Decreto 197, o cómo es que Eruviel Ávila aprendió a burlar la ley federal

Este lunes, a las 12 de la noche, comenzaron las campañas electorales en los estados, como te lo hemos informado a través de nuestros videos, en el Estado de México se votará por gobernador, y todas las cartas están ya sobre la mesa: el peso político del estado más poblado del país, con el mayor presupuesto social y el padrón electoral más amplio es una pieza estratégica para las elecciones presidenciales del 2018, si el PRI lo pierde, pone en riesgo su permanencia en Los Pinos.

Como parte de la legislación electoral, los gobiernos en funciones tienen que dejar de repartir ayudas “sociales” mientras corren las campañas, la razón resulta obvia: es fácil hacer que estos programas de asistencia sean capitalizados por los partidos en el poder por votos. Muchas veces, estas “vedas” se violan y las acusaciones de los opositores no tardan, sin embargo, ahora Eruviel Ávila, actual gobernador del Estado de México, logró encontrar una forma de burlar esta estipulación: firmar un decreto en el que 1) se bloqueaba todo programa estatal de asistencia social, pero 2) el congreso local puede decidir qué programas “no pueden suspenderse”. (Vía: Animal Político)

El 31 de marzo, el viernes antes de que iniciaran las campañas, la administración de Ávila publicó en la Gaceta del Gobierno (la versión estatal del Diario Oficial de la Federación) el decreto número 197, en el que se lee lo siguiente:

“ARTÍCULO PRIMERO. A partir del día tres de abril del año en curso hasta el día de la jornada electoral, las autoridades estatales y municipales, así como los legisladores locales, se abstendrán de establecer y operar programas de apoyo social o comunitario que impliquen la entrega a la población de materiales, alimentos o cualquier elemento que forme parte de sus programas asistenciales o de promoción y desarrollo social, salvo en los casos de extrema urgencia debido a enfermedades, desastres naturales, siniestros u otros eventos de igual naturaleza.

ARTÍCULO SEGUNDO. La Legislatura es competente para determinar los programas sociales que por su naturaleza, objeto o fin, por ningún motivo deberán suspenderse durante el período señalado en el artículo primero del presente Decreto” (Vía: Gaceta del Gobierno)

 

El congreso del Estado de México está dominado por el partido en el gobierno: el PRI controla la mayoría absoluta, es decir, que no requiere llegar a ningún acuerdo con ninguna fuerza política para definir lo que sea o no ley, por lo tanto, el segundo artículo de este decreto le da campo libre al gobierno de Eruviel para “desbloquear” cualquier programa de asistencia social, que sean entregados por su familia, por su administración o por el gobierno federal (junto con representantes del EdoMex) sin ningún freno -pues se está cumpliendo con la legislación estatal.

¿El miedo de perder el bastión es la madre de la creatividad legislativa?

ANUNCIO