Crean vestido hecho de cubrebocas reciclados para celebrar fin de restricciones en Londres

La empresa organizadora de bodas Hitched, fue la encargada de hacer esta petición a un diseñador
Con el fin de festejar que ya se pueden celebrar bodas en Londres | Instagram @hitcheduk

Para celebrar que en Londres ya se pueden realizar bodas sin restricciones sanitarias por Covid-19, el diseñador Tom Silverwood creó un vestido de novia hecho con mil 500 cubrebocas reciclados. 

La idea original fue de la empresa organizadora de enlaces matrimoniales Hitched, quienes celebraron el regreso de los festejos sin restricción sanitaria de esta manera. 

El modelo de manga corta, en color blanco y con holanes fue presentado en redes sociales, donde nadie podía creer que estuviera hecho con cubrebocas que alguna vez fueron usados por alguien.

Con el fin de festejar que ya se pueden celebrar bodas en Londres | Instagram @hitcheduk

Pero, el vestido de novia hecho con cubrebocas también es un proyecto sostenible, pues dado a que las mascarillas faciales no pueden ser recicladas como otras telas o materiales ordinarios, se exploraron alternativas para darles un nuevo uso. 

‘Queríamos crear una prenda que no solo simboliza lo lejos que hemos llegado, tanto como industria unida y como nación, sino que también de un buen uso a esas mascarillas desechadas’, detalló Sarah Allard, vocera de la empresa.

Además, enfatizó en la importancia de prevenir contagios de Covid-19 en cualquiera de los eventos sociales a los que las personas asistan. Pues, sin importar que el cubrebocas ya no sea obligatorio, recomendó su uso para los invitados en todo momento

El proyecto dio vida a cubrebocas que son difíciles de reciclar | Instagram @hitcheduk

Y es que, en Londres el uso del cubrebocas de forma opcional también ha animado a las mujeres, quienes declararon que con la mascarilla facial se sienten menos propensas a sufrir acoso en la calle. 

Los cubrebocas reciclados en este proyecto sumaron poco más de 1500 unidades por lo que de fabricarse más piezas de este tipo se podría reducir cada vez más el número de desechos ocasionados por el uso excesivo de este material.  

Pues, conforme la pandemia avanzaba, el uso de los cubrebocas se volvió esencial, ya que según estudios realizados, si toda la población usara estas mascarillas los contagios por Covid-19 se reducirían drásticamente.

El vestido de novia fabricado con mil 500 cubrebocas reciclados fue modelado por Jemima Hambro en el Puente del Milenio y los exteriores de la catedral de San Pablo.

 ***

No te pierdas el mejor contenido de Plumas Atómicas en su canal de YouTube

ANUNCIO