¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Conductor informa tragedia de LeBarón bailando

¿Por qué las personas -sean famosas o no- creen que sus acciones no trastocan sensibilidades?
Francisco Zea bailando mientras habla de la masacre de la familia LeBarón. Imagen: Especial

En redes sociales circula un video en el que se ve al conductor Francisco Zea bailando al ritmo de Maroon 5, mientras habla acerca de la masacre de la familia LeBarón.

Te recomendamos leer: Lo que sabemos de la familia LeBarón y el ataque del 4 de noviembre

Sí, así como lo lees o lo viste. Francisco Zea, conocido por ser el ex de la actriz Sherlyn y por dar las noticias en Imagen Televisión, se volvió noticia y no por algo bueno.

Su video, en el que aparece bailando y haciendo gestos como si de un baile sensual se tratara, mientras habla de la masacre de la familia LeBarón me hizo sentir coraje y un poco de pena.

Me sorprende, no sólo como ser humano, sino como periodista y comunicóloga, la capacidad que a veces tiene la gente para creer que por ser ‘famosos’ (o no) lo que hacen en redes o dicen en la televisión no tiene impacto.

Francisco Zea. Imagen: Especial

Supongo que eso pasa cuando la mayoría de sus seguidores los ensalza haciéndoles creer que todo lo que digan o hagan está bien sólo porque son ellos.

Aunque creo que eso va de la mano con el exceso de confianza e irresponsabilidad que les nubla el juicio y borra su sentido de responsabilidad, no sólo periodística, sino humana.

Familia LeBarón fue masacrada. Imagen: Especial

Si bien muchos se pueden tomar a la ligera el pequeño desliz de Zea, creo que este tipo de acciones no deben ser normalizadas ni aplaudidas.

Considero que todos tenemos un criterio muy personal acerca de lo que está bien o no en internet y que cada quien es libre de consumir lo que quiera en la web pero cuando se trata de un periodista o persona pública, no se debe olvidar que existe una responsabilidad social que no desaparece tan fácil por estar fuera de foco.

Francisco Zea bailando mientras habla sobre la masacre de la familia LeBarón. Imagen: Especial

Y cabe aclarar que eso no tiene nada que ver con que ser periodista no te deje tiempo para ser tú pero ¡por favor! en estos casos hay que aplicar la que nos decían nuestros abuelos o padres: “para todo hay un lugar y un tiempo”.

Hablar de una tragedia mientras bailas al ritmo de Maroon 5 y haces caras de ser un ‘sexy muchachón’ no empata con la responsabilidad periodística, ni con la sensibilidad humana frente a un caso como el de la familia LeBarón.

Familia LeBarón es masacrada en el norte del país. (Imagen: NT)

Vamos, eso ni siquiera podría ser considerado algo que los millenials o cualquier otra generación nueva considere ‘gracioso’ y si sí, qué pena.

En un mundo como este, en el que cualquier persona vale por el número de seguidores o nivel de fama que tiene, creo que deberíamos replantearnos qué tipo de personas consumimos porque, si por mi fuera, este tipo de periodistas sin tacto, que se pasan la sensibilidad y la responsabilidad periodística por el culo, no estarían a cuadro.

Francisco Zea, conductor de Imagen Televisión. (Imagen: YouTube)

Además, esta muestra de falta de sensibilidad me reitera lo ahogados que estamos como sociedad y de manera indirecta, la importancia de entender que ejercer la comunicación y el periodismo no es algo que se pueda tomar a la ligera.

Ejercer el periodismo, dentro y fuera de la trinchera desde donde comunicas, debería ser considerado como un don de pocos y no una hazaña de varios que entienden poco sobre el mismo pero que igual lo ejercen con más irresponsabilidad que consciencia.

El periodismo no es sólo salir a cuadro, no es sólo ser reconocido por el gremio ni se trata de ti todo el tiempo, el periodismo es una profesión que te requiere comprometido día y noche, dentro y fuera del reflector, pero sobretodo, al servicio de la comunidad y no al servicio de tus caderas en medio de una tragedia.

Ojo: no estoy diciendo que el conductor no tenga derecho a ser él en su tiempo libre, sólo digo que haber mezclado su faceta de periodista con un indiscriminado baile narrando una noticia tristísima fue más imprudente de lo que se podría imaginar.

¡Ah! y también me reitera que los hombres sí pueden hacer dos cosas o más a la vez si se lo proponen, aunque el resultado termine siendo fatal, como es el caso de este video.