Santiago Arau y la foto de Los Pinos: ¿por qué es necesario defender sus fotografías?

A partir de un post de Instagram, en donde Santiago Arau comparó la zona de la residencia oficial de Los Pinos con las barrancas de la Álvaro Obregón, se generó todo un debate en su contra. En este, logramos ver amenazas, descalificaciones y alguno que otro defendiéndolo. (Vía: Verne)

Él mismo buscó defender su trabajo, aunque muchos ignoraron el asunto central de la publicación. Todo se centró en las regulaciones para el uso de drones, que es la herramienta que más usa Santiago recientemente para hacer su registro fotográfico, asegurando que se estaba violando la seguridad de la residencia presidencial.

Aunque, por supuesto, él aclaró que tiene los permisos correspondientes para ello y que en caso de romper alguna de las regulaciones respondería de la forma adecuada, fueron muchos los que buscaron e incluso lo acusaron de poner en peligro los permisos que se tienen para el vuelo de las unidades no tripuladas. Al margen de esto, es necesario recalcar y hacer notar que es sumamente importante defender el trabajo que ha realizado no solo ahora, sino desde hace mucho tiempo. (Vía: Verne)

El uso de la fotografía fuera de los estudios tiene diferentes aristas, que van desde la simple captura informativa para ilustrar textos en periódicos, hasta la documentación de una realidad intangible y rutinaria, que toma fuerza al ser detenida en un fotograma. Las fotografías de Los Pinos y las barrancas de la CDMX muestra una realidad ampliamente documentada, pero maximizada en su función comunicativa al poderlo ver desde un punto visual básicamente inalcanzable.

No ha sido sólo ahora, y no será la última vez que lo haga, pues desde hace tiempo ha buscado en la fotografía aérea un nuevo método para buscar proyectar a la ciudad, mostrándonos ante los ojos que todo lo ven pero que nunca hablan. La sensación de cartografía, de vértigo y omnipresencia permite elaborar un discurso más grande y más completo al comparar esa realidad con las fotografías al nivel del suelo.

Durante el sismo, Arau fue de los pocos que pudo acercase a los edificios dañados, para visibilizar la desolación de una casa tomada por la tragedia y el abandono obligado. El documento de este fotógrafo mexicano no son solo tomas al azar, pues construyen todo un texto que merece y debe ser interpretado antes que juzgado por las leyes que de por sí él sigue.

Será necesario regular el uso de los drones y todas las aeronaves no tripuladas, pero con las normas actuales tenemos y podemos echar mano del trabajo de alguien que no busca violar la intimidad o dañar las seguridad, sino visibilizar la falta de ella y la fragilidad de sus habitantes, lo minúsculo de todo ello y lo grande de los problemas y de la vida diaria de un monstruo urbano que respira entre cerros, avenidas, luces naranjas y sacudidas intermitentes.

Publicidad