Parásitos, ganadora del Oscar, retrata la desigualdad social y económica

Una inteligente crítica al sistema y a la humanidad
(Imagen: Barunson E&A)

Una de las grandes sorpresas de la noche del Oscar 2020 fue que Parásitos (Parasite), se llevó la estatuilla, no sólo a Mejor Película Internacional, sino también a Mejor Película. Algo que nunca había pasado en la historia del galardón. ¿Por qué este filme conquistó Hollywood? ¿De qué trata esta película coreana que tiene un mensaje para todos?

También te recomendamos: Desigualdad económica en el mundo: las mujeres son el sector más vulnerable

Los de arriba y los de abajo

En la primera escena de Parásitos, el hijo de la familia, Ki-woo busca una señal de Wi-Fi para conectar su celular, mientras el resto de su familia dobla cajas de pizza para obtener ingresos. Al vivir en una especie de sótano, el humo de la fumigación pública se cuela en su departamento, pero parece que a ellos no les importa porque es un desinfectante gratuito. Esto sirve para dejaros calro que están luchando para sobrevivir.

(Imagen: Barunson E&A)

Pero parece que su suerte está por cambiar cuando Ki-woo consigue un trabajo como tutor de la hija de la rica familia de Park, Da-hae. La diversión del comienzo de la película proviene de ver a Ki-woo y al resto de su familia infiltrarse en la casa  de los Park como trabajadores que fingen conocerse sólo a través de referencias.  Su hermana, Ki-jung, se convierte en un terapeuta de arte para el joven hijo de la familia Park, Da-song. La madre de los dos, Chung-sook, se convierte en el ama de llaves del parque, y Ki-taek, el padre, obtiene el trabajo como chofer. En la era de la extrema disparidad de riqueza, el esfuerzo y los planes de los Kim nos resultan ingeniosos y divertidos, a pesar de que el engaño es su bandera. Después de todo, ¿quién no le quitaría a los ricos si tuviera la oportunidad?

Subir las escaleras del capitalismo

La antipatía entre ricos y pobres que se encuentra en el núcleo de Parásitos. Los Kim y los Park tienen dos de los tres apellidos más comunes en Corea del Sur y, como el 96 por ciento de la población, comparten el mismo origen étnico e idioma. La riqueza de cada hogar probablemente se gestó de una sola generación. En teoría, la desigualdad financiera entre ellos es reciente y lo suficientemente precaria como para ser provisional, pero es innegable en términos materiales. Ambas partes comen los mismos fideos instantáneos, pero solo uno puede pagar la carne.

Aunque Parásitos se trata principalmente de conflictos entre clases, sus escenas más brutales representan peleas entre miembros de los trabajadores pobres. La violencia no es un camino hacia la liberación. Más bien, es una lucha que defiende más el status quo y no para acabar con él. Para familias como los Kim, el avance bajo el capitalismo implica vencer a sus pares por oportunidades, por más limitadas que sean. Porque para ellos, sentir que son iguales que otros miembros de la clase trabajadora es un fracaso.

En sus intentos por salir adelante, los Kim terminan replicando los abusos de los ricos (fraude, conspiración, chantaje) contra los pobres, cuyas filas desean desesperadamente abandonar. Cuando Ki-taek se pregunta sobre el destino del chofer que su familia hizo que despidieran, Ki-jung dice: “Somos los que necesitamos ayuda. Preocuparte por nosotros, ¿de acuerdo?” Pero a diferencia de los ricos, los Kim no pueden ocultar sus transgresiones detrás de máscaras de respetabilidad dentro del sistema.

(Imagen: Barunson E&A)

Porque las familias pobres parecen estar más en bancarrota moral simplemente porque están en una posición en la que no pueden permitirse ser buenas personas. Literalmente no tienen el lujo. Esto se ejemplifica en la escena en la que las familias pobres luchan físicamente y los del Park están cómodos y ajenos a la lucha. Están a salvo de la violencia no porque sean “buenos”, sino porque no están en el sótano. No están al fondo de las escaleras porque ellos están la parte más alta. Viven el sueño capitalista.

Humanos desechables

En Paráistos, el Señor Park habla sobre cómo no puede soportar a aquellos que cruzan la línea. Cultiva un ambiente en el que las clases bajas y el sirviente conocen su lugar y tienen que tenerlo siempre presente. Cuando despide a su chofer, lo hace porque supuestamente se atrevió a tener sexo en su auto, cruzando literalmente la línea a un lugar donde no merece estar, porque no es el suyo.

Los Park expresan su conmoción y disgusto al descubrir que su chofer tuvo relaciones sexuales con una chica posiblemente drogada, sólo para jugar el rol y del chofer y la chica durante el sexo, lo que demuestra que debajo del decoro son justo todo aquello que critican. La diferencia es que tienen dinero.

En Parásitos queda claro que hasta la lluvia es diferente para ricos y pobres (Imagen: Barunson E&A)

Porque para las clases altas sus empleados representan lo más bajo de la humanidad, pero necesitan de ellos para mantener su estilo de vida. Por ejemplo, la señora Park despide a su ama de llaves, que crió a sus hijos y vivió en la casa antes que ella, debido a una supuesta enfermedad. Literalmente arrojó a una mujer que creía que se estaba muriendo en las calles bajo la lluvia torrencial, sin preocuparse por lo que le pasaría sin un trabajo.

Cuando Ki-Jeong, la mujer que estaba ayudando a su hijo a sobrellevar su trauma, yace muriendo, el Sr. Park insta a Ki-Taek a que deje de intentar detener la sangre y lo lleve al hospital (ignorando que podría conducir solo, buscar a alguien más para conducir, llamar a una ambulancia). La vida de los sirvientes no le importa. Los humanos que no son de su clase son desechables.

Otras indicaciones de este menosprecio, incluyen disfrazarse de nativos americanos (un pueblo explotado) para entretenerse (además de convertirlos en villanos durante la fiesta de cumpleaños). Y,  por supuesto las quejas del “olor a pobreza”, lo que indica que no importa qué tan bien los Kim realicen su trabajo, los Park nunca lo terminarán de aceptar porque nunca serán como ellos. 

El sistema, el verdadero parásito

Lo que hace Parásitos una gran películas es que todos sus personajes son humanos. Nadie es una caricatura. Nadie es realmente un villano. En cambio, el sistema en el que viven es el villano, es el parásito que muta y se transforma para seguir existiendo a costa del perjuicio de la mayoría. Un sistema que les permite vivir en estos diferentes niveles, a pesar de que todos son humanos, y todos merecen la misma dignidad y posición en el mundo.

Parásitos representa una acusación muy clara de desigualdad sistemática, pero nunca busca ser condescendiente o sermonearnos. El mensaje está allí, y ya está en cada quién interpretarlo.

En palabras del propio director, Bong Joon-ho:

“Hay personas que luchan duro para cambiar la sociedad. Me gustan esas personas, y siempre las estoy apoyando, pero hacer que el público sienta algo desnudo y crudo es uno de los mayores poderes del cine. No estoy haciendo un documental o propaganda aquí. No se trata de decirte cómo cambiar el mundo o cómo debes actuar porque algo es malo, sino de mostrarte el terrible y explosivo peso de la realidad. Eso es lo que creo que es la belleza del cine “.  (Vía:  Vulture)