Desabasto Gasolina Posibles Efectos Económicos

Imagen: Especial

¿Qué consecuencias podría tener el desabasto de gasolina? A raíz de la estrategia del gobierno federal para combatir el robo de combustibles, que, entre otras cosas, ha cerrado la llave a la distribución de combustible a través de oleoductos y polioductos de Petróleos Mexicanos para evitar ordeñas, se ha generado un contexto de escasez de combustibles en al menos 9 estados de la república: Guanajuato, Querétaro, Jalisco, Michoacán, Estado de México, Nuevo León, Tamaulipas, Hidalgo y la Ciudad de México.

Este es un caso que debe explicarse más como la profecía que se cumple a sí misma, en el sentido de R. K. Merton, que en este caso sería el pánico de la escasez que genera escasez.

¿Cómo es que una fake news se convierte en realidad?

Hasta donde se sabe, este desabasto es artificial; es decir, la escasez de producto no se debe a que no se encuentre disponible en existencia, sino a un cambio de logística que ha retrasado el abastecimiento, ya que como dijimos, el gobierno federal ordenó el cierre de oleoductos como parte de su estrategia contra el robo de combustibles, así que el transporte de combustibles se limita ahora a pipas y trenes.

Estas formas de transporte, además de ser más costosas, alrededor de 14% por encima del transporte por ducto, según datos de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (AMEGAS) y mucho más lenta, actualmente no se cuenta con las unidades suficientes para abastecer la demanda por esa vía, ya que según cálculos de Reforma, se necesitan al menos 11 mil 691 pipas diarias para satisfacer la demanda, sin embargo, el país solo cuenta con 5 mil pipas, las cuales mil 600 son de Pemex y 3 mil 400 de particulares, esto según información de la secretaria de Energía, Rocío Nahle.

Desabasto de gasolina: ¿seguridad nacional o mercado?

En ese sentido, el país no tiene la infraestructura suficiente para sustituir la distribución de gasolina con pipas. Esto aunado a que no hay información precisa de cuándo se normalizará el abasto, aumenta el riesgo de empezar a experimentar algunos efectos negativos en la economía.

De entrada, el gobierno está experimentando menor recaudación de IEPS porque vende menos gasolina, además de que absorbe los costos mayores de transportar por vía terrestre o férrea, por lo tanto, hay una afectación a las finanzas públicas, todavía desconocemos cuánto ha perdido el gobierno por esta vía, lo que sí sabemos es que el gobierno ha ahorrado 2 mil 500 millones de pesos con esta estrategia contra el robo de combustibles.

Desabsto Gasolina
Imagen: Especial

La industria de las gasolineras también están experimentando pérdidas por el desabasto de gasolina, según cálculos de la AMEGAS, la industria ha perdido 10 mil millones de pesos por el desabasto.

En el caso de Jalisco, algunos productores del sector primario (agropecuario), sobre todo los más pequeños, han sufrido afectaciones debido a que no tienen forma de mover sus productos. Por ejemplo, los productores de leche, quienes no pueden trasladar sus productos a los centros de acopio para venderlos; los ganaderos, quienes no pueden ir a comprar forraje o los pequeños productores de “berries” quienes normalmente monitorean sus cultivos en automóvil. (Vía: El Financiero)

El caso paradigmático es el de los aguacateros de Michoacán, quienes tienen un gran volumen de exportaciones en el mes de febrero por el Super Bowl, corren riesgo de que sus utilidades se vean mermadas por la escasez de combustible. Recordemos que su producto es transportado en su mayoría por vía terrestre; estos productores tienen proyectado exportar 120 mil toneladas de aguacate a Estados Unidos, hasta ahora han enviado 27 mil toneladas y tienen hasta el 25 de enero para sacar todo el volumen, así que hay riesgo de que se les quede parte de la producción. (Vía: El Financiero)

El día de ayer, según información de la Cámara Nacional de Aerotransportes (CANAERO), 3 aeropuertos de México se vieron afectados debido a que hubo escasez de turbosina; el más afectado fue el de Querétaro en donde la Federal Aviation Administration de Estados Unidos, corroboró que no había combustible.

desabasto aeropuertos
Imagen: Especial

¿Cuáles podrían ser los peores escenarios? Sin duda el peor escenario, que hasta el momento es improbable, sería que el desabasto se prolongue al mediano plazo, ahí lo que empezaríamos a ver es escasez de otros productos, ya que no habría medios para transportarlos. Esto por supuesto afectaría a todo el sistema de precios y podría impactar a la inflación, ya que la oferta de bienes y servicios sería menor a la demanda.

Respecto a un posible efecto inflacionario, el gobernador del Banco Central, Alejandro Díaz de León, señaló en el Seminario de Perspectivas Económicas 2019 celebrado en el ITAM que:

Esto va a depender de qué tan rápido puede normalizarse la situación. Claramente, el traslado de bienes y productos puede estar resintiendo estas afectaciones en el suministro, y qué tan sostenida sea esta afectación puede tener un reflejo en la actividad económica y en la inflación.”

En el mediano plazo, las empresas podrían seguir el ejemplo de Mobil, quien importa su propio combustible; recordemos que la mayoría de las empresas se surten con gasolina de Pemex, sin embargo ante la incertidumbre podrían empezar a invertir en su propia logística para surtirse al margen de la paraestatal. Esto por supuesto, impactaría el negocio de Pemex Logística quien actualmente es el distribuidor de combustible más grande del país.

Mobil
Imagen: Especial

Hay que aclarar que el hecho de que se esté hablando de los efectos económicos que podrían tener las medidas emprendidas por el gobierno federal contra el robo de combustibles, no implica afirmar que no se les debe combatir. Simplemente se señalan algunos de los efectos no calculados por el gobierno de López Obrador, se critica su estrategia, la cual tiene errores logísticos y de cálculo de riesgos, que debe contener toda política pública, más no se critican sus intenciones; como señala el título de la columna de Alejandro Hope: “Huachicol: sí al combate, pero no a cualquier costo”, ya que el remedio nos puede salir más cara que la enfermedad.