¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Lo que sabemos de la familia LeBarón y el ataque del 4 de noviembre

La familia mormona LeBarón fue atacada en un traslado entre Sonora y Chihuahua
El ataque a la familia LeBarón dejó nueve muertes, seis de ellos eran niños

El 4 de noviembre, una familia mormona de nombre LeBarón fue atacada mientras se trasladaba en el norte de México. El ataque dejó a nueve muertos, entre los que se encontraban seis niños y niñas. Al momento no se sabe si el ataque fue premeditado o si la familia se encontró en el fuego cruzado de dos bandas delictivas.

También te puede interesar: Lo que se sabe acerca de la balacera en Culiacán

La familia LeBarón se estableció en Chihuahua en 1942 cuando se separaron de la organización mormona estadounidense y emigraron a México. La comunidad ha prosperado en la zona a partir del cultivo de nueces y han mantenido el inglés como su idioma oficial.

En 2009, un joven de la familia, Erick LeBarón de 17 años fue secuestrado por el crimen organizado. Sin embargo, la familia LeBarón se negó a pagar el rescate y, en su lugar, se manifestó en distintos medios. Erick LeBarón regresó a salvo a casa.

Sin embargo, dos meses después el hermano de Erick, Benjamín LeBarón fue secuestrado y asesinado. Fue entonces que la familia LeBarón se dedicó al activismo y la autodefensa. Julián LeBarón, hermano de Benjamín, es uno de los principales miembros de la comunidad y se dedica al activismo. (Vía: El Universal)

¿Qué pasó el 4 de noviembre?

En un estado de Facebook, Jhon LeBarón publicó un recuento de los hechos. Aquí una pequeña transcripción:

“En la mañana del 4 de noviembre 2019, tres madres en tres vehículos, con catorce niños, salieron de LaMora, una pequeña comunidad familiar en las montañas del noreste de Sonora. Dos de ellas para ver a su familia en Chihuahua y una para recoger a su esposo en el aeropuerto de Phoenix, Arizona. Nunca llegaron. Fueron emboscadas por cárteles mexicanos: les dispararon, quemaron y asesinaron a sangre fría. Eran civiles inocentes, ciudadanos estadounidenses que querían vivir en paz”. 

“Por once horas, sus familias en Sonora, Chihuahua y Estados Unidos esperaron con miedo y horror una noticia de los posibles sobrevivientes. El primer vehículo fue encontrado con hoyos de bala y completamente chamuscado. Nita y cuatro de los siete hijos que había llevado en el viaje eran ceniza y sólo unos pocos huesos chamuscados permitían identificar que los cinco habían estado adentro del auto. Parecía que uno había tratado de escapar porque la puerta del copiloto estaba abierta y sus restos se encontraban dentro y fuera del vehículo”.

“En otra parte del camino, diez millas [16 kilómetros] más adelante estaban Christina con su bebé Faith en un coche y Dawna con nueve niños en el suyo. A las dos las atacaron y Christina salió del auto para que supieran que había mujeres y niños en los coches. Dio su vida tratando de salvar al resto. Dwana y dos de sus hijos también murieron por los disparos”. 

“Al ver a su madre y sus hermanos ser asesinados, Devin, hijo de Dawna, escondió a sus seis hermanos en los pastos y los cubrió con ramas para mantenerlos a salvo mientras iba por ayuda. Como se tardaba mucho, su hermana de nueve años también salió a buscar ayuda. Devin llegó seis horas más tarde a LaMora, donde dio aviso de lo que había sucedido”. 

“Los tíos de Devin salieron armados para tratar de encontrar a los niños, sabiendo que muchos estaban heridos. No pudieron avanzar mucho cuando se dieron cuenta de que podrían morir, ya que no habían parado los disparos alrededor de las montañas de LaMora. Esperaron refuerzos y a las 7:30 encontraron a los niños. Encontraron también a Faith, viva y sin heridas, a pesar de que estaba en un coche lleno de agujeros de bala. Estaba en su asiento para bebés, que parecía haber sido colocado en el piso para protección”. 

Mckenzie, la niña de nueve años que había ido por ayuda, estaba perdida. Soldados y la gente de LaMora la buscó por dos horas hasta que la encontraron a las 9:30. Los cinco hijos de Dawna que estaban heridos se fueron en ambulancia al hospital local hasta que un helicóptero militar los recogió. Su padre, David, que había llegado desde Arizona, los acompañó a la frontera de donde se trasladarían a Phoenix”. 

En la mañanera del día de hoy, se confirmó que la familia Lebarón tendría seguridad a su disposición. Sin embargo, se reiteró que el señor Julián LeBarón estimaba “que los acontecimientos no están vinculados a su familia“.

Tuit de Donald Trump respecto al caso LeBarón. (Imagen: Twitter)

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump ofreció ayuda militar a México: “Si México necesita o requiere ayuda en eliminar a estos monstruos, Estados Unidos está listo y gozoso de participar para hacer el trabajo rápida y efectivamente“. Sin embargo, AMLO agradeció la oferta pero dijo que este era un asunto de autonomía nacional y que no está a favor de la violencia.

Al momento continúa la investigación.