¿Cuáles son los mejores materiales para hacer cubrebocas caseros?

Un grupo de científicos hizo estudios y estas son sus conclusiones
(Imagen: Pixabay)

La recomendación para usar cubrebocas durante esta pandemia de coronavirus es usar cubrebocas quirúrgicos y mascarillas N95. Sin embargo, ante la escasez, muchos han optado por elaborar sus propios cubrebocas. ¿Cuáles son los mejores materiales para protegernos del COVID-19?

También te recomendamos: ¿Se pueden lavar los cubrebocas reutilizables?

Investigadores del Laboratorio Nacional Argonne y la Universidad de Chicago en los Estados Unidos han tomado una variedad de materiales comunes para elaborar cubrebocas y los han probado en condiciones de laboratorio, investigando sus propiedades de filtración mecánica y electrostática.

El equipo descubrió que varias capas y mezclas de telas funcionaban mejor para filtrar partículas, pero un ajuste incorrecto de la máscara puede arruinar todo.

(Imagen: ACS Publications)

“Hemos llevado a cabo estos estudios para varias telas comunes que incluyen algodón, seda, gasa, franela, varios sintéticos y sus combinaciones”, explican los investigadores en su nuevo artículo. “En general, encontramos que las combinaciones de varias telas comúnmente disponibles que se usan en las cubrebocas de tela pueden proporcionar una protección significativa contra la transmisión de partículas de aerosol”.

El equipo utilizó una mezcla de aerosoles para tomar muestras de la cantidad de partículas en el aire. Luego pasaron las partículas a través de cada una de las telas de prueba (que estaban bien aseguradas en el extremo de un tubo de PVC) y tomaron muestras del aire que atravesó el material.

Probaron una gran variedad de tamaños de partículas, desde alrededor de 10 nanómetros hasta 10 micrómetros. Para poner eso en perspectiva, un cabello humano tiene aproximadamente 50 micrómetros de diámetro y hay 1000 nanómetros en un micrómetro. Las partículas de coronavirus tienen entre 80 y 120 nanómetros de diámetro.

El equipo descubrió que las telas ‘híbridas’ (también conocidas como capas de múltiples materiales) podían filtrar la gran mayoría de las partículas.

(Imagen: Pixabay)

“Las eficiencias de filtración de los híbridos (como algodón-seda, algodón-gasa, algodón-franela) fueron 80 por ciento (para partículas <300 nanómetros) y 90 por ciento (para partículas> 300 nanómetros) más efectivas”, escribieron los investigadores. “Especulamos que el rendimiento mejorado de los híbridos probablemente se deba al efecto combinado de la filtración mecánica y electrostática”. (Vía: ACS Publications)

La filtración mecánica es sólo la tela que atrapa físicamente las partículas: el equipo descubrió que con telas como el algodón, el alto conteo de hilos funciona mejor. Cuanto más pequeños son los agujeros, menos partículas grandes pueden escapar.

La filtración electrostática es un poco diferente. En lugar de “dar toques” a un amigo con toda la electricidad estática que se generó en un suéter de poliester, el filtro electrostático mantiene los aerosoles dentro del entorno estático.

Pero todo esto se convierte en nada si no se usa el cubrebocas correctamente. En la segunda mitad del experimento, el equipo hizo pequeños agujeros en las telas que estaban probando, y los resultados no fueron agradables.

“Nuestros estudios también implican que las brechas (causadas por un ajuste inadecuado del cubrebocas pueden dar como resultado una disminución de más del 60 por ciento en la eficiencia de filtración”, explicaron los investigadores. (Vía: ACS Publications)

Por lo tanto, antes que nada asegúrense de ponerse bien su cubrebocas.

Con información de ACS Publications