¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Cubrebocas son una potencial fuente de infección, alerta la OMS

La Organización Mundial de la Salud advirtió que los cubrebocas de algodón pueden crear una 'falsa sensación de seguridad'

Esta semana, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una serie de recomendaciones respecto al uso de cubrebocas en el contexto del Covid-19. Si bien la organización había recomendado su uso en lugares públicos, la evidencia sugiere ahora que no solo son insuficientes para proteger a personas sanas de contraer infecciones de las vías respiratorias, sino también son una potencial fuente de infección.

También te puede interesar: Coronavirus no fue fabricado en un laboratorio, señalan científicos

En el documento, publicado este lunes, la OMS señala las razones por las que el uso de cubrebocas debe reservarse para el personal de salud:

“El uso de cubrebocas en la comunidad puede crear una falsa sensación de seguridad y provocar el descuido de otras medidas esenciales como la práctica de higiene de manos y el distanciamiento físico, y las personas podrían llevarse las manos a la cara bajo los cubrebocas. Su uso puede resultar en costos innecesarios y faltar para el personal médico que realmente los necesita, especialmente en lugares donde su producción es escasa”.

La OMS añadió que solamente las personas que presentan síntomas de coronavirus deben usar cubrebocas, además de aislarse y buscar atención médica cuanto antes. Quienes no presentan ningún tipo de síntomas de Covid-19 deben evitar grupos de personas y lugares cerrados, mantener al menos un metro de distancia, lavarse las manos con frecuencia, cubrirse nariz y boca al toser o estornudar y evitar tocarse los ojos, nariz y boca.

Estas son algunas desventajas del uso indiscriminado de cubrebocas que menciona la Organización Mundial de la Salud:

  • Puede haber auto-contaminación cuando una persona toca y reutiliza un cubrebocas contaminado.
  • Dependiendo del tipo de cubrebocas, la persona puede presentar problemas para respirar.
  • Falsa sensación de seguridad, lo que puede llevar al descuido de otras medidas de higiene como el lavado de manos y el distanciamiento físico.
  • Desvío de materiales médicos y la consecuente escasez de cubrebocas para el personal de salud.
  • Desvío de recursos para medidas efectivas de prevención, como la higiene de manos.