Breve historia del aborto

El aborto tiene una historia más antigua de lo que muchos podemos imaginar
(Imagen: Mónica Vázquez)

El aborto se ha practicado desde la antigüedad, pero su legalidad y disponibilidad se han visto continuamente amenazadas por fuerzas que denigrarían los derechos fundamentales de las mujeres. Actualmente, mientras continúan los esfuerzos para disminuir la necesidad de aborto a través de métodos anticonceptivos y la educación, el acceso al aborto sigue siendo crucial para el bienestar de millones de mujeres. He aquí una breve historia del aborto.

También te recomendamos: ¿En qué países está despenalizado el aborto?

La práctica del aborto se conoce desde la historia antigua. Se han utilizado varios métodos para realizar o intentar la interrupción del embarazo, incluida la administración de hierbas abortivas, el uso de instrumentos afilados, la aplicación de presión abdominal y otras técnicas.

El aborto en la antigüedad

Hay muy pocos documentos sobre el tema del aborto disponibles antes del tiempo de Cristo. Sin embargo, aquellos que podemos encontrar invariablemente reconocen que el aborto no solo es mortal para bebés y mujeres, sino también para sociedades enteras.

En el siglo XII antes de Cristo, hace más de 3 mil años, la Disposición 53 del Código Asirio Antiguo declaraba que cualquier mujer que procurará un aborto debería ser empalada en una estaca y dejarla como alimento para los comedores de carroña, ya sea que el aborto la matara o no.

Bajorrelieve en Angkor Wat que representa a un demonio que realiza un aborto sobre una mujer que ha sido enviada al inframundo (Imagen: Wikicommons)

Mientras tanto, el aborto fue aceptado tanto en Grecia como  en la antigua Roma.

Los romanos y los griegos no estaban muy interesados en proteger a los no nacidos, y cuando se oponían al aborto, a menudo era porque el padre no quería ser privado de un hijo al que tenía derecho.

Los primeros filósofos también argumentaban que un feto no se formaba y comenzaba a vivir hasta al menos 40 días después de la concepción para un hombre, y alrededor de 80 días para una mujer. Aristóteles escribió:

“Lo correcto es limitar el tamaño de cada familia, y si los hijos se conciben en exceso del límite así fijado, inducir el aborto espontáneo”. (Vía: Política, 7, 16)

Aristóteles pensaba que los embriones femeninos se desarrollaron más lentamente que los masculinos, pero compensaron el tiempo perdido al desarrollarse más rápidamente después del nacimiento. Parece haber llegado a esta idea al ver el desarrollo relativo de los fetos masculinos y femeninos que habían sido abortados.

El aborto en tiempos bíblicos

En el Antiguo Testamento tiene varios pasajes legales que se refieren al aborto, pero lo tratan en términos de pérdida de propiedad y no de santidad de la vida. En Éxodo 21:22-24 se menciona el aborto, pero la sanción es para aquel que agreda a la mujer embarazada y no para aquella que aborte.

La ley muestra el estado del feto como propiedad en la Biblia de que si una persona causa un aborto involuntario, debe pagar una multa al esposo de la mujer, pero si también hace que la mujer muera, es probable que sea asesinada. “Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida,ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie,” (Vía: Éxodo:21:22-24)

El Nuevo Testamento no trata explícitamente con el aborto.

Edad Media y el aborto

En Europa durante la Edad Media, las hierbas se usaban para inducir abortos, como lo demuestran, entre otras cosas, los registros de una herbolaria que avergonzaba a una mujer que había usado con éxito sus remedios para un aborto, diciendo su nombre a toda la ciudad y diciendo “La puta debería haber pagado por ellos”.

Aborto durante la Edad Media. El método más usado eran las hierbas (Imagen: Wikicommons)

Más tarde, durante el período moderno temprano en Europa, y recurriendo a lo largo de los pocos registros históricos del aborto a lo largo de los siglos, comúnmente se cultivaron hierbas como el poleo común y las mujeres podrían haberlas tomado para inducir abortos. Aunque las mujeres podrían haber tomado estas hierbas simplemente para regular su ciclo menstrual. Un ciclo menstrual regular se consideró imprescindible para la salud física de una mujer, y algunas de las mismas hierbas que podrían usarse para causar un aborto también se recomendaron para restaurar los períodos regulares.

Las leyes que prohíben absolutamente la práctica del aborto son un desarrollo relativamente reciente. En la iglesia católica romana primitiva, se permitía el aborto para fetos masculinos en los primeros 40 días de embarazo y para fetos femeninos en los primeros 80-90 días. No fue sino hasta 1588 que el Papa Sixto V declaró todo asesinato por aborto, con la excomunión como castigo. Solo 3 años después, un nuevo papa encontró que la sanción absoluta era inviable y nuevamente permitió abortos tempranos. Pasarían 300 años antes de que la iglesia católica bajo Pío IX declarara nuevamente todo asesinato por aborto.

Aborto en la modernidad

Históricamente, lo que se logró en planificación familiar en el siglo XIX es menos notable que lo que no se logró. El siglo XIX marcó el comienzo de una era de aceleración del cambio social que continúa hasta nuestros días.  Sin embargo, a la sociedad occidental le resultó difícil adaptarse a la necesidad de controlar el tamaño de la familia. Por primera vez en la experiencia humana, los adultos se vieron obligados a adaptarse a un mundo esencialmente diferente del que habían conocido como niños. Sin embargo, es en la infancia que se forman muchos patrones de comportamiento sexual. A medida que el ritmo del cambio se aceleró, el pragmatismo del siglo XVIII se convirtió en la santurronería del siglo XIX.

El aborto era común en la mayor parte de la América colonial, pero se mantuvo en secreto debido a las estrictas leyes contra la actividad sexual soltera.

Una abortista representada como villana (Imagen: Wikicommons)

Las leyes específicamente contra el aborto se generalizaron en Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XIX, y en 1900 el aborto era ilegal en todas partes de los Estados Unidos, excepto para salvar la vida de la madre.

Algunos expertos han sugerido que la presión para prohibir el aborto no era completamente ética o religiosa, sino que estaba motivada en parte por los doctores como una forma de atacar a aquellos que no eran médicos de profesión y que llevaban a cabo la mayoría de los abortos.

En 1920, la Unión Soviética se convirtió en el primer estado moderno en legalizar formalmente el aborto. En el período inicial después de la revolución de 1917, el aborto estaba disponible en las instalaciones operadas por el estado. Estas instalaciones se cerraron y el aborto se volvió ilegal cuando se hizo evidente que la Unión Soviética tendría que defenderse contra la Alemania nazi.

Después de la Segunda Guerra Mundial, se alentó a las mujeres a ingresar a la fuerza laboral, y el aborto volvió a ser legal. Los casos de la iglesia católica y la Unión Soviética ilustran el mismo punto. La legislación sobre el aborto nunca ha estado en manos de las mujeres. En el siglo XX, la política estatal ha sido determinada por los ritmos de expansión económica y militar, el deseo de mano de obra barata y un mayor consumo.

La historia legal del aborto en los Estados Unidos ilustra dramáticamente que fueron los médicos, no las mujeres, quienes definieron la moralidad que rodea al aborto. Las mujeres siguen teniendo que hacer frente al legado de este hecho.  Los hombres tenían poder y autoridad públicos y se los alentaba a ser sexuales. A las mujeres se les ofreció la alternativa de ser poderosas sólo como seres sexuales que de este modo podrían hacer cumplir un orden moral doméstico.

Póster ruso que promueve el aborto (Imagen: Wikicommons)

El legado de este modelo familiar continúa, aunque no ha cambiado. El problema actual es que a pesar de las nuevas leyes y las nuevas actitudes hacia las mujeres y el aborto, las instituciones dominadas por hombres y definidas por hombres aún determinan lo que es posible. El derecho de las mujeres al aborto nunca será seguro mientras esta situación continúe.

Aborto en México

En México, el aborto siempre ha sido polémico. En 1871 se estableció en el código penal federal y sólo era penado si se consumaba. Actualmente el código de 1931 es el que rige en México, y desde ese momento se estableció como no punible el aborto de un embarazo resultante de una violación.

En 1972 volvió a ganar relevancia el tema, gracias a una iniciativa para el cambio de legislación que giraba en torno a una mejor educación sexual para toda la población, acceso a anticonceptivos y a la práctica del aborto como último recurso.

(Imagen: Mónica Vázquez)

En México, la iglesia tuvo un papel relevante contra las leyes referentes al aborto. Por ejemplo, en la década de 1980 se opusieron al llamado Proyecto de Ley de Maternidad Voluntaria.

Sólo en dos estados de la república el aborto es legal:  CDMX y Oaxaca.