Coronavirus no fue fabricado en un laboratorio, señalan científicos

En Estados Unidos, un grupo de científicos encontró el origen del Covid-19 en una recombinación de la naturaleza y no en un laboratorio de China

La pandemia por Covid-19 alrededor del planeta ha desatado un sinnúmero de teorías de la conspiración sobre el surgimiento del coronavirus. Hay quienes afirman, por ejemplo, que este fue creado en un laboratorio de China como un arma biológica contra otros países que accidentalmente se propagó por el mundo. Sin embargo, científicos demostraron recientemente que el virus no se creó en un laboratorio sino que es resultado de la evolución natural.

También te puede interesar: Tigre da positivo a coronavirus en Estados Unidos

En la Universidad de Tulane, en Estados Unidos, científicos que decodificaron la secuencia genómica del coronavirus concluyeron que no hay evidencia de que haya sido creado en un laboratorio:

“Concluimos que el SARS-CoV-2 se originó a través de procesos naturales al comparar las secuencias genéticas y estructuras proteínicas de otros coronavirus con el del nuevo virus que causa Covid-19″, señaló el profesor de microbiología e inmunología Robert F. Barry, autor del estudio.Es muy parecido a un virus de murciélagos. Las adaptaciones que este hizo para afectar a los humanos son muy diferentes de lo que esperarías ver si usaras modelos computacionales para diseñarlo a través de ingeniería biológica”.

Robert F. Barry negó que el coronavirus sea un arma biológica y añadió que se trata de un producto de la naturaleza:

“Creemos que el virus probablemente se originó hace mucho tiempo en una especie de murciélagos, pues hay tipos de coronavirus en esos animales que son muy similares al SARS-CoV-2″, dijo. “Pero hay otras partes del virus que se parecen más a otros coronavirus animales. Lo que creemos es que esta es una recombinación: el virus se combinó de dos especies distintas para crear uno que ahora está infectando a los seres humanos“.

Finalmente, los científicos también aclararon que, de haber sido fabricado, el nuevo coronavirus tendría que haber sido fabricado a partir de un virus “plantilla”. El más parecido al SARS-CoV-2 fue secuenciado después de que iniciara la pandemia y es un 96% similar: el 4% restante, aclaró Barry, no puede ser completado en un laboratorio.