más grande se encuentra en Turquía, pero otras comunidades sobreviven en Siria , Jordania , Israel, Kosovo, y Estados Unidos.

Y ahora los Juegos Olímpicos de Sochi han estimulado un nuevo despertar de los circasianos. Celebrar los juegos en su patria en el 150 aniversario de su saqueo, y ni siquiera reconocer que eso pasó, lo consideran un insulto deliberado.

our_dead

Activistas circasianos protestaron en Vancouver y Londres , fuera de las Naciones Unidas en Nueva York, y fuera del consulado ruso en Estambul. Esto llamó la atención de medios, pero poca simpatía por parte de las autoridades rusas. La policía arrestó activistas circasianos a mediados de diciembre por cargos de “actividades extremistas”.

El gran aliado de los circasianos es Doku Umarov, el hombre más buscado en Rusia, líder del grupo yihadista Vilayat Daguestan que apela a las armas, al terrorismo y a las guerrillas con alcance internacional para lograr sus cometidos.

Los circasianos podrían prescindir de este tipo de apoyo, ya que rechazan la violencia y el objetivo a largo plazo de los activistas es recuperar su patria.

Vía: New Republic
Por: Redacción PA.