¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Cinco verdades sobre la industria de comida para mascotas

Cuidemos la salud de nuestras mascotas
(Imagen: Pixabay)

¿La comida que le damos a nuestras mascotas es realmente saludable? Es momento de revisar lo que estamos dando de comer a nuestros perros y gatos, ya que cada vez hay animales que están obesos, enfermos y que mueren de cáncer. La razón está en su comida, ya que como los humanos, las mascotas son lo que comen. Así que para se ahorren sufrimiento y dinero en veterinarios, les decimos 10 cosas que tienen que saber sobre la comida que ingieren sus perros o gatos.

También te recomendamos: Perros salvan a mujer al detectar que tenía cáncer

1) La comida comercial para perros es “comida rápida”

Las comidas rápidas procesadas, como hamburguesas, papas a la francesa, hot dogs, etc., consumidas con regularidad y como parte fundamental de la dieta pueden causar problemas de salud importantes en las personas. Lo mismo para con la comida para mascotas.

Los perros y las personas comparten aproximadamente el 75% de la misma composición genética, y tenemos necesidades nutricionales similares. Lo que estamos haciendo a nuestra propia salud con alimentos procesados, también lo estamos haciendo a nuestros perros. Y está sucediendo más rápido.

(Imagen: Pixabay)

Por ejemplo, si le dan comida sin granos a los perros, podría estar dando a los perros un problema cardíaco potencialmente mortal llamado miocardiopatía dilatada. La FDA de los Estados Unidos ha estado advirtiendo sobre esta problemática y es momento de ser conscientes de los riesgos de dar comida demasiado procesada a nuestras mascotas.

2) La calidad de los alimentos comerciales procesados es sospechosa

La comida para perros puede contener carne de animales muertos, moribundos, enfermos y discapacitados. Y esto no es ilegal. Además, si agregamos que algunos alimentos incluyen grano y maíz contaminado con altos niveles de pesticida, la receta es fatal para la salud de nuestras mascotas.

Es por es muy importante leer las etiquetas para saber qué es lo que le estamos dando de comer a nuestras mascotas, para poder hacer una mejor elección a la hora de alimentar a nuestros perros o gatos.

3) Alimentar con la misma comida día tras día limita la nutrición

Imagínense comer maíz, grasa  y alitas de pollo en todas nuestras comidas. Simplemente no sería recomendable para nuestra salud. Los nutricionistas instan a las personas a comer una variedad de alimentos, tanto para mejorar la nutrición como para prevenir alergias. Los perros y gatos también necesitan variedad.

(Imagen: Pixabay)

Pero la variedad puede causar molestias gastrointestinales en los perros. Sin embargo, si esto ocurre es una señal que nuestras mascotas necesitan variedad. Eligiendo alimentos nutritivos podemos curar su sistema digestivo, a la vez que los nutrimos para que gocen de una mejor salud.

Lo único que tenemos que hacer es variar gradualmente los alimentos para que los intestinos del perro o gato se vayan sanando.

4) Condiciones de trabajo en fábricas de alimentos para mascotas

Si un alimento para mascotas está dañando a los humanos que lo producen, es casi seguro que no queramos que nuestra mascota se acerque a él, mucho menos consumirlo.

Se ha descubierto que los empleados que trabajan en algunas de las mayores marcas de la industria de alimentos para mascotas están expuestos a horribles condiciones de trabajo y peligros para la salud.

Una de las mayores controversias sobre alimentos para mascotas que involucra condiciones de trabajo peligrosas gira en torno a una planta de alimentos para mascotas en Missouri por uno de los mayores fabricantes de alimentos para mascotas del mundo.

(Imagen: Pixabay)

La investigación de la planta de alimentos para mascotas se llevó a cabo como resultado de una solicitud confidencial de los empleados que estaban preocupados por las condiciones que les causaban graves enfermedades respiratorias, gastrointestinales y síntomas de alergia.

El Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos publicó un informe detallando las impactantes condiciones a las que los empleados fueron sometidos. El informe hace mención de los empleados que sufren de vómitos, convulsiones y dificultades respiratorias, así como problemas en los riñones, el hígado y los pulmones posiblemente relacionados con sustancias utilizadas en la fabricación de alimentos para mascotas y galletas para perros.

5) Sustancias químicas cancerígenas en los alimentos para mascotas

Las croquetas de comida para perros, así como la comida enlatada, se cocinan generalmente a temperaturas extremadamente altas. Los ingredientes que entran en ellas también se cocinan y procesan incluso antes de llegar a las instalaciones de fabricación, donde comienza el verdadero proceso.

Como resultado del repetido procesamiento de calor extremo de la comida para mascotas y sus ingredientes, tiene lugar un proceso llamado la reacción de Maillard. Esta reacción tiene algunas consecuencias nutricionales seriamente negativas para la salud de su mascota. Los carbohidratos de la comida para mascotas forman compuestos químicos peligrosos y cancerosos llamados acrilamidas.

Debido a que la principal forma de nutrición para la mayoría de las mascotas es la comida para mascotas seca y enlatada producida comercialmente, las mascotas consumen un nivel aterradoramente alto de estos desagradables compuestos cancerígenos. Según un estudio científico de estos compuestos, los perros comen 122 veces más de estos compuestos cancerígenos que los humanos, mientras que los gatos pueden comer hasta 38 veces más.

Otra de las muchas controversias en torno a los alimentos para mascotas que cuestiona si los alimentos comerciales para mascotas en el mercado masivo son perjudiciales para la salud de su mascota.

Con información de FDA