China pudo haber contenido la pandemia del coronavirus si no hubieran silenciado a la prensa

Un informe de Reporteros Sin Fronteras revela el rol del gobierno de Xi Jinping
(Imagen: Badiucao)

La pandemia de coronavirus podría haberse evitado y miles de vidas salvadas si China tuviera una prensa libre y el gobierno de Xi Jinping hubiera permitido los reportes, según Reporteros Sin Fronteras (RSF).

También te recomendamos: Donald Trump acusa a China de ocultar información sobre el coronavirus

RSF publicó un informe el martes 25 de marzo, que detalla cómo las autoridades chinas suprimieron a los denunciantes y las primeras advertencias sobre el brote del coronavirus que causa Covid-19, que desde entonces se ha extendido por todo el mundo y ha matado a más de 21,000 personas.

RSF afirma que si no fuera así, “los medios de comunicación chinos hubieran informado al público mucho antes de la gravedad de la epidemia, hubieran salvado miles de vidas y posiblemente evitando la pandemia actual”. (Vía: RFS)

En primer lugar, señala que la censura de Internet y los medios de comunicación han impedido que la prensa informase sobre una simulación de coronavirus profética realizada el 18 de octubre de 2019 por el Centro John Hopkins para la Seguridad de la Salud en los Estados Unidos.

El ejercicio llamado Event 201, que se realizó en asociación con el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates, produjo un modelo que resultó en 65 millones de muertes ficticias. Aunque han aclarado que el Covid-19 no es como el virus ficticio que usaron en su ejercicio.

RSF dice que las autoridades públicas y chinas “sin duda habrían estado interesadas” en el ejercicio y sus resultados si se hubiera podido informar.

Asimismo, el informe afirma que las autoridades chinas, a cargo del presidente Xi Jiping ocultaron el hecho de que los primeros casos iniciales de coronavirus estaban relacionados con el mercado de pescado de Huanan en Wuhan. Si no lo hubieran hecho, e informado a los medios, RSF dice que el público “habría dejado de visitar este lugar mucho antes de su cierre oficial el 1 de enero”. (Vía: RFS)

El grupo de libertad de prensa también afirma que las “sanciones severas” para las fuentes de los periodistas, que pueden incluir penas de prisión severas, contribuyeron a mantener la información nueva y crucial sobre el brote del coronavirus fuera del centro de atención.

Aseguran que sin estos elementos de disuasión, el jefe de gastroenterología del Hospital de la Ciudad de Wuhan, el Dr. Lu Xiaohong, habría alertado a los medios de comunicación sobre la transmisión del coronavirus entre humanos, obligando a las autoridades a actuar. También se habrían atendido los llamados del doctor Li Wenliang, quien fue silenciado y falleció de Covid-19.

Li Wenliang (Imagen: Badiucao)

Algo que finalmente sucedió tres semanas después de que el hospital comenzó a enterarse de casos de personal médico infectado el 25 de diciembre de 2019.

Además, RSF afirma que si la prensa hubiera podido “transmitir libremente” información del personal médico que denunció el “coronavirus similar al SARS” el 30 de diciembre, “el público se habría dado cuenta del peligro y habría presionado al autoridades “para actuar para limitar su propagación.

Cuando China alertó oficialmente a la Organización Mundial de la Salud sobre la epidemia el 31 de diciembre, también censuró las palabras clave que se referían al brote de coronavirus en la red social WeChat, que tiene mil millones de usuarios activos en China.

Si no lo hubiera hecho, RSF afirma que los periodistas habrían podido usar la plataforma “para transmitir informes y consejos de precaución que contribuyeran a un mejor cumplimiento de las normas recomendadas por las autoridades de salud”. (Vía: RFS)

El primer caso de una infección por coronavirus fuera de China, un turista de Wuhan, se informó en Tailandia el 13 de enero.

RSF afirma: “Si los medios internacionales hubieran tenido acceso total a la información en poder de las autoridades chinas sobre la escala de la epidemia antes del 13 de enero, es probable que la comunidad internacional hubiera evaluado la crisis y la hubiera anticipado mejor, reduciendo el riesgo de que la epidemia se extienda fuera de China y posiblemente evite su transformación en una pandemia.” (Vía: RFS)

Con información de Reporteros Sin Fronteras