5 escritoras que ocultaron su verdadero nombre para publicar sus obras

Algunas de ellas firmaron su producción literaria con un pseudónimo masculino
Las autoras ocultaron su nombre para garantizar un mayor éxito de sus obras. |(Fuente: Wikimedia Commons)

El talento literario no realiza distinciones; podemos encontrarlo en gente de distintas profesiones y edades, así como a lo largo de todo el mundo. Sin embargo, muchas mujeres han considerado que sus obras obtendrían un mayor reconocimiento si ocultaban su nombre femenino. En efecto, obras fundamentales de la literatura universal escritas por mujeres están firmadas con una abreviación, o bien, se publicaron con un pseudónimo masculino. A continuación, te contamos sobre algunas escritoras que dieron a conocer sus escritos ocultando su identidad.

Emily Brontë

La escritora inglesa de mediados del siglo XIX es autora de la novela “Cumbres Borrascosas” (1847); este relato que constituye una de las creaciones más importantes de la literatura victoriana. En su momento, Emily Jane Brontë decidió firmar la obra con el pseudónimo masculino de Ellis Bell. A pesar de que la crítica mostró opiniones encontradas sobre la novela, con el tiempo se ha encumbrado como una obra maestra de la lengua inglesa.

Louisa May Alcott

Autora de la reconocida novela “Mujercitas” (1968) y partidaria del sufragismo, Louis May fue una reconocida escritora de Estados Unidos que empleaba su propio nombre para la publicación de sus obras, principalmente cuando las realizaba por encargo (como es el caso de su novela principal). Sin embargo, cuando se trataba de obras menores, prefería emplear el pseudónimo de A. M. Barnard. En los escritos de autoría oculta, abordaba temas como el incesto y el adulterio.

Pamela Lyndon Travers creó un personaje que continúa reinterpretándose en la actualidad. | (Fuente: Wikimedia Commons)

Charlotte Brontë

Hermana de Anne y Emily Brontë, Charlotte es la autora de una de las obras más importantes de toda la literatura inglesa. A mediados del siglo XIX, decidió publicar su producción literaria con un nombre masculino, al igual que sus hermanas. De este modo, casó a la luz la novela “Jane Eyre” (1847) bajo el pseudónimo de Currer Bell. Esta obra, que obedece el principio de una biografía, es considerada por muchos una de las primeras novelas feministas.

Pamela Lyndon Travers

La creadora del personaje de ficción Mary Poppins escribió diversas obras desde su juventud, pero alcanzó su éxito definitivo tras la publicación de las novelas que protagoniza la famosa niñera. La escritora británica decidió que sus obras debían tener sólo sus iniciales y el apellido, para ocultar que se trataba de una autora femenina, tal como lo hacían otras autoras del siglo XX; de este modo, firmó con el nombre de P. L. Travers.

La autora de Harry Potter actualmente usa pseudónimos de forma esporádica y no como una imposición. | (Fuente: Flickr)

Joanne Rowling

La autora de la saga de Harry Potter es ahora una de las personas más adineradas de todo el Reino Unido y más reconocidas por su contribución a la lectura infantil y juvenil. Cuando su primer tomo iba a ser publicado, los editores le sugirieron que empleara sólo sus iniciales del nombre, con el fin de que los lectores no supieran que la escritora de la historia de magia era una mujer. Por ello, los libros están firmados con el seudónimo J. K. Rowling (La letra ‘K’ alude al nombre de su abuela, Kathleen).

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO